¿Algunas posturas durante las relaciones sexuales son especialmente eficaces para quedarse embarazada?

En Maldita Ciencia ya os hemos contado por qué no hay evidencias de que comer piña pueda mejorar las condiciones de fecundidad de la mujer de cara a un posible embarazo. Ahora nos habéis preguntado

En Maldita Ciencia ya os hemos contado por qué no hay evidencias de que comer piña pueda mejorar las condiciones de fecundidad de la mujer de cara a un posible embarazo. Ahora nos habéis preguntado si hay posturas que durante las relaciones sexuales pueden ayudar a quedarse embarazada y, en concreto, si poner las piernas en alto favorece la fecundación. No hay evidencias de que sea así.

La especialista en fertilidad Claudia Rodari explica a Maldita Ciencia que no hay una posición que sea más favorable que otra para que las mujeres se queden embarazadas. “De manera que si les gusta estar con las piernas levantadas, ponerse un almohadón debajo de las nalgas o hacer piruetas dignas de pole dancer, allá ellas, pero no va a favorecer el embarazo”, afirma.

Un documento publicado en la revista Fertility and Sterility concluye que no existe evidencia de que la postura durante las relaciones tenga ningún efecto a la hora de quedarse embarazada. Ni tampoco la posición después de mantenerlas. “Aunque muchas mujeres piensan que permanecer en decúbito supino [acostado boca arriba] durante un intervalo después del coito facilita el transporte de espermatozoides y evita la fuga de semen de la vagina, la creencia no tiene fundamento científico”, indica el documento.

Anna Blázquez, ginecóloga de la clínica Eugin especialista en medicina reproductiva, cuenta a Maldita Ciencia que para quedarse embarazada el primer paso es que el semen quede en la vagina y eso es independiente de la postura sexual. “Cualquier postura sexual que implique un eyaculado en la vagina tiene las mismas probabilidades que cualquier otra de conseguir un embarazo”, añade.

Por ello, Rodari considera importante no recomendar ninguna postura. En su lugar, si una pareja, joven, sana y que lleva tres meses buscando sin éxito el embarazo acude a un especialista, lo ideal sería explicarles que es “lo más común del mundo”. “Una pareja sana y joven puede tardar entre 12 y 18 meses en lograr el embarazo”, indica.

Pablo Tobias, especialista en Ginecología y Obstetricia en el Hospital Universitario Infanta Cristina, afirma a Maldita Ciencia que se pueden seguir algunas recomendaciones para intentar quedarse embarazada. Por ejemplo, evitar sustancias como el alcohol, el café o el tabaco. Además, recuerda que la ventana más fértil es los cincos días previos a la ovulación y el mismo día de la ovulación.“Las relaciones sexuales cada uno o dos días en esa ventana conllevan las mejores oportunidades, pero si se tienen cada dos o tres días las probabilidades sólo son algo menores”, indica. Según cuenta, la calidad del esperma no parece empeorar con eyaculaciones frecuentes (más o menos diarias), pero sí empeora con periodos de abstinencia mayores, de cinco o diez días. Además, “el uso de algunos lubricantes (incluida la saliva) puede también empeorar la motilidad (la facultad de moverse) de los espermatozoides”.

“Menos bulos, más rigor científico” es un proyecto de DKV Salud con contenido editorial de Maldita.es.

Primera fecha de publicación de este artículo: 15/12/2020.


Primera fecha de publicación de este
artículo: 15/12/2020


Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *