Por qué no hay ninguna forma de hacer desaparecer un ‘chupetón’, pero sí para acelerar su desaparición

Oh, no…chupetón ¿Hielo? ¿Una cuchara fría? ¿Peines y pastas de dientes para disimular la pista incriminatoria y definitiva de que te lo has estado «pasando bien»? Si lo que quieres es hacer desaparecer milagrosamente un

Oh, no…chupetón ¿Hielo? ¿Una cuchara fría? ¿Peines y pastas de dientes para disimular la pista incriminatoria y definitiva de que te lo has estado «pasando bien»? Si lo que quieres es hacer desaparecer milagrosamente un chupetón, no hay forma alguna más allá del maquillaje o una buena bufanda. Ahora bien, sí puedes reducirlo o acelerar su desaparición. Las claves: frío y pomadas antiinflamatorias.

Las sugilación, lo que comúnmente conocemos como un chupetón, es un tipo de hematoma. La causa de su aparición es una fuerte succión con la boca, que provoca una extravasación, la salida de un líquido de su vaso o conducto normal, de sangre de los capilares de nuestra piel. «La evolución es la que tiene cualquier hematoma con cambios de coloración progresiva, negro, morado, verde y amarillo; dura varios días y desaparecen espontáneamente», explica a Maldita Ciencia Juan José de la Fuente Carrillo, médico de urgencias del Área Sanitaria Norte de Córdoba.

«Todo lo que sea frío (como hielo u otros elementos) iría bien para reducirlo», señala Jaime Ribas Escalera, enfermero. «Otra opción sería utilizar una pomada con pentosano polisulfato sódico (un medicamento que, aplicado sobre la piel, mejora el flujo sanguíneo)», propone.

Jorge Ángel Heras, enfermero, explica a Maldita Ciencia que el mito de la pasta de dientes tiene su origen en el masaje que se realiza sobre el hematoma al aplicarla, que puede funcionar, pero ninguno de ellos «es un remedio en sí». Aunque no perjudican, otros remedios (fuera de la aplicación de frío, que hace que los vasos sanguíneos se contraigan y detiene el sangrado de los capilares; el masaje de la zona o las cremas antiinflamatorias) no parecen ser efectivos, según indica De la Fuente.

Lo habitual es hablar de este tipo de marcas en el cuello, pero pueden darse en cualquier parte del cuerpo. «El cuello es una de las zonas más sensibles. Además, en este tipo de situaciones la gente suele comenzar besándose y va bajando, siendo este la primera en caer, normalmente», apunta Heras. Sobre su gravedad, «es muy difícil que un chupetón, a no ser que [la succión/presión al hacerlo] sea estratosférica y con toda la pasión del mundo, forme un coágulo«, recuerda el enfermero en su cuenta de TikTok.

@enfermerojorgeangel

¿Son malos los chupetones? #parati #chicos #chicas #amor #chupeton

♬ sonido original – Jorge Ángel Heras

Eso sí, aunque la mayoría de las veces estos son inofensivos y desaparecen en pocos días, es una práctica desaconsejada. «Es mucho mejor no hacérselos. Al final es como cuando te pegas un golpe«, incide Heras en TikTok. Si este no desaparece en un par de semanas, si el hematoma es muy doloroso o si hay un bulto sobre este, lo mejor es consultar a tu médico.

«La buena comunicación es la forma más eficaz de prevenir un chupetón», recuerda WebMD. «Si tu pareja pasa demasiado tiempo en el área, sugiera otro lugar o pide que sea más cuidadoso».


Primera fecha de publicación de este
artículo: 10/12/2020


Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *