Por qué Pornhub, una de las webs porno más grandes del mundo, ha retirado la mayoría de sus vídeos

Categorías Empresas tecnológicas Recursos utilizados Material producción propia En el portal de pornografía Pornhub había hasta hace unos días más de 13 millones de vídeos pero ahora mismo quedan menos de tres millones. El motivo

Categorías

Empresas tecnológicas

Recursos utilizados

Material producción propia

En el portal de pornografía Pornhub había hasta hace unos días más de 13 millones de vídeos pero ahora mismo quedan menos de tres millones. El motivo de esta drástica reducción es que la web, una de las más visitadas del mundo, ha decidido prohibir los vídeos que no provengan de un usuario verificado. Hasta ahora, cualquiera podía subir una grabación a la plataforma, pero Pornhub ha cambiado sus reglas después de haber sido acusada en una columna de The New York Times de beneficiarse económicamente de «violaciones a niños» y otros abusos.

La plataforma cambia sus reglas y se queda casi sin métodos de pago

El pasado 4 de diciembre, el periódico estadounidense publicó un artículo de opinión de Nicholas Kristof, columnista del periódico que escribe sobre derechos humanos y de las mujeres. En él detallaba cómo Pornhub, con 3.500 millones de visitas mensuales, había cultivado una imagen progresista apoyando causas sociales mientras se beneficiaba de vídeos que contenían violaciones o que habían sido grabados sin consentimiento. La crítica a la plataforma no era tanto que no hiciera nada por evitar su difusión, ya que borraba los vídeos cuando era alertada de su existencia, como que sus prácticas de moderación eran ineficientes.

Las personas que figuraban en esos vídeos, algunas grabadas cuando eran menores de edad, explicaban que Pornhub retiraba los contenidos después de sus denuncias pero, al poco tiempo, volvían a aparecer en la misma web. A diferencia de por ejemplo YouTube, Pornhub permitía a los usuarios descargarse los vídeos, así que era fácil que otra cuenta volviera a subir la grabación denunciada. La compañía defendía hasta ahora que su tecnología «puntera» de identificación de imágenes evitaba esa republicación, pero medios como Vice han puesto a prueba el sistema y han comprobado que se podían volver a subir vídeos ya denunciados con mínimas modificaciones. También seguían ofreciendo miles de resultados para búsquedas relativas a «violación», «pequeñas adolescentes» o «14 años».

Varias víctimas han sufrido intentos de suicidio y han iniciado acciones judiciales contra la web, pero la decisión de la plataforma de modificar sus condiciones de servicio ha llegado casi al mismo tiempo que un duro golpe económico a su negocio. Mastercard y Visa, las dos principales compañías de tarjetas de crédito del mundo, han anunciado que no procesarán pagos en Pornhub poco después de la publicación del artículo de The New York Times. Paypal ya bloqueó los pagos en la plataforma hace más de un año.

Pornhub anunció los cambios en sus normas sólo dos días antes de la decisión de Mastercard y Visa, cuando ya sabía que ambas empresas estaban revisando su relación comercial con ellos. La web ha lamentado la «decepcionante» medida y se defiende diciendo que es la única plataforma que ha limitado la subida de contenidos solo a sus usuarios verificados, mientras que otras como Facebook «han informado de 84 millones de materiales relativos a abuso sexual a menores en tres años» y no han tomado esa medida. Pornhub cita a una organización llamada Internet Watch Foundation que solo ha identificado 118 en su plataforma durante el mismo período.

Pornhub cree que la atención contra ella obedece a una campaña de la derecha religiosa en protagonizada por una organización llamada Exodus Cry, que propone la abolición de la pornografía. A pesar de esto, además de impedir subir vídeos a todos los que no sean usuarios verificados y de deshabilitar las descargas (excepto para los usuarios que usen el modelo de pago), las nuevas normas de la plataforma incluyen nuevas prácticas de moderación, más colaboración con entidades externas para identificar contenidos contrarios a sus reglas, informes de transparencia y una investigación externa.

¿Qué es un usuario ‘verificado’ para Pornhub?

Que un usuario sea verificado no implica que pague por usar el servicio, sino que ha acreditado su identidad ante la plataforma. Entre otras cosas, Pornhub exige una imagen de la persona que quiera verificar su perfil sosteniendo un cartel en el que aparezca escrito a mano su usuario en la plataforma. Pornhub ha anunciado que próximamente añadirá un nuevo protocolo de identificación para verificar más rápido a los usuarios.

En otras plataformas, como Twitter o YouTube también se verifica a usuarios: normalmente los distinguimos por un pequeño tic que acompaña al nombre. En esos espacios nos sirve para saber si el perfil corresponde a la persona que dice ser, en caso de que sea una figura pública por ejemplo. La mayoría de las plataformas tecnológicas cuentan con algún sistema de verificación: desde Tinder para detectar el acoso a Airbnb para prevenir fraudes. Eso sí, esta acción por sí sola no soluciona los problemas relacionados con el contenido.

El problema de la moderación de contenido

Lo tiene Pornhub pero también el resto de plataformas, especialmente cuando no se cuentan con suficientes recursos humanos para identificar si un contenido va contra las normas y se delega demasiado en programas informáticos y algoritmos que buscan contenido ilegal por la plataforma. Lo hacen de forma automatizada y muchas veces no hay humanos que revisen las decisiones que han tomado.

Según The New York Times, un moderador anónimo estima que la compañía matriz de Pornhub, Mindgeek, cuenta solo con 80 moderadores de contenido en todo el mundo (para una plataforma a la que se suben 1,36 millones de horas de contenido cada año). En la columna se cita que Facebook, en comparación, cuenta con unas 15.000 personas vigilando el contenido de la plataforma, con alrededor de 2.700 millones de usuarios.


Primera fecha de publicación de este
artículo: 22/12/2020


Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *