Donald Trump: “No se llevarán esta Casa Blanca. Vamos a luchar hasta el final”

Ni siquiera un audio que revela la intención de Donald Trump de quitar las selecciones ha podido con el empeño del todavía presidente de Estados Unidos de negar su derrota.  La noche del lunes, a

Ni siquiera un audio que revela la intención de Donald Trump de quitar las selecciones ha podido con el empeño del todavía presidente de Estados Unidos de negar su derrota. 

La noche del lunes, a escasas horas de que se celebrara la segunda vuelta de las elecciones al Senado en Georgia, Trump siguió con su discurso negacionista. “Es imposible que perdiéramos en Georgia”, ha exclamado el gobernante saliente en el transcurso de un mitin en Dalton. “Fueron unas elecciones amañadas”, insistió. “Pero todavía estamos peleando y veréis lo que pasará”, ha advertido.

A juzgar por las informaciones publicadas por The Washington Articulo, que destapa una llamada que logró Trump al secretario de Estado de Georgia, el republicano Brad Raffensperger, el presidente podría referirse con ese ‘veréis lo que pasará’ a nuevas presiones a fin de que las autoridades de Georgia certifiquen su victoria, pese a que en la primera vuelta perdió por 11.779 votos.

Son esos los votos que Trump demandó hallar a Raffensperger, en un burdo intento por quitar los comicios.

Este lunes, durante el mitin en Dalton, Trump siguió burlándose de su contrincante, en presidente electo Joe Biden, asegurando que el demócrata no reúne a enormes multitudes en sus visualizaciones (gracias a la pandemia del covid).

Cuando solo faltan 15 días para que deje el cargo, el presidente saliente sigue negando su derrota. “Me he anunciado a las dos selecciones y he ganado ámbas. Es asombroso”, dice impávido frente sus simpatizantes. Y todo esto, más allá de haber sacado 232 votos electorales, muy bajo los 306 de Biden. 

En este momento, el control del Senado se decide en Georgia. Hasta la actualidad, los republicanos tienen 50 senadores y los demócratas, 48. Del resultado de Georgia dependerá a qué lado se inclina la balanza. Si el Partido Demócrata consigue los 2 escaños que requiere, va a ser la vicepresidenta electa, Kamala Harris, quien decida, dando así el control a los demócratas.

Tanto Trump como Biden saben lo que se juegan, si bien uno juega más sucio que el otro. “Vamos a pelear hasta el final”, ha concluido Donald Trump. “No se llevarán esta Casa Blanca”.




Source backlink

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *