Los cinco momentos más locos de la llamada de Trump tratando robar votos

Un par de meses después de perder las selecciones y tras innumerables batallas legales perdidas, Trump se encara a una exclusiva avalancha de críticas por presionar al Gobierno de Georgia a fin de que le

Un par de meses después de perder las selecciones y tras innumerables batallas legales perdidas, Trump se encara a una exclusiva avalancha de críticas por presionar al Gobierno de Georgia a fin de que le concedan 11.800 votos y le declaren ganador del Estado.

La llamada se produjo a lo largo del fin de semana, a pocos días de que dos miembros del senado republicanos luchen por mantener su cargo en una segunda vuelta donde el Partido Republicano se juega el control de la cámara a lo largo del primer orden de Joe Biden.

Estos son los cinco momentos más interesantes de la llamada telefónica, de sobra de una hora de duración, entre Trump y dos gobernantes de Georgia, lanzada por The Washington Post.

Trump le pidió directamente a Raffensperger que encontrara los votos suficientes para declararle vencedor del estado

Georgia ha vivido mayor escrutinio de sus resultados electorales que ningún otro estado del país, y los tres recuentos completados hasta el día de hoy han dado como ganador a Joe Biden. Inclusive el republicano Brian Kemp ha certificado estos desenlaces.

No obstante, Trump sigue insistiendo en que la victoria de Biden, por 11.779 votos, fue un fraude:

“Solo deseo hallar 11.780 votos, […] porque nosotros ganamos en ese estado. Mudar el resultado sería un enorme testamento para nuestro país.

Si fue un error, no lo sé. Muchas personas piensa que fue un error, mas fue considerablemente más delictivo que eso. Es un gran problema para Georgia y no es un problema que vaya a ocultar.”

Trump amenazó con cargos penales a los altos gobernantes de Georgia

Trump todavia tiene el control del Departamento de Justicia durante las un par de semanas que le quedan en el cargo. En un instante de la llamada, el presidente les insinuó a Raffensberger y a Ryan Germany, el abogado de mayor rango de Georgia, que podrían ser procesados si no le dan los 11.800 votos que requiere:

“Confío en que vais a descubrir que están demoliendo votos porque no están firmados o bien lo que sea. La cosa es que esos votos no valen. Y vosotros vais a descubrirlo y desvelarlo porque sería más ilegal para nosotros que para ellos, porque ellos hacen algo ilegal, mas nosotros no estáis informando de esto. Y eso es un delito, un acto delictivo, y no podéis dejar que eso pase. Sería un enorme peligro para ti y para Ryan, tu letrado. Es un enorme riesgo”.

Raffensperger y Germany le afirmaron a Trump constantemente que estaba equivocado

Raffensperger, más allá de pertenecer al mismo partido, insistió en que los datos que maneja Trump son falsos y que es un bulo que una cantidad enorme de muertos hayan votado en las elecciones.

En el momento en que Trump prosiguió repitiendo sus cantidades, sin pruebas, Germany, el letrado, le dijo que se sentaría encantado con sus abogados para explicarles y probarles “cómo entendemos que son datos equivocados, equivocados, errados, errados, erróneos”.

Trump vinculó el hallazgo de nuevos votos a las esperanzas republicanas de mantener el Senado tras la segunda vuelta en Georgia

Trump instó a Raffensperger y a Germany a reunirse con sus abogados lo antes posible para ayudar a los aspirantes David Perdue y Kelly Loeffler en la segunda vuelta del día 5 de enero.

“Pienso que deberíamos solucionar esto antes de la votación. Si no, vas a hallar que la gente no vaya a votar. No quieren votar. Odian el estado, detestan al gobernador y detestan al secretario de estado. Eso te lo puedo asegurar en este preciso momento.

Las únicas personas que te quieren son las que jamás te votarán. Lo sabes, ¿verdad, Brad? Les agradas. No pueden creerse lo bien que les has venido. Desean a más gente como . Con lo que mira, ¿les podéis reunir mañana? Brad, solo queremos la verdad. De esta forma de simple”.

Trump llamó inútiles a los estudiosos federales

En un instante determinado de la llamada, Trump insistió con novedosas acusaciones de fraude. Raffensperger y Germany le recordaron que la Oficina de Georgia de Investigación y el FBI ahora habían investigado los resultados electorales y no encontraron las pruebas a las que tanto alude Trump. Este se sacudió de encima el razonamiento diciendo que dichas agencias son “incompetentes”.

“[Si no han encontrado pruebas], entonces son incompetentes. O engañan o bien son incompetentes, ¿vale? Solo hay dos explicaciones: la mentira y la incompetencia. Si no, no es posible. No es posible”.

 

Este artículo fue publicado originalmente en el ‘HuffPost’ Estados Unidosy fué traducido del inglés por Daniel Templeman Sauco.




Source backlink

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *