«Volvamos al trabajo»: el Congreso y el Senado de EEUU reanudan su sesión tras el ataque

Horas después de vivir instantes de máxima tensión, caos y crueldad, las cámaras estadounidense han reanudado su sesión para certificar la victoria del demócrata Joe Biden, que va a tomar posesión como presidente el próximo

Horas después de vivir instantes de máxima tensión, caos y crueldad, las cámaras estadounidense han reanudado su sesión para certificar la victoria del demócrata Joe Biden, que va a tomar posesión como presidente el próximo 20 de enero.

Exactamente en el mismo sitio en el que se ha presenciado un asalto de manifestantes pro-Trump que se ha cobrado la vida de al menos una mujer, los congresistas y miembros del senado han retomado a las 2 de la madrugada, hora española, la liturgia para ratificar los votos electorales tras las elecciones del pasado 3 de noviembre.

“El Capitolio es seguro, y el trabajo de la gente continúa”, ha afirmado solemne el todavía vicepresidente, Mike Pence, objeto principal de las críticas de los participantes de la manifestación, y del propio Donald Trump, por negarse a obstaculizar el triunfo de Biden. Tras condenar la violencia ocurrida, Pence dió las gracias “a los hombres y mujeres que han continuado en su puesto para proteger este histórico lugar”. 

“La crueldad nunca gana; gana la independencia”

“La violencia jamás gana; gana la independencia”, ha asegurado Pence en la reapertura de la sesión. “Esta todavía es la vivienda del pueblo. El planeta volverá a ser testigo de la fuerza y la resiliencia de nuestra democracia”. 

El republicano ha recalcado que los representantes del pueblo han vuelto a reunirse para “defender la Constitución”. “Volvamos al trabajo”, dijo entre los aplausos de los miembros del congreso en la sala. 

Este mismo miércoles, Pence había explicado en una carta remitida al Congreso que no tenía la autoridad para aceptar o negar los votos electorales de la victoria de Biden, como pedía su jefe, el presidente saliente Donald Trump.

Trump llegó a acusarlo de cobarde, y tristemente ahí no quedó la cosa. La negativa de Trump a aceptar su derrota y su insistencia en azuzar a la gente para seguirle en su “pelea” —por revertir unos desenlaces democráticos— han acabado de la peor forma.

Una “insurrección fallida”

Pence no es el único republicano que, tras los lamentables accidentes en el Capitolio, ha conocido estar a la altura de las situaciones. El líder de la Mayoría del Senado, Mitch McConnell, fué durísimo al retomar la palabra esta noche. Ha calificado el ataque de “insurrección fallida” —usando la misma expresión que Biden— y a los asaltantes, simpatizantes de Trump, los ha descrito como “una multitud desquiciada”.

“El Senado de Estados Unidos no será intimidado. Volvemos a nuestros puestos”, ha concluido McConnell.

Durante 4 horas, el Capitolio estuvo tomado por las hordas de manifestantes pro-Trump. La localidad de Washington ha predeterminado un toque de queda, se ha movilizado a la Guardia Nacional y al FBI y, cuando el edificio y sus alrededores estuvieron despejados, los congresistas y miembros del senado han vuelto a sus puestos para retomar la labor democrática y constitucional que habían comenzado unas horas antes. La certificación de los resultados electorales era un mero trámite, mas se convirtió en un episodio imborrable en la historia de Estados Unidos.




Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *