Vuelo cancelado por mal tiempo: ¿qué pasa con mi dinero?

Finalmente la nevada caída este viernes en La capital española por el paso de la borrasca Filomena ha obligado a paralizar la actividad en el Campo de aviación Adolfo Suárez La capital española-Barajas. La resolución

Finalmente la nevada caída este viernes en La capital española por el paso de la borrasca Filomena ha obligado a paralizar la actividad en el Campo de aviación Adolfo Suárez La capital española-Barajas. La resolución se ha tomado en torno a las 21:15 horas tras un día de indecisión y poco tras se comenzase a aplicar el procedimiento de desvíos de vuelos.

La iniciativa, según han explicado a EFE fuentes del gestor aeroportuario, es poder trabajar en la limpieza de las pistas del aeropuerto, perjudicadas por la nieve, para volver a operar tan rápido como mejoren las condiciones meteorológicas. Mientras no llega ese momento, muchos individuos se quedaron compuestos y sin vuelo y otros tantos miran con determinada incertidumbre el billete que tienen para este fin de semana. ¿Qué ocurre si en el final no sale el avión? ¿Se puede recobrar el dinero por inclemencias meteorológicas?

La meteorología desfavorable es considerada como una situación excepcional “que no hubiera podido evadirse inclusive si se hubieran tomado todas las medidas razonables” como recoge el Reglamento Europeo 261/2004. Por esta razón, las compañías aéreas no se deben responsabilizar de los retrasos o cancelaciones por inclemencias meteorológicas y de ahí que sus obligaciones cambien.

Según se enseña en demanda.es, esto se traduce en que si un vuelo se retrasa o bien se cancela por una nevada intensa, como la vivida en Madrid, la compañía no debe pagar una indemnización directa al pasajero. La situación sobrepasa su capacidad de operar por lo que no se le pueden imputar faltas. No sólo no la responsable sino también se ve perjudicada económicamente.

El dinero no se está recuperando, mas la compañía tiene una sucesión de obligaciones con su cliente. Debe responsabilizarse de los gastos derivados por el retardo o bien cancelación como comidas o el hotel.

En el caso de cancelación, como las que se están generando en los vuelos que pasan por el aeropuerto de Madrid, la compañía debe sugerir un transporte alterno a fin de que el pasajero logre llegar al destino final sin gastos adicionales.

El medio no tienen por qué razón ser un avión y ahí es en el momento en que el pasajero puede recibir un reembolso. Si el cliente no acepta la opción iniciativa —tren, autobús…—, puede pedirle a esta que le reembolse el billete de avión que ha comprado y finalmente no ha utilizado.

«},»isMapi»:false,»isAmp»:false,»entryId»:»5ff8ccfcc5b66f3f795dd4y también5″,»entrySection»:»life»,»isWide»:false,»headerOverride»:null,»noVideoAds»:false,»isNative»:false,»isHighline»:false,»vidibleConfigValues»:null,»customAmpComponents»:["apester-media","playoncenter"],»ampAssetsUrl»:»https://amp.assets.huffpost.com»,»videoTraits»:null}}»>

La capital, frente a la más grande nevada en décadas




Source backlink

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *