30 horas atrapados en un autobús: «Nuestra desesperación es máxima. No observamos la luz en el final del túnel»

Fran Salas pertence a los casi 60 usuarios que se subieron el viernes a las cuatro de la tarde en un autobús Alsa en la ciudad de Granada con destino La capital de españa. El

Fran Salas pertence a los casi 60 usuarios que se subieron el viernes a las cuatro de la tarde en un autobús Alsa en la ciudad de Granada con destino La capital de españa. El trayecto se ha prolongado más de 24 horas. 

Conseguimos charlar con Salas cuando ahora están en 4 Vientos, a las puertas de la capital, a pocos kilómetros de la Estación Sur, su destino final. “Estamos aquí porque hemos aprovechado que la nevaba paraba, mas no vemos la luz en el final del túnel, la realidad. Cuando creemos que ahora lo vamos a conseguir, pasa algo. Nuestro nivel de desesperación es tal que hemos propuesto a Alsa que mande otro autobús y nos volvemos a Granada. Necesitamos asearnos y reposar. Estamos solos y dejados”, cuenta el joven alcalde de la población granadina de Tiena (Moclín).

Ya no tienen agua ni comida. No hay distancia de seguridad ni ventilación. El baño está sucio y los pasajeros están muy cansados y hartos. “Una de las pasajeras se comenzó a localizar mal porque no tenía su medicación. Le hemos dado algo de chocolate y alguna fruta que guardábamos de reserva y se encuentra un tanto mejor”, cuenta.

El camino discurrió con relativa normalidad hasta el momento en que a unos 90 quilómetros de La capital de españa, cerca de la población toledana de La Guarda, el autobús quedó atrapado en la nieve. Al cabo de unas horas, un conjunto de la Guarda Civil logró sacarlo y trasladaron a todos y cada uno de los pasajeros a una área de servicio donde lograron comer y descansar.

A las 9 de la mañana eligieron continuar el viaje mas 30 minutos después, otra vez, se han quedado atrapados en el kilómetro 47 de la A-4, donde estuvieron parados 9 horas. 

“La empresa no nos ha facilitado ni comida ni bebida ni ropa seca. De hecho, ni nos atendía. Hasta que no nos hemos comenzado a desplazar por redes sociales, la empresa no se ha puesto en contacto con . Nos han explicado que ahora estaban alerta de la situación pero que era realmente difícil llegar. Hace unas horas tres horas que mismos nos informaron de que iba a llegar la Cruz Roja con comida, agua y mantas mas aquí no vino nadie”, enseña Fran.

Horas más tarde, siguiendo indicaciones de la Guarda Civil, han conseguido arrimarse a la ciudad más importante. “Cuanto más nos acercamos a La capital de españa, más bien difícil está la cosa”, advierte incrédulo ante un final que se ve estar cerca. Por último, a las diez de la noche, pisaban tierra en la estación de Cuatro Vientos. 

 




Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *