Cuáles son los puntos fuertes y enclenques de Illa para poder la Generalitat

EFEIlla Salvador Illa, el ciclón que ha removido la campaña de las elecciones catalanas. El ministro de Sanidad peleará por el Palau de la Generalitat en unos dudosos comicios que están previstos para el próximo

Salvador Illa, el ciclón que ha removido la campaña de las elecciones catalanas. El ministro de Sanidad peleará por el Palau de la Generalitat en unos dudosos comicios que están previstos para el próximo 14 de febrero. El hombre que se encaró a la pandemia, el desconocido ‘número 2’ del PSC que llegó al Gobierno sin muchas expectativas y que se convirtió en entre los políticos más conocidos del país. 

Ahora su propósito ya no será torcer la curva, sino hallar el Palau de la Generalitat. Una jugada profesora para algunos, un tiro demasiado arriesgado para otros. Pero no hay duda de que los socialistas han conseguido controlar desde este momento una campaña hasta la actualidad grisácea lejos de las emociones intensas que han incitado Cataluña en los últimos tiempos.

Las encuestas que se han publicado no le van nada mal a Illa, que ha logrado lanzar al PSC por la riña directa por la victoria. Su máximo rival demoscópico es Esquerra Republicana, a la que siempre le van mejor los sondeos que las urnas en las autonómicas. El sutil Illa apura estos días en el Ministerio antes de desembarcar en la campaña el próximo 29 de enero. ¿Qué juega a favor suyo? ¿Cuáles son sus puntos fuertes? ¿Y su talón de Aquiles?

En su ámbito hacen este análisis: “Como debilidad, verdaderamente, lo único a lo que se tienen la posibilidad de coger los contrincantes es a que siga de ministro porque no tienen nada más y porque Illa es el contrincante a batir”. “Desde hace unos días todos y cada uno de los partidos siguen comentando de en clave de campaña. ¿Pere Aragonès sí puede ejercer de candidato y de presidente en funciones?”, se preguntan fuentes socialistas.

Sus fortalezas, en el PSC, las tiene más que claras: “Representa cambio, capacidad de administración, buen talante político y facilidad para hilar complicidades”. A lo que añaden las fuentes otro de los enormes puntos que va a explotar Illa para hallar rasguñar votos: “Será con la capacidad de establecer nuevamente la necesaria colaboración entre Cataluña y el resto de España porque conoce a los interlocutores”.

Con esta jugada, los socialistas aguardan recuperar buena parte de los votos que en las anteriores selecciones se fueron a Ciudadanos en el cinturón rojo de Barna, a parte del nacionalismo moderado y a los que buscan en estos trémulos días eficiencia para administrar la administración en una pandemia que no cesa. Y en el PSOE hablan del efecto de ilusión que puede producir también Illa en un tablero político catalán que achicharra a todos sus protagonistas en solamente años o bien meses.

Sus rivales, y hasta sus socios de Gobierno de UP en La Moncloa, se publicaron contra por aguantar como ministro hasta la campaña. Él ha dicho que estará hasta el último minuto concentrado en Sanidad y que lo va a hacer, como hasta la actualidad, con la “máxima dedicación”. Mas los otros partidos lo ven como una interfaz de lucimiento y lamentan su papel de candidato-ministro.

Este malestar se ha extendido en la parte ‘morada’ del Gobierno, que no termina de ver la jugada. Hasta la ministra de Trabajo y Economía Popular, Yolanda Díaz, pedía en una entrevista en El HuffPost esta semana que se llevara a cambio el relevo de Illa en Sanidad con la máxima “prontitud”. “Todos estamos en campaña”, reconocía la política gallega. 

Fuentes de los ‘recurrentes’ insisten en que es “incompatible” ser candidato y proseguir de ministro. Pero hay otra realidad también: las selecciones catalanas no están garantizadas del todo. Los partidos se reunirán el próximo día quince para poder ver si se celebran por último frente a la evolución de la pandemia. Se podría dar la situación de que Illa dejase el cargo estos días y después no hubiera comicios.

Los ‘comunes’ creen que Illa tiene, en cambio, otra fortaleza muy fuerte: “El PSC ha dicho ’aquí estoy, tengo ganas de jugar”. Lo que le dió un impulso frente a la sensación de que Iceta hubiese supuesto conformarse ya con estar en la oposición. ¿Les quitará votos a los de Pablo Iglesias allí? No lo creen, según las fuentes consultadas, porque son dos perfiles muy dispares el del ministro y el de su candidata, Jessica Albiach. “Nosostros sí deseamos sobrepasar los vetos y que haya una mayoría diferente con ERC”, indican. La jugada de Illa, para ellos, va más por recobrar los votos de Cs que en su día fueron socialistas. Un éxito de los socialistas, aceptan, es que han conseguido que todo el foco esté en , algo que no pasaba desde hace años allí.

El mundo independentista encontró en Illa al adversario que necesitaban (y se preocupan). Ahora no tiene que ver con una pelea entre Esquerra y Junts como se auguraba cuando se rompió el gobierno de coalición en el Palau. Esto iba a devenir en una pelea fratricida entre el soberanismo, muy desgastado internamente. En ERC evitan charlar de nervios, a pesar de que los hay. Y su proclama para la campaña que lanzará Pere Aragonès es: “Hay que escoger entre Illa o bien Esquerra”.

Fuentes de Junts hacen asimismo esta reflexión: “Su punto fuerte es que optimización al candidato Iceta, que transporta más de treinta años y está más que visto. La gente se lo tragaba como un mal menor, Illa puede producir un punto de ilusión en el votante clásico del PSC. Gente que no iba a votar a los socialistas se lo puede reflexionar, incluso algún nacionalista moderado. Además, es un político con buena imagen por la gestión, tiene un punto más catalanista que Iceta. Lo malo, defender que deja Sanidad en la mitad de una pandemia”.

¿Y el PP? ¿De qué forma considera a Illa? Los populares catalanes sólo le ven un óptimo punto al candidato: “El buen trato personal”. Mas los de Pablo Casado apuntan que a Illa le costará, según fuentes populares, recuperar credibilidad (“hace lo contrario de lo que afirma”) y se le volverá en contra “la administración de la pandemia, la peor de toda Europa”.

El politólogo Toni Aira, uno de los grandes conocedores del ámbito catalán, afirma que Illa disfruta de un punto fuerte “muy, muy claro” en esa imagen de “tranquilidad, sosiego y también idea de administración” en un instante de convulsión popular y política en todo el mundo y con tanta indecisión. A su parecer, mucha gente puede estar intentando encontrar ese perfil. “Ese punto de calmar las aguas”, repite.

Para este profesor de comunicación política de la UPF-BSN, los votantes podrían apostar incluso por ese aire “soso, anodino y aburrido”. Además, podría capar sufragios después de años de tanta polarización en Cataluña entre los constitucionalistas que no desean la actitud alimentada por el PP o Cs.

“Es un constitucionalista sin mancha, su adhesión al emprendimiento del PSOE no se la puede debatir nadie, ha estado en manifestaciones de Sociedad Civil Catalana con PP y Cs, mas al unísono puede llevar a cabo gala de que no requiere sobreactuar ni irritar”, añade Aira. A lo que adereza: “El único punto débil es el compromiso de que el efecto Illa se logre perder veloz si insiste en la voluntad de ser ministro y a la vez candidato, eso da la oportunidad de que los oponentes lo critiquen”.

Illa y su fuerte apuesta por la Generalitat. ¿Lo logrará?


Photo gallery
15 cosas que no sabías de Salvador Illa


See Gallery







Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *