El truco viral para llevar a cabo patatas crujientes al horno

Fritas, asadas, panaderas, cocidas, en puré… y asimismo crujientes. Existen muchas maneras de comer patatas y ciertas recetas son muy conocidas. Otras, no tanto. Es la situacion de las patatas crocantes, cuyo truco para elaborarlas

Fritas, asadas, panaderas, cocidas, en puré… y asimismo crujientes. Existen muchas maneras de comer patatas y ciertas recetas son muy conocidas. Otras, no tanto. Es la situacion de las patatas crocantes, cuyo truco para elaborarlas lo ha compartido el usuario de TikTok Jeremy Scheck.

Su vídeo se ha convertido en un éxito viral, que incluso agrada a la influencer Kylie Jennfer.

Para hacerlas en el hogar hay que seguir los próximos pasos.

Emplear patatas cerosas

Lo primero que hay que hacer es elegir bien el producto. En un caso así, se requieren patatas cerosas. Al meterlas al horno se quedan tiernas por dentro y crujientes por fuera, y sostienen su forma al hervirlas. Tienden a ser redondas, aunque asimismo hay variedades alargadas, y se generan principalmente en el Mediterráneo.

Echarlas en agua caliente (ya troceadas) antes de que empieze a hervir

Esto impide que por fuera se reblandezcan antes de que estén bien cocidas y ayuda a que se cocinen de manera traje.

Utilizar sal pura (sin añadidos)

Añadir al agua una gran cantidad de sal pura a fin de que las patatas absorban el gusto mientras que se cuecen. Que el agua esté muy salada no supone que a la hora de comer se vaya a consumir esa proporción de sal.

Aplastarlas con una cuchara de madera

En el momento en que hayan terminado de hervir y estén tiernas, hay que escurrirlas hasta dejarlas bien secas. Después, aplastarlas con una cuchara de madera a fin de que se expriman bien y la exposición al calor del horno sea más grande.

Rociarlas con aceite

Después hay que ponerlas en la bandeja del horno y rociar con aceite de oliva virgen. Este requisito no es indispensable mas contribuye a que tengan un acabado más dorado.

Añadir yerbas y condimentos

La combinación de romero, pimentón, ajo en polvo, pimienta negra, orégano, tomillo y un poco de sal alcanzan un sabor perfecto.

Meterlas al horno

Déjalas a 230 grados hasta el momento en que empiecen a dorarse. Cuando estén hechas, apágalo y déjalas dentro 10 minutos más para conseguir un acabado más crujiente.

«},»isMapi»:false,»isAmp»:false,»entryId»:»5ffdcbd9c5b63642b6ff89c1″,»entrySection»:»life»,»isWide»:false,»headerOverride»:null,»noVideoAds»:false,»isNative»:false,»isHighline»:false,»vidibleConfigValues»:null,»customAmpComponents»:["apester-media","playoncenter"],»ampAssetsUrl»:»https://amp.assets.huffpost.com»,»videoTraits»:null}}»>

Trucos caseros que te van a hacer la vida más simple




Source backlink

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *