Los ‘leones’ se cenan al Madrid

Quality Sport Images vía Getty ImagesMarco Asensio lamenta una ocasión Ahora hay final para la Supercopa del ‘coronavirus’ y en no estará el actual poseedor: Barna y Athletic de Bilbao se jugarán el título el

Ahora hay final para la Supercopa del ‘coronavirus’ y en no estará el actual poseedor: Barna y Athletic de Bilbao se jugarán el título el domingo. El equipo vasco ha vencido por 1-2 al Real La capital de españa en la segunda semifinal, disputada en Málaga y no en Arabia Saudí como estaba sosprechado inicialmente por las restricciones.

El Athletic rompió próximamente el marcador y salió al reposo con un 0-2 favorable gracias a un doblete de Raúl García en el 17′ y el 37′, de penalti. En los dos influyó mucho, para mal, Lucas Vázquez, con 2 fallos que condenaron a los de Zidane.

Primero, en el momento en que se equivocó en una distribución que capturó Dani García y este, con mucha solvencia, puso en franquicia a su tocayo de apellido. Por allí apareció Raúl García, al que no le habían dejado jugar en Valdebebas hace un mes por una rigurosa expulsión, y quien se cobró su particular revancha. El navarro dejó correr el balón y al primer toque ajustó al palo largo con la pierna derecha. Un gol de varios quilates que informaba al Madrid, perdido entre pases de Hazard e indecisiones de Marco Asensio. El belga sigue desnortado, lejos de su fútbol más notable, y el balear sólo se entonó en la segunda parte.

El Athletic olió sangre y no lo vaciló, se lanzó al cuello del Real La capital de españa con más oportunidades y más mordiente. Eso que jamás le debería faltar al vigente campeón de Liga. Por otro lado, un penalti infantil de Lucas Vázquez sobre Íñigo Martínez dio licencia a los rojiblancos a colocar el 0-2, una soga al cuello de su oponente, otra vez apretada por Raúl García, antes de enfilar la bocana de vestuarios.

Zidane, muy enfadado al descanso, cambió la cara al equipo, más con sus palabras que con sus actos, porque no tocó una sola parte del once a excepción del lesionado Varane por Nacho. Por otro lado, una vez superado el susto de Muniain con un cabezazo, apareció la mejor versión de los blancos, liderados por Benzema -ahora más metido en el área- y 2 zarpazos de Asensio, ambos a la madera.

La frustración fue creciendo con el paso de los minutos, sobre todo porque el Real La capital de españa generaba oportunidades y achicaba a su contrincante, mas el palo y el larguero repelieron los dos cañones del jugador mallorquín. Sólo la luz que irradia Benzema dejó soñar a los suyos con el 1-2 a menos de cuarto de hora para el final. Eso sí, con la emoción del VAR mediante.

El árbitro anuló el gol por fuera de juego, pero las cámaras demostraron la precisa posición del francés. El Real La capital española aumentó su fe, mas perdió el orden y dejó pensar al Athletic, que inclusó perdonó el tercero en un mano a mano de Villalibre, recién entrado, que sacó Courtois con talentos de gigante. Todo encajaba en el guion de la épica merengue, mas esta vez no salió cara.

Le tocó la cruz a un Real Madrid que jugó con fuego y se quemó, a un equipo que no estuvo a la altura y que pagó la valentía del Athletic, justo merecer del pase a la final. Los vascos volverán a pelear por la Supercopa, un título que ya han conquistado en dos ocasiones, la última en la temporada 2015/16, precisamente frente al FC Barna, su contrincante este domingo (21 horas).




Source backlink

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *