La Comunidad sugiere limitar los contactos en los domicilios a los convivientes

MADRID, 15 Ene. (EUROPA PRESS) – La Consejería de Sanidad sugiere limitar los contactos en los domicilios exclusivamente a los convivientes, hasta donde le permiten sus competencias, aunque el viceconsejero de Salud Pública y Plan


MADRID, 15 Ene. (EUROPA PRESS) –

La Consejería de Sanidad sugiere limitar los contactos en los domicilios exclusivamente a los convivientes, hasta donde le permiten sus competencias, aunque el viceconsejero de Salud Pública y Plan Covid-19, Antonio Zapatero, ha asegurado que están «insistiendo a ver si eso fuera posible ponerlo como obligación».

En la rueda de prensa para informar sobre la situación epidemiológica y asistencial por el coronavirus, Zapatero ha señalado que «habida cuenta de la situación actual y lo que ocurrió en las datas navideñas es absolutamente primordial achicar cualquier género de actividad popular que no sea infaltante y, en un caso así, limitar los contactos dentro de la vivienda a los puramente convivientes».

«En el instante que pudiésemos disponer de un informe jurídico que de este modo lo recomendase, nosotros apostaríamos precisamente por esta situación», ha manifestado en referencia a la posibilidad de hacer obligatoria esta medida.

Zapatero ha relevante que «la mayor parte de los contagios se generan en este ámbito familiar», en el momento en que los contagios muestran una inclinación en alza y la incidencia amontonada a 14 días por cada 100.000 pobladores se ubica en 636.

Las inquietudes jurídicas se plantean porque esta restricción afectaría al derecho a una asamblea pacífica, un derecho fundamental que en un principio solo podría tocar el Gobierno a través del amparo del Decreto del Estado de Alarma, que prevé adoptar medidas urgentes para evadir situaciones de contagio. El artículo 21 reconoce el derecho de reunión pacífica y sin armas, detallando que el ejercicio de este derecho no necesitará autorización previa.

Otras comunidades como Murcia o bien Baleares ahora tomó medidas en ese sentido al amparo del artículo 7 del Real Decreto 926/2020, de 25 de octubre, que establece «la posibilidad de limitar la permanencia de grupos de personas en espacios públicos y privados y ello en relación con el artículo 10 que permite a las autoridades eficientes encargadas modular o bien flexibilizar estas medidas en atención a la situación epidemiológica específica de cada territorio».

De esta forma, Murcia prohíbe desde este pasado jueves las reuniones de personas no convivientes, en tanto que en Baleares han limitado las asambleas a un mismo núcleo de convivencia, con salvedades como el precaución de personas dependientes o bien la gente que viven solas, entre otros teóricos, medida en vigor desde el pasado miércoles.

DUDAS JURÍDICAS

Juristas consultados por Europa Press difieren sobre si el artículo 7 del Decreto de Alarma al que alude Murcia y Baleares permite amparar dicha limitación al entablar «la posibilidad de limitar la permanencia de conjuntos de personas en espacios públicos y privados».

Por un lado, afirman que tiene relación a «la estancia de grupos de personas con carácter temporal en establecimientos». «Mas no se refiere a viviendas, ya que el hogar es inviolable. No se puede interpretar regla contra el ejercicio y protección de los derechos fundamentales», afirman.

Por otro lado, un catedrático en Derecho Constitucional han indicado que el término espacio es «genérico» y podría referirse a una vivienda siendo «un espacio privado habitable». «La intención del Estado de Alarma era atribuir a las CCAA un margen de mayor de rivalidad a fin de que no hubiese distintas decisiones de jueces que crearan inconvenientes en retrasos a la hora de tomar decisiones», han agregado.

Los juristas consultados apuntan que la prohibición de esta clase de reuniones en las casas de los madrileños sería inconstitucional así como está planteada y prácticamente imposible de controlar al no haber muchos policías para impedirlo.

«Una red social autónoma no lo puede regular. Es un derecho primordial blindado de cualquier administración. Otra cosa sería regularlo a través de una Ley Orgánica», ha apuntado un experto, que añade que si podría recogerse dentro del Estado de Alarma decretado en octubre al no requerir autorización del Congreso.

Además apuntan que esta limitación, que se expone como una restricción a la movilidad personal al no poder desplazarte a casa de un familiar, allegado o bien conocido, puede ingresar en la afectación del derecho fundamental a la libre circulación.

Otras fuentes jurídicas señalan que en este caso podría necesitar de una autorización judicial si bien hay dudas si entraría en la reforma legislativa express que se hizo a fin de que fuesen los Tribunales Superiores de Justicia los que resolvieran inquietudes responde a las limitaciones de movilidad.


Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *