Un hombre que procuró ingresar en el Capitolio con 500 balas dice que se perdió

Samuel Corum/Getty ImagesLos militares protegen el Capitolio de EEUU de cara a la toma de posesión de Joe Biden, que se festeja el próximo miércoles, 20 de enero. La Policía del Capitolio detuvo el viernes

La Policía del Capitolio detuvo el viernes a un hombre que intentó entrar en el perímetro cercado del centro de Washington con al menos un arma y más de 500 balas, mas el detenido aseguró este sábado que se había perdido y que no era su intención llevar munición a la ciudad más importante.

El arresto se causó en un instante de alta tensión en todo el país, pero especialmente en la ciudad más importante estadounidense, cuyo centro se convirtió en una fortaleza blindada frente al riesgo de nuevos asaltos armados en los días previos a la investidura el miércoles del presidente electo de Estados Unidos, Joe Biden.

La detención se produjo pasadas las 18:30 del viernes (23:30 GMT), en el momento en que el hombre, reconocido como Wesley Allen Beeler, se acercó a un punto de control policial situado cerca del Capitolio, uno de los múltiples localizados cerca del perímetro de seguridad que impide ingresar en el centro de la ciudad más importante.

Beeler, de 31 años y residente en Front Royal (Virginia), presentó a los policías una acreditación aparentemente falsa para entrar al perímetro con ocasión de la investidura, y reveló que tenía en el vehículo una pistola semiautomática Glock, que resultó estar cargada con 17 balas, según fuentes policiales.

“Un error inocente”

Tras el arresto, la Policía se hizo con el arma, con otras 509 balas, 21 cartuchos de escopeta y un cargador para la pistola, indica un informe del Departamento de Policía de Washington al que tuvieron ingreso CNN y el períodico The New York Times.

Beeler fue detenido por posesión de un arma no registrada y de munición no registrada, y compareció este sábado ante un juez de Washington, que le concedió la independencia provisional y le ordenó no volver a la ciudad excepto para las audiencias judiciales del caso.

En una entrevista este sábado con el diario The Washington Articulo, Beeler aseveró que había llegado a la ciudad más importante para trabajar como agente de seguridad privado para una compañía a lo largo de la investidura, y que la acreditación que mostró a los policías era la que le había dado esa compañía.

“Fue un error inocente”, aseguró Beeler, quien dijo que se acercó a los agentes tras haberse “perdido” en la ciudad, que sí tiene licencia para llevar armas, pero la había olvidado en el hogar, y que no es cierto que llevara más de 500 balas en el automóvil, como asegura la Policía.

El país, blindado para la investidura de Biden

Washington y las capitales de los 50 estados del país se encuentran en alarma máxima este fin de semana, después de que un boletín del FBI indicara que tenía información sobre “manifestaciones armadas” previstas en toda la nación entre este sábado y el miércoles 20.

Esas pistas en las comunidades apuntaban a la posibilidad de un segundo asalto al Congreso tras el registrado el pasado 6 de enero, tal como a inmuebles de capitolios estatales en las capitales de cada estado.

Como consecuencia, todos los estados del país tomaron medidas: Texas clausuró su capitolio estatal durante varios días, Michigan activó su Guardia Nacional y California ordenó erigir una cerca de alambre cerca de su congreso estatal en la localidad de Sacramento.

A última hora de la tarde de este sábado no se habían producido incidentes importantes, si bien sí hubo pequeñas manifestaciones de seguidores del presidente saliente Donald Trump en al menos 2 estados: Texas y Minnesota.

En Austin, la capital de Texas, un grupo reducido de manifestantes armados se congregaron en oposición al Capitolio sin que se generara ningún enfrentamiento; en tanto que en Minnesota, unos 50 seguidores de Trump se presentaron frente a un congreso estatal rodeado por centenares de agentes de seguridad.

Mientras que, la red social Facebook anunció este sábado que prohibirá por un tiempo, hasta después de la investidura de Biden, esos anuncios que promocionen accesorios para armas y otros objetos militares.

Se espera que hasta 25.000 militares de la Guarda Nacional estén activos en Washington para el miércoles —el quíntuple de los soldados desplegados ahora en Afganistán y también Irak—, lo que convertirá la investidura de Biden en la que tiene mayor despliegue de seguridad de la historia estadounidense. 




Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *