Técnicos y policías siguen revisando el edificio y los anejos, dado que 20 vecinos aún no han podido regresar

MADRID, 22 Ene. (EUROPA PRESS) – Técnicos de Edificación Deficiente del Municipio de Madrid y policías nacionales y municipales, entre otros expertos, continúan hoy haciendo un trabajo en el edificio de la calle Toledo 98


MADRID, 22 Ene. (EUROPA PRESS) –

Técnicos de Edificación Deficiente del Municipio de Madrid y policías nacionales y municipales, entre otros expertos, continúan hoy haciendo un trabajo en el edificio de la calle Toledo 98 de La capital española y revisando los anexos afectados.

Ámbas grandes grúas de sobra de 30 metros de pluma que entraron ayer a mediodía al lugar ahora trabajan retirando escombros, principalmente de las plantas superiores, para evitar más desprendimientos de escombros.

Las labores se están llevando a cabo desde el exterior «planta por planta», la seguridad en el interior aún no está garantizada, apuntó ayer el concejal encargado de Desarrollo Urbano del Ayuntamiento, Mariano Fuentes. Tras retirar ayer 16 coches y limpiar restos por las calles, todavía quedan más de 10 días de labores.

La mayoría de los Bomberos ahora se han retirado, puesto que han cedido los trabajos a los técnicos. Sin embargo, siguen en el sitio un retén para dar seguridad a los vecinos de los inmuebles aledaños afectados para entrar o salir de sus casas a agarrar pertenencias y bartulos.

Además, para garantizar la seguridad tanto de sus compañeros como del resto de obreros, los Bomberos de La capital española montaron ayer una red de detectores de gases para controlar en remoto si la fuga sigue activa o bien si se puede llegar a reproducir.

Por su parte, la Policía Nacional sigue en la región recabando testimonios, ahora más de una decena, en el instante de la explosión. Además de esto, de la misma manera que la Policía Municipal, están usando drones para conocer la situación del interior de las plantas más perjudicadas por la deflagración de gas.

VECINOS AFECTADOS

Si bien la situación ha ido progresando poco a poco y la mayoría de los vecinos de la calle, si bien sigue acordonada y clausurada al paso de cebra y automóviles entre la Puerta de Toledo y la plaza de la Cebada, pudieron esta noche dormir en sus viviendas. Los seguros de los inmuebles ya han acudido por los numerosos desperfectos que han encontrado a su llegada a sus casas fruto de la onda expansiva de la explosión.

No obstante, veinta habitantes en los números 102 y 104 de la calle Toledo tuvieron que dormir en un hotel próximo, porque prosiguen sin poder regresar a sus viviendas, ni para agarrar bartulos, debido a los graves daños detectados. Estos afectados se reunirán el día de hoy viernes con el concejal de distrito de Centro, José Fernández.

El más perjudicado es el número 106, debido a que el edificio recubre daños en la cubierta porque el muro medianero de ladrillo, que «explotó y salió como metralla, presenta daños en tejas y sobre todo en el último piso y hay zonas donde está agujereado y muros rotos por el impacto del edificio de al costado», señaló ayer Mariano Fuentes. «Salvo eso no hay más elementos que pongan bajo riesgo las construcciones, además de los daños en albañilería, cubierta, cristales y cornisas y elementos voladizos en este momento revisados», ha añadido.


Source backlink

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *