Una enfermera de La Paz impacta al difundir su situación dentro del hospital

TwitterEl relato de María, una enfermera de La Paz. Los casos de coronavirus siguen en alza con los más de 90.000 registrados desde el pasado viernes. Si bien el desarrollo de nuevos positivos es cada

Los casos de coronavirus siguen en alza con los más de 90.000 registrados desde el pasado viernes. Si bien el desarrollo de nuevos positivos es cada vez menor, los hospitalizados prosiguen en aumento y ciertos hospitales empiezan a estar al límite.

Ese incremento de personas en planta y en UCI repercute directamente en los sanitarios que, sin refuerzos de personal, deben hacer en frente de una situación de estrés total.

María, una enfermera del madrileño Hospital La Paz, ha contado en Twitter este domingo el momento a la noche que le tocó vivir. Por supuesto, no es el más deseable. 

“17 pacientes de todas y cada una de las especialidades (otorrino – traqueostomías, maxilofacial, oncología, paliativos, medicina interna, urología…). 1 sola enfermera. 1 sola ayudar”, escribie la sanitaria.

La trabajadora, según su testimonio, cruza los dedos para pedir que no hubiese adversidades en el momento y se sentó un rato para tomar algo y reposar. 

“Algunos pacientes, siendo conscientes de la situación, preguntan en la vuelta de las seis horas qué tal ha ido el turno y valoran nuestro trabajo. Llego a casa con la espalda rota y cefalea intensa. Me siento mal”, describe.

Entonces, hace una reflexión sobre esa situación que no debería darse, en tanto que debería ser a la inversa: “ no deberían preguntarnos cómo estamos pues se da por hecho que tendríamos que estar bien para lograr cuidarlos como se meritan. están peor y no quisiera estar en su sitio”.

“Me quedo con su reconocimiento y con haber dado todo y más para cuidarlos como se meritan”, sigue.

Además de esto, tras contar que tuvo que tomar un “descafeinado con un cocktail de calmantes y relajantes musculares” que le hicieron caer agotada, enseña su situación laboral dentro del hospital. 

“Tengo contrato ‘covid’ y estoy cubriendo bajas porque aseguran que no hay enfermeras para cubrirlas. Cambio de servicio cada 15 días precisamente”, relata.

María concluye recordando que viene de una baja por ansiedad tras la segunda ola por esta razón: “En este momento estoy fuerte (y medicada). Veremos lo que aguanto. No tengo planilla de febrero. No me dejan tener vida más allá de la laboral. Tienen la posibilidad de llamarme para ir al Zendal de un día para otro”.

“No sé de todo. No tengo tanta capacidad de adaptación. Debe pasar algo mas nunca pasa nada. Por favor, escuchad y dad visibilidad a este grito de auxilio en nombre de la enfermería española. No tenemos la posibilidad de más”, concluye en numerosos tweets.


Photo gallery
Los que advirtieron de la tercera ola antes de Navidad


See Gallery







Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *