Un epidemiólogo advierte de que administrar una sola dosis de la vacuna puede beneficiar mutaciones

El epidemiólogo y presidente del comité de Ética del Instituto Carlos III, Fernando García, advierte de que administrar solo una dosis de las vacunas Pfizer o Actualizada, lo que se llama “inmunidad imperfecta”, puede beneficiar

El epidemiólogo y presidente del comité de Ética del Instituto Carlos III, Fernando García, advierte de que administrar solo una dosis de las vacunas Pfizer o Actualizada, lo que se llama “inmunidad imperfecta”, puede beneficiar la propagación de mutaciones y que el virus y sus variedades persistan en el tiempo.

En una entrevista con Efe, García enseña que si una sola dosis no confiere inmunidad bastante “los resultados positivos de la vacunación se pierden y el inconveniente es que se desconoce el nivel de inmunidad de solo una inoculación”. Y la conclusión es que “prácticamente se tira el dinero”, añade.

Para este epidemiólogo, la iniciativa de Reino Unido de una sola dosis “chirría”. Hoy por hoy, no hay datos empíricos que prueben su efectividad “y los estudios con animales demuestran que una sola dosis no ofrece datos muy prometedores”, añade.

En opinión de García, “la inmunidad especial tiene que ser completa” con las dosis previstas por lo que desecha que se “castigue” sin inmunidad a los que se han saltado el protocolo de vacunación.

“No se puede castigar” a los que se cuelan

Este responsable del Centro de Salud Carlos III cree que algo está fallando en el plan de vacunación y habrá que progresar los sistemas de coordinación mas que “es imposible castigar”.

“La asistencia sanitaria no opera según juicios morales, eso sería un disparate y no se hace. Se atiende a todo el mundo”, asevera. “Otra cosa sería que hubiese escasez de vacunas y hubiera que racionar la segunda dosis, entonces los últimos en la lista serían (los que se brincaron el protocolo) mas es una situación diferente”, enseña.

García corrobora que los hechos de los últimos días demuestran de que el desarrollo no está bastante controlado y afirma que en algunos centros de salud madrileños se han vacunado trabajadores sanitarios de segunda fila, que no están en contacto directo con los pacientes.

“El plan no se puede arruinar”, dice y para eso debe haber infraestructura, personal, jeringas correctas, neveras para almacenar las dosis y sitios donde atender a un tolerante con una posible reacción alérgica. “Si algo falla, se viene abajo todo el sistema”, afirma.

Sin embargo, García se expone ilusionado, afirma que una vez se han encontrado vacunas, hay que explotar todos y cada uno de los elementos y reclamar a las autoridades, nacionales y autonómicas, que ponga en marcha un plan de vacunación sin errores. “Hay que remar de manera coordinada”, afirma.

La segunda dosis, como bastante, 28 días después

Desde la Sociedad Española de Inmunología, Marcos López Pozos, solicita que se sea muy estricto con los tiempos de la vacunación y que la segunda dosis se administre en el margen previsto (no más allá de los 28 días): “De no hacerlo de este modo, la eficiencia de la vacuna no está asegurada”.

“No tenemos la posibilidad de mover el mensaje de que se puede postergar sin más ni más pues caemos en un error esencial” señala este profesional que observa “descontrol” en el actual desarrollo de vacunación, “al dejarlo al arbitrio de las comunidades autónomas.

“Cuanto más divides los puntos de vacunación, hay menos mecanismos de coordinación” y más posibilidades de que ocurran errores y el desarrollo se ralentice, enseña.

Positivos con anticuerpos, a la cola

Y en ese desarrollo de vacunación, López Hoyos expone que los contagiados por covid con PCR positivo y anticuerpos sean los últimos en inmunizarse ya que -piensa- tienen defensas contra el virus al menos seis u ocho meses.

López Pozos, que asimismo dirige el Instituto de Investigación ‘Marqués de Valdecilla’, enseña que los que pasaron la enfermedad tienen “células-memoria T y B, que son las factorías que producen los anticuerpos”. “La gente que pasó la infección no debe de tener prisa, puede vacunarse en el final de todo” insiste este profesional.

López Pozos también dice que han visto que los dieron positivo tienen “con más frecuencia” resultados perjudiciales tras recibir la primera dosis, “no más graves mas sí molestos (mal en el brazo y malestar general)”.

El 70% vacunado para las próximas navidades

Este inmunólogo sitúa el objetivo del plan de vacunación lejos de los tiempos previstos por el Gobierno, y dilata el proceso al menos hasta las próximas navidades.

Para entonces, dice, posiblemente esté vacunado el 70% de la población. López Pozos deja claro que su cálculo se basa en los ritmos recientes.

“Y si a finales de enero hay unas 88.000 personas vacunadas, es muy difícil que una población de 33 miles de individuos (el 70%de la población) esté inmunizada en verano”.




Source backlink

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *