‘Frozen’ resuelve el caso de la desaparición de nueve excursionistas 60 años después

Han tenido que pasar 62 años para que el caso de la muerte de nueve excursionistas en los Montes Urales en 1959 —conocido como el misterio del paso Diátlov— se resuelva. El grupo de alumnos,

Han tenido que pasar 62 años para que el caso de la muerte de nueve excursionistas en los Montes Urales en 1959 —conocido como el misterio del paso Diátlov— se resuelva. El grupo de alumnos, acompañados de su instructor, estaban realizando una expedición de esquí. Y ahí va el dato curioso: el secreto no lo ha resuelto ningún detective, lo ha hecho la tecnología que Disney empleó en Frozen.

Un equipo de búsqueda halló los cuerpos semanas después. Las tiendas parecían abiertas por dentro y apenas salía nieve de ellas. La autopsia determinó que unos habían fallecido por hipotermia, al tiempo que otros lo hicieron por lesiones extremadamente graves, hasta el punto de enseñar mutilaciones. Algunos de los cadáveres tenían los cráneos destrozados, otros se dieron a conocer sin ojos y uno no tenía lengua.

Este último aspecto es lo que jamás llegaron a comprender las autoridades rusas, que pensaron que los excursionistas habían muerto a manos de una fuerza desconocida. Algo que dio pie a teorías de la conspiración, entre ellas la de ensayos militares secretos de la Guerra Fría, la llegada de los extraterrestres, pruebas nucleares clandestinas —puesto que algunos presentaban radioactividad, o la presencia del Yeti (la leyenda del hombre de las nieves).

Si bien, según publica la revista científica Communications Earth and Evironment, una pequeña avalancha podría ser la causa de la catástrofe, mas jamás se pudo evaluar, hasta la actualidad.

Johan Gaume, jefe del Laboratorio de Simulación de Avalanchas de Nieve de la Escuela Politécnica Federal de Lausana (Suiza), vio Frozen en 2013 y se asombró al ver cómo Disney había logrado recrear de una forma tan verdadera el movimiento de la nieve.

Gaume quería estudiar de qué manera podía afectar el impacto de una avalancha en el cuerpo humano y pensó que el responsable de los efectos de animación de la película podría ayudarle a esclarecerlo. De ahí que, según publica Nat Geo, decidió buscar respuestas y viajó a Hollywood para conocerlo. Así obtuvo el código de animación que emplearon en la película de animación.

A partir de esa información y sus modelos de simulación de avalanchas, el científico concluyó que un golpe de nieve contra el cuerpo humano, por pequeño que sea, tiene exactamente la misma fuerza que la de un proyectil, si impacta desde un ángulo exacto en el cuerpo humano.

Conclusión: una pequeña avalancha —de la que se desprendió un bloque de hielo rígido—, habría aplastado a los estudiantes que estaban dormidos, de ahí las lesiones graves que presentaban y que no les provocaron una muerte instantánea. El resto de compañeros se llevó a sus amigos heridos, y fallecieron de hipotermia. Lo que aún no se pudo aclarar es por qué razón los cuerpos presentaban radioactividad.

El secreto del paso Diátlov se llama de este modo por Igor Dyatlov, de 23 años, que fue la persona que dirigió la expedición.

«},»isMapi»:false,»isAmp»:false,»entryId»:»6017eadac5b6bde2f5c13a9b»,»entrySection»:»life»,»isWide»:false,»headerOverride»:null,»noVideoAds»:false,»isNative»:false,»isHighline»:false,»vidibleConfigValues»:null,»customAmpComponents»:["apester-media","playoncenter"],»ampAssetsUrl»:»https://amp.assets.huffpost.com»,»videoTraits»:null}}»>

La detención de Elsa, de ‘Frozen’




Source backlink

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *