¿Sirve de algo llevar doble mascarilla?

Con la tercera ola batiendo récords de contagios y dejando a los hospitales en una situación trágica, ciertos especialistas como Anthony Fauci, el semejante a Fernando Simón en Estados Unidos, ahora ha sugerido que utilizar

Con la tercera ola batiendo récords de contagios y dejando a los hospitales en una situación trágica, ciertos especialistas como Anthony Fauci, el semejante a Fernando Simón en Estados Unidos, ahora ha sugerido que utilizar una mascarilla doble podría ser buena idea.

Lo cierto es que en la mayor parte de las situaciones no es necesario y, en ocasiones, puede ser contraproducente. Un caso de muestra es ponerse múltiples máscaras de lona en tanto que el resultado final, más que proteger, tiene la posibilidad de tener como consecuencia empeorar la respirabilidad y que resulten más incómodas. La doctora Onyema Ogbuagu, del departamento de Enfermedades Infecciosas de la Universidad de Yale, señaló a la edición estadounidense del HuffPost que “si no puedes respirar, lo más probable es que quieras dejar de llevarla”.

La farmacéutica Boticaria García asimismo lo explicó en una publicación en Instagram, en este caso utilizando mascarillas quirúrgicas o higiénicas a la vez. “No mejora sensiblemente la filtración y sí empeora la respirabilidad lo que nos puede llevar a sudar, remojar la mascarilla, querer tocárnosla…”, cuenta la especialista en su post.

El único supuesto en el que resulta útil llevar doble mascarilla es en el que se coloca una quirúrgica sobre una FFP2. Esta práctica es frecuente entre los expertos sanitarios que trabajan con pacientes covid. La quirúrgica actuaría como protección para evitar salpicaduras que pudieran hacer inservible la FFP2.

Jamás hay que colocar una FFP2 por encima de la quirúrgica puesto que se comprometería el ajuste. En este momento que algunos profesionales y organismos sugieren que se alargue la utilización de las FFP2 en interiores, los expertos prosiguen haciendo hincapié en que el ajuste es fundamental.

El último ha sido el científico Jose Luis Jiménez, que ha advertido de que este es “un problema gordito”: “Un hueco del 2% del área de la mascarilla deja pasar el 50% del aire sin filtrar”.

La barba también puede jugar una mala pasada y expertos como la farmacéutica Gemma del Caño recomiendan afeitarla o bien llevar una barba recortada de tres días. “Habría que eludir que la barba sea tan poblada que impida fijar adecuadamente la mascarilla”, explicó a El HuffPost en octubre.

El Ministerio de Sanidad prosigue recomendando en su guía las máscaras higiénicas para personas sanas y las EPI, entre aquéllas que se tienen dentro las FFP2, para personas que pueden estar en contacto con el virus.

«},»isMapi»:false,»isAmp»:false,»entryId»:»6017d34cc5b653f644d56849″,»entrySection»:»life»,»isWide»:false,»headerOverride»:null,»noVideoAds»:false,»isNative»:false,»isHighline»:false,»vidibleConfigValues»:null,»customAmpComponents»:["apester-media","playoncenter"],»ampAssetsUrl»:»https://amp.assets.huffpost.com»,»videoTraits»:null}}»>

Las discos de Wuhan, libres de coronavirus




Source backlink

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *