El exgeneral Rodríguez Galindo, ingresado en la UCI por coronavirus

EFE/Angel Díaz/ArchivoEl general Enrique Rodríguez Galindo, en una imagen del año 2000. El exgeneral de la Guardia Civil Enrique Rodríguez Galindo, el más laureado en la lucha contra ETA y que fue condenado por su

El exgeneral de la Guardia Civil Enrique Rodríguez Galindo, el más laureado en la lucha contra ETA y que fue condenado por su implicación en crímenes de los GAL, fué ingresado en la UCI al agravarse su estado tras contagiarse de coronavirus hace unas semanas.

Según ha adelantado Vozpópuli y han afirmado a Efe fuentes de su ambiente, Rodríguez Galindo se encuentra en estado grave desde hace días tras haber contraído la covid, y su mujer asimismo se habría contagiado.

Tras ser ingresado en el hospital y gracias a problemas respiratorios, Rodríguez Galindo, que el próximo viernes, día 5, cumplirá 82 años y está aquejado de inconvenientes cardiovasculares, ha debido ser intubado y se prevé que continúe en esta situación durante los próximos 20 días.

Rodríguez Galindo se hizo habitual cuando en 1980 se encargó de la 513 Comandancia de la Guardia Civil, con sede en Intxaurrondo (San Sebastián).

Durante los quince años que pasó adelante de esta Comandancia fueron desarticulados unos 90 comandos de ETA y detenidos más de 800 terroristas, lo que le valió una reconocida reputación como experto en la pelea antiterrorista y le llevó a ser nombrado general de la Benemérita en 1995.

La reapertura del caso Lasa Zabala, relativo al secuestro y asesinato de los presuntos etarras José Antonio Lasa y José Ignacio Zabala, por guardas civiles de Intxaurrondo cuando Galindo era su máximo responsable, centró en esta investigación judicial.

Tras ser llevado a juicio, el 26 de abril de 2000 la Audiencia Nacional le condenó a 71 años de prisión por el rapto y asesinato de los supuestos etarras y el 9 de mayo ingresó en prisión.

Un año después, el Tribunal Supremo aumentó en cuatro años la pena de prisión, y el 2 de abril de 2002 el que fuera el general más laureado en la lucha contra ETA perdió oficialmente su condición de integrante de la Guardia Civil.

En septiembre de 2004, y tras serle múltiples ocasiones rechazada la concesión del tercer nivel, la Dirección General de Instituciones Penitenciarias dejó a Galindo que cumpliese su condena fuera de la prisión dada la grave patología cardiovascular que padecía y su avanzada edad.

La Dirección General resolvió no obstante mantener el segundo grado de régimen al exgeneral, que el 1 de octubre abandonó la cárcel de Ocaña (Toledo) y ese mes ingresó en una clínica de Zaragoza, aquejado de una crisis cardiaca.

En diciembre fue operado del corazón, y el 5 de enero de 2005 el juez central de Supervisión Penitenciaria de la Audiencia Nacional José Luis Castro le concedió finalmente el tercer nivel carcelario.




Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *