La Justicia rusa condena a Navalni a tres años y medio de prisión

La Justicia rusa ha impuesto este martes al líder opositor Alexéi Navalni una lástima de tres años y medio de prisión al hacer efectiva una sentencia suspendida de 2014 que fue calificada de arbitraria por

La Justicia rusa ha impuesto este martes al líder opositor Alexéi Navalni una lástima de tres años y medio de prisión al hacer efectiva una sentencia suspendida de 2014 que fue calificada de arbitraria por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos.

La jueza del caso ha dictaminado que Navalni, que volvió a Rusia en enero tras recuperarse del intoxicación con el agente químico Novichok, violó la libertad condicional al no personarse el año pasado frente a la autoridad competente. 

“Intimidar a cientos de personas”

Navalni ha acusado a las autoridades de intentar “intimidar” a una cantidad enorme de personas juzgándole a y volvió a cargar contra el “envenenador” Vladimir Putin, a lo largo de una vista judicial que estuvo marcada por la tensión en las inmediaciones del tribunal, donde fueron detenidas más de 200 personas.

Las fuerzas de seguridad rusas habían reforzado el dispositivo en torno al tribunal, situado en el noreste de la ciudad más importante y en el que podría hacerse efectiva la pena suspendida a tres años y medio de prisión dictada contra en 2014. Según el movimiento OVD-Info, más de 230 personas fueron arrestadas este martes.

Miles de detenidos en las manifestaciones

Rusia ha sido escenario de varias manifestaciones durante las últimas semanas para protestar contra la detención de Navalni, movilizaciones que se han saldado con una cantidad enorme de detenidos y que han elevado la presión sobre el Kremlin, que reitera que que se trata de movilizaciones no autorizadas.

Navalni, que fue detenido el 17 de enero al regresar desde Alemania, donde había estado convaleciente de un intoxicación sufrido en el mes de agosto, ha reiterado sus críticas al Gobierno en un duro alegato pronunciado frente al tribunal. “Alguien no deseaba que volviese a Rusia como un hombre libre. Todos sabemos quién”, ha declarado, según Bloomberg.

El opositor ha señalado directamente a Putin, al que ha descrito como “envenenador de calzoncillos”, en alusión a la prenda donde se habría puesto el agente nervioso que prácticamente le cuesta la vida. El Kremlin siempre ha negado algún compromiso en este supuesto ataque.

Según Navalni, no es solo quien se sienta en el banquillo, sino toda la oposición. “El principal punto de este juicio no es lo que me pase a mí, meterme en la prisión no es duro, sino la primordial razón (del desarrollo) es intimidar a un elevado número de personas”, ha señalado

“Una patraña” para Moscú

El ministro de Exteriores ruso, Sergei Lavrov, ha vuelto a poner en cuestión este martes la proposición de Navalni, alegando que hasta la actualidad Moscú “no ha recibido nada que pruebe las acusaciones”, según la agencia TASS. En este sentido, ha negado que se logre hablar de “misterio” para justificar el cuidado a comunicar datos: “Poseemos causas para creer que es una patraña”.

Por su parte, el representante del Kremlin, Dimitri Peskov, ha adelantado también Lavrov “dará una respuesta dura” al Prominente Gerente de la Unión Europea para Política Exterior y Seguridad Común, Josep Borrell, si traslada un mensaje “duro” por la parte del bloque sobre el caso del opositor durante su próxima visita oficial al país.

“Si se trae algún mensaje duro, entonces no tengo ninguna duda de que nuestro ministro dará una respuesta igual de dura a este mensaje”, dijo Peskov, quien ha añadido que es dependiente del electrónico judicial ofrecer ‘luz verde’ a una posible reunión entre Borrell y Navalni.

“No podemos tener en cuenta posible o irrealizable un encuentro de esta forma, no es nuestra prerrogativa”, ha manifestado, más allá de que ha incidido en que Moscú “no posee intención de responder a sermones ni tenerlos en cuenta” en la situacion del opositor, según ha informado la agencia rusa de noticias Sputnik.

De momento, la diplomacia comunitaria no considera anular la visita de Borrell, programada del 4 al 6 de febrero, y ha defendido que va a ser una aceptable ocasión para emprender de primera mano con el Kremlin la crisis generada por la detención de Navalni, así como las acciones rusas en Ucrania, el pacto nuclear iraní y lo último respecto a la pandemia, en la que va a ser la primera visita de un responsable de Exteriores europeo desde 2017.




Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *