El derrumbe de Kim Kardashian y Kanye West: el matrimonio de los huevos de oro

Tuvieron que sacar 500 zapatillas de la mansión de Calabasas (California, EEUU), para comprender que el divorcio de KimYe es inminente. Después de varios rumores y también idas y venidas de la pareja, Kim Kardashian

Tuvieron que sacar 500 zapatillas de la mansión de Calabasas (California, EEUU), para comprender que el divorcio de KimYe es inminente. Después de varios rumores y también idas y venidas de la pareja, Kim Kardashian y Kanye West han iniciado los trámites de divorcio, según han informado algunos medios como People o Page Six.

“No tienen contacto”, reveló este viernes una fuente próxima a la pareja a People. Según este contacto Kardashian estaría centrada en sus hijos: North, de siete años, Saint, de cinco, Chicago, de tres, y Psalm, de dos. “Está volcada en sus hijos y en el trabajo, que es lo que la mantiene ocupada. Semeja feliz”, apuntó.

Exhibe de esa faceta familiar es que estas navidades Kardashian se retiró con todo el Klan a una mansión alquilada en el lago Tahone, entre California y Nevada (EEUU), por supuesto, sin el rapero.

De West no se conoce nada alén de su tropiezo en las elecciones estadounidenses del pasado 3 de noviembre. Un desastre con una magnitud tan enorme que le ha callado en Twitter en el momento en que eso parecía imposible. El rapero solo ha salido de su rancho de Wyoming valorado en más de 116 millones de euros para agarrar su bien más apreciado: esas 500 zapatillas. Una fácil prenda que significa considerablemente más en la separación de la que se considera la pareja estadounidense más icónica de la última década.

“El divorcio más costoso de la historia”

La separación de Kim y Kanye volvió locos a los medios que se pusieron a contar los ceros que piensa el reparto de características y provecho de Kimye y fué calificado por varios como “el divorcio más caro de la historia”. Entre los 2, están en juego la friolera de 4.000 millones de euros en una extensa red de activos comerciales que se ha incrementado con este “matrimonio de los huevos de oro”.

El valor neto de Kardashian es de 875 millones de euros, mientras que el de West se aproxima a los 3.000 millones de euros, sin ningún género de contrato matrimonial. Cuando se casaron, su fortuna no era tan alta y el cariño les cegó.

Kim Kardashian y Kanye West en diciembre de 2018.

Kim Kardashian y Kanye West en el último mes del año de 2018.

En 2014, en el momento en que contrajeron matrimonio, West tenía una fortuna de sobra de 83 millones de euros, aunque con unas deudas por prácticamente la mitad de su valor que fué resolviendo en los últimos tiempos. Aquí han jugado un papel primordial sus zapatillas —sí, esas que se ha llevado de la vivienda marital—: su firma Yeezy con Adidas tiene un valor en cerca de 1.050 millones de euros, según Forbes. Habitual sabiendo que cada par de zapatillas puede llegar a costar 1.000 euros.

Kardashian también ha tresdoblado sus ganancias. En 2014 sus activos sumaban algo más de 33 millones de euros en frente de los cerca de 900 actuales. Una gran parte de este desarrollo se debe a su firma de maquillaje KKW Beauty, cuyo valor se cree en más de 416 millones de dólares americanos, según Forbes. Además, hay que añadir su firma de lencería, todo un éxito nada más ponerse en venta sus prendas,

El punto que más conflicto prevé producir del divorcio es la mansión que la pareja adquirió en 2014 en Calabasas: el lote forma parte a Kardashian y la estructura de la edificación es titularidad de West. El “monasterio minimalista”, como lo llama la pareja, está valorado en nada menos que 50 millones de euros tras la increíble reforma al cargo del diseñador Axel Vervoordt .

El show debe seguir

A pesar de los continuos rumores, la pareja no ha llegado a confirmar en ningún instante su divorcio. El motivo es meramente económico. En la próxima temporada de Keeping Up With The Kardashians, Kim va a vivir una racha bien difícil con Kanye. Estos capítulos se emitirán en los próximos meses y ninguno está dispuesto a fastidiar el reality. Todo sea hacer monetizable la relación por el espectáculo.

Lo único que ha trascendido del desarrollo es que Kardashian ha contratado a la letrada de los divorcios de Hollywood, Laura Wasser, con la que consiguió un “acuerdo amistoso” con el padre de sus cuatro hijos. De hecho, West no desea el divorcio y parece que es Kardashian la que dijo basta a las excentricidades, trastornos y polémicas de su marido.

“West quiere que la relación siga, pero no entiende lo que le expone Kim Kardashian. No cambió nada de lo que ella le mencionó que necesitaba mudar. Kim está muy dividida, no desea divorciarse con cuatro hijos y son su mayor preocupación”, detalló un amigo de la pareja a People.

«},»isMapi»:false,»isAmp»:false,»entryId»:»601d2ce6c5b618b319878d37″,»entrySection»:»life»,»isWide»:false,»headerOverride»:null,»noVideoAds»:false,»isNative»:false,»isHighline»:false,»vidibleConfigValues»:null,»customAmpComponents»:["apester-media","playoncenter"],»ampAssetsUrl»:»https://amp.assets.huffpost.com»,»videoTraits»:null}}»>

La relación de Kim Kardashian y Kanye West en imágenes

Terapia de pareja y un holograma: los intentos fallidos de recuperar el cariño

Los comentarios de separación de Kanye y Kim empezaron a rondar los tabloides en el mes de mayo. En se hablaba de una separación de la pareja debido a los inconvenientes conyugales de la pandemia.

Desde entonces, los escándalos no hicieron más que sucederse. De unas discusiones continuas a lo largo del confinamiento a unos comentarios de infidelidad de West con el maquillador y también influencer Jefree Star, pasando por una Kardashian que rompía a plañir completamente abatida al solicitarle a su marido que solicitase asistencia técnica por su trastorno bipolar.

Aparte de asistir a terapia de pareja, West ha tratado de calmar las aguas a lo largo de estos días con varios gestos. Todos infructuosos. En julio, el músico le solicitó perdón en Twitter. “Me gustaría disculparme con mi esposa Kim por hacer público algo que era un tema privado. No la protegí como me ha protegido”, dijo entonces.

Por si acaso esta disculpa no fuese suficientemente atractiva, a West le pareció buena idea resucitar al padre de Kim Kardashian regalándole un holograma de el para su cumpleaños el pasado 21 de octubre.

¿Será capaz de resucitar su relación o se les gastó el amor de tanto monetizarlo?




Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *