Comienzan en España los ensayos de la vacuna de CureVac, que se espera para finales de año

EFE/LUIS TEJIDOUna voluntaria en el instante de recibir la vacuna contra la covid-19 desarrollada por el laboratorio alemán CureVac. Prosiguen los adelantos en las vacunas contra el coronavirus. Los centros vascos BioCruces y BioDonostia y

Prosiguen los adelantos en las vacunas contra el coronavirus. Los centros vascos BioCruces y BioDonostia y el Hospital Clínico San Carlos de Madrid comenzaron ahora con 3.000 voluntarios el ensayo clínico de la vacuna creada por la farmacéutica alemana CureVac contra la covid-19, que si confirma su eficacia podría comercializarse a fines de año.

Los tres centros son los únicos hospitales españoles que forman parte del estudio en todo el mundo de esta vacuna, con cerca de mil voluntarios en cada uno. La mitad de van a recibir la vacuna, y la otra mitad un placebo.

Antonio Portolés, investigador primordial del Clínico de La capital de españa, ha precisado que “se busca comprobar la inmunogenicidad de la vacuna, o sea, la generación de anticuerpos neutralizantes” en frente de la covid-19, para saber “si es viable normalizar totalmente el virus y que los vacunados no transmitan la patología cuando ya están inmunizados”.

La biofarmacéutica alemana ha creado una vacuna basada en el mecanismo del RNA mensajero que impulsa el sistema inmunitario, exactamente la misma tecnología que emplean las de Pfizer y Actualizada. Adjuntado con España, a nivel europeo participan Holanda, Alemania y Bélgica.

Cupo de voluntarios lleno en País Vasco

El Clínico ha vacunado con la primera dosis a 45 personas en la primera semana de reclutamiento de voluntarios y el ritmo de peticiones medra considerablemente, según ha detallado el hospital madrileño.

Eunate Arana-Arri, organizadora científica en Biocruces Bizkaia, explicó que inician este lunes los ensayos “con muchísima ilusión” y el cupo de voluntarios lleno, tanto en Cruces como en Donostia, aunque van a mantener abierto el formulario para apuntarse por el hecho de que puede haber bajas. 

Los pacientes tienen una primera visita en la que se verifica que logren participar en el ensayo. Una vez recibida la primera dosis, la segunda se les va a aplicar a los 29 días y luego tendrán que acudir a siete visitas al centro sanitario para hacerles un rastreo.

Una de sus virtudes, ha explicado Arana-Arri, es que la vacuna “se prepara una vez al día y se puede conservar a lo largo de 16 horas, lo que nos deja tener los viales en neveras y administrarla a los pacientes en el transcurso de un largo periodo de tiempo”.

Arana-Arri ha subrayado que hasta la actualidad los desenlaces de esta vacuna “son muy satisfactorios. Es segura, si no, la Agencia Europa del Fármaco no permitiría que prosiguiera el estudio. Si la cosa tiene éxito esperamos que antes del año pueda estar comercializada. Europa ya ha firmado con la compañía la adquisición de un lote importante”.

¿Y si te toca el placebo?

La pregunta que les hacen todos los voluntarios es ”¿qué sucede si me toca el placebo?”. Arana-Arri explicó que al que no le toque la vacuna tiene el mismo rastreo, con un control estricto. Además, la empresa nos ha dicho que cuando cierre el ensayo va a vacunar a todos los voluntarios que les haya tocado el placebo”.

David Cea, enfermero, es uno de los expertos sanitarios que aplica la vacuna en BioCruces: “Nos pidieron voluntarios para llevar a cabo el control de las vacunas. Vengo por la mañana y por la tarde voy a trabajar al hospital”.

“Entra el paciente en el box, les realizamos la toma de constantes y una pequeña analítica de sangre, medimos peso y talla y luego le ponemos la vacuna o la no vacuna, eso no se sabe”, ha descrito.

“Formar parte en algo para contribuir a todos”

Entre las primeras voluntarias en recibir este lunes en Cruces la primera dosis fué Olga: “me parecía bien interesante participar en algo que es para contribuir a todos. Con esta pandemia estamos todos muy mal y a ver si hacemos algo para salir”.

“Me han hecho el test de embarazo para comprobar que no estoy embarazada, me han sacado sangre, mirado la tensión y fiebre y (tras el pinchazo) he esperado media hora a ver si no había síntomas”, ha descrito.

“Mañana me llamarán a conocer cómo estoy, y me han descargado una aplicación con un formulario que debo rellenar de si tengo fiebre o algún síntoma. El 8 de marzo debo regresar a ponerme la segunda dosis”, ha avanzado.

Otro de los que recibieron en Cruces el primer pinchazo fué Fausto: “No me importa ser voluntario. Comprendo que estas pruebas son seguras, con este sistema de ARN mensajero. ¿Si me toca placebo? sería una pena, pero tengo el 50% de posibilidades, y es indispensable confrontar los que han tenido placebo y los que tuvieron la vacuna”.

“No soy experto, pero en los medios dan la matraca con los efectos secundarios, pero ¿dónde están los efectos primarios, que es a eso que vamos? Vamos a vacunarnos para salir cuanto antes de la pandemia”, ha señalado Fausto. 




Source backlink

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *