La forma ‘prohibida’ de ponerse la mascarilla y que se ve de manera frecuente

Un estudio elaborado por la Facultad de Delft, Países Bajos, compartido por varios profesionales, mostró la proporción de aire que una mascarilla mal ajustada deja pasar, probando diversos tipos, como las FFP2 o las quirúrgicas.

Un estudio elaborado por la Facultad de Delft, Países Bajos, compartido por varios profesionales, mostró la proporción de aire que una mascarilla mal ajustada deja pasar, probando diversos tipos, como las FFP2 o las quirúrgicas.

El vídeo deja escasas dudas:

Extrapolando esos datos a los distintos ‘usos’ que se le da a una mascarilla se muestra lo arriesgado de una tendencia habitual entre varios ciudadanos: atravesar las gomas en forma de ‘x’ en la oreja en vez de llevarlas en paralelo.

Cruzarlas provoca que escape algo de aire por las pequeñas aberturas que se forman. Una cantidad que parece minúscula pero con efectos mucho mayores de lo que podría intuirse. Según aclara el periodista especializado Rafael López, “un hueco del 2% de la superficie deja huír el 50% del aire sin filtrar”.

En su contestación a este tuit, José Luis Jiménez, profesor de la Facultad de Colorado, EEUU, ha recalcado lo crucial de llevar la mascarilla bien. Las gomas “no sellan realmente bien de por sí”, apunta el experto, “pero con las gomas de esta manera (cruzadas) aumentamos mucho la proporción de aire que entra y sale sin ser filtrado.




Source backlink

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *