De qué forma el juicio de Bárcenas está torpedeando al PP antes de las selecciones

Europa Press via Getty Images Luis Bárcenas volvió a herir al PP y no ha podido elegir peor instante: en la recta final de la campaña de las elecciones catalanas. El líder, Pablo Casado, trata

Luis Bárcenas volvió a herir al PP y no ha podido elegir peor instante: en la recta final de la campaña de las elecciones catalanas. El líder, Pablo Casado, trata de contener la hemorragia de votos que las fuentes consultadas en el partido ven ya directamente en Vox. Los populares están asimilando el golpe que previsiblemente se darán el próximo 14 de febrero, en el momento en que la ultraderecha ‘sorpasse’ a su partido y Santiago Abascal consume su venganza por la patada que le procuró su antaño amigo Casado en la moción de censura.

El presidente del PP había puesto toda la carne en el asador para tener un buen resultado en estos comicios. Casado sabe que si cualquier día desea llegar a La Moncloa no solo tiene que comprender realmente bien Cataluña, como él mismo ha dicho, sino que debe insuflar aire a un partido que en la actualidad es prácticamente extraparlamentario en el Parc de la Ciutadella. Si el jefe habitual quiere que su voz sea escuchada en Barcelona, su partido debe tener músculo.

El inconveniente es que las expectativas del PP de engordar su cuerpo en Cataluña se hicieron añicos. Bárcenas, ese inmenso —y eterno— dolor de cabeza en Génova, 13, ha regresado esta semana de forma fuerte intentando un shock para el PP. El extesorero confesó que 2 emisarios del PP se esmeraron en los últimos años en intentar asegurar su silencio. 

Tenemos lo que hay. Esto va a distorsionar la campaña y va a afectar, naturalmenteUna fuente habitual.

La identidad de estas personas fue una incógnita hasta el momento en que a última hora de este lunes, cuando ya había arrancado el juicio —aplazado por el positivo en coronavirus de unos los acusados—, El Confidencial y El Mundo les pusieron nombre y apellidos: el abogado del PP en la causa, Jesús Santos, y Enrique López, el consejero de Interior madrileño y responsable judicial del partido. El objetivo es conectar a la presente dirección del PP con la corrupción que derribó a Mariano Rajoy para invalidar el liderazgo de Casado y dejarle fuera de carrera.

“Poseemos lo que hay. Esto va a distorsionar la campaña y va a afectar, evidentemente, por el hecho de que la gente lo ve en los medios y considera que es algo nuevo. Toda vez que este señor abre la boca es novedad aunque lo que afirme sea una versión repetida que no aporta nada”, cuenta a El HuffPost una fuente habitual.

Bárcenas, acusado en el juicio por la caja B del partido, pidió además un careo con el expresidente Rajoy que no ha sentado nada bien entre sus excompañeros: “Lo que desea es armar el lío y llevar a cabo el circo. ¿Un careo con el presidente Rajoy? Oiga no, aporte las pruebas. Porque si no va a ser su versión contra la versión del otro. Y de ahí, ¿qué saldrá? Nada. Lo que quiere es el circo y salir en la cámara, estar en el candelero. A ver si metiendo presión le hacen una rebajita”, concede una fuente a las órdenes de Casado que hace campaña por Cataluña.

El PP estaba entregado al cuento de la lechera hasta la irrupción de Bárcenas. Las calculadoras echaban humo con las investigaciones. La dirección del partido pensaba recobrar una sección esencial de los votos que hace tres años se fueron hacia Cs. Verdaderamente había optimismo. El horizonte era pasar de los cuatro diputados a los ocho, nueve o diez, algo que reconocían que sería progresar bastante. La obsesión era eludir que Vox quedara por encima. Y eso querría decir que habrían capitalizado parte del voto de Inés Arrimadas en 2017. 

“Vox está recibiendo ahora lo que Cs recibió en las pasadas autonómicas. Es un partido nuevo y su campaña ha sido ir a los sitios más jodidos a fin de que les tiren piedras y salir como víctimas, como los que tienen los huevos de plantar la bandera… No hicieron nada más. Por no llevar a cabo, no se han estudiado ni los datos. Ignacio Garriga no sabía el otro día ni el presupuesto de la Generalitat. Pero es que tampoco les hace falta. Solo con la foto y las imágenes de la multitud con los paraguas a fin de que no les cayese nada y evitar los tomates a Abascal y las imágenes de las cargas de los Mossos ahora les hace la campaña”, lamenta una fuente habitual.

El boicot que los de Abascal sufrieron en Vic (Barcelona) el pasado fin de semana, ha aumentado la inquietud. El interés de la campaña estuvo basado en esos ataques a dirigentes y simpatizantes ultras, y las redes sociales se llenaron de vídeos y mensajes de apoyo.

Lo que recoja Vox, además del PP, va a ser también bastante de Cs. Pienso que la caída de Cs la capitalizarán el PSC y VoxUna fuente del PP que transporta varios días haciendo campaña.

La extrema derecha, además de esto, ha calcado varios de los mensajes que lanzó el partido de Arrimadas hace tres años, centrados en la pelea al independentismo, lejos de la que ha planteado Génova, centrada en vender administración con presencia de presidentes autonómicos y alcaldes populares.

Casado lleva meses visitando prácticamente cada semana Cataluña y reuniéndose con todos los sectores y organizaciones empresariales. Pero parece que el esfuerzo va a ser en vano. Los de Abascal saben que esa, la guerra contra los secesionistas, es el marco en el que se sienten cómodos y el que les hace crecer electoralmente. Y no han dejado huír la oportunidad.

¿Y qué pasará el domingo próximo? “En el final al PSOE le interesa que Vox se expanda porque es su socio oculto. Cuanto mejor le vaya a Vox peor le va a ir al PP, pues la gente que vota a Vox es gente, seguramente, cabreada con el PP. Lo que recoja Vox, aparte del PP, será también bastante de Cs. Creo que la caída de Cs la capitalizarán el PSC y Vox”, aventura otra fuente del PP que lleva numerosos días haciendo campaña en Cataluña y que coincide en que el voto que esperaban capturar de Cs se está yendo a Vox.

Lo cierto es que la situación que se creó con Bárcenas no ha cogido de sorpresa en Génova 13. Es suficiente con ver de qué forma reaccionó el PP a los sacrificios del Govern de aplazar a mayo los comicios por la pandemia. Los populares no pusieron objeción alguna al decreto que congelaba las urnas y que terminó tumbando la Justicia. Al PP le interesaba votar lejos de febrero, pues sabía que el carrusel judicial de enero con Cristina Cifuentes y de febrero con Luis Bárcenas no le sentaba bien, algo que se nota en el momento en que se charla con algún dirigente.

– ¿Qué tal, de qué forma van las cosas en el partido?

– “Bueno, ahí vamos… soportando como podemos”.


Photo gallery
Papeles de Bárcenas: tuitean los humoristas


See Gallery







Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *