¿En qué gastan Ayuso y Moreno Bonilla el dinero que les destina el Gobierno?

NurPhoto vía Getty ImagesLa presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso.  El Gobierno de Pedro Sánchez está haciendo el más grande de los esfuerzos para proteger a familias, trabajadores, pequeñas y medianas empresas y autónomos. Para ello

El Gobierno de Pedro Sánchez está haciendo el más grande de los esfuerzos para proteger a familias, trabajadores, pequeñas y medianas empresas y autónomos. Para ello asimismo está destinando esenciales proporciones a las comunidades autónomas, principalmente dirigidas a sanidad y educación.

Son 16.000 millones lo que supone el Fondo COVID-19. Hablamos de la más grande transferencia de recursos del Gobierno central a las Comunidades ajeno del sistema de financiación. Es un fondo no reembolsable que las autonomías no tienen que devolver y no genera más deuda ni intereses a las zonas, puesto que el coste lo acepta el Estado.

Dentro de ellas, La capital de españa y Andalucía, se llevan más de una tercer parte del total del Fondo, exactamente más de 5.500 millones de euros, según se indica en una reciente contestación parlamentaria.

Con esta medida el Gobierno de Pedro Sánchez garantiza que las autonomías tengan elementos para llevar a cabo en oposición al impacto de la pandemia y poder prestar servicios públicos de calidad. De esta manera, este Gobierno progresista da un paso más en su estrategia de no dejar a absolutamente nadie atrás, incluidas las administraciones territoriales.

El Fondo COVID-19 se suma a otros recursos ahora aprobados por el Gobierno para financiar a las gestiones autonómicas. Específicamente, las comunidades han recibido en 2020 del sistema de financiación la cifra récord de 115.887 millones, un 7,3% más que en 2019, lo que piensa 7.907 millones más.

Este Fondo COVID está compuesto por cuatro tramos. El primero tiene una dotación de 6.000 millones de euros, delegados entre comunidades y ciudades con estatuto de autonomía según los próximos criterios: capital UCI (30%); pacientes hospitalizados (25%); las PCR totales realizadas (10%) y población cuidada (35%), según los datos del encontronazo del virus a 30 de abril de 2020. 

No han destinado el dinero del Gobierno para el fin que se pretendía, lo que representa una barbaridad en un momento como este.

El segundo, el tramo educativo, dotado con 2.000 millones de euros, con los siguientes criterios: población de 0 a 16 años (80%); población de 17 a 24 años (20%), según los datos del padrón a 1 de enero de 2019. 

El tercero y segundo tramo sanitario está dotado con 3.000 millones de euros, que se repartirán según los siguientes criterios:  ingresos UCI (25%); pacientes hospitalizados (20%); las PCR totales llevadas a cabo (10%) y población protegida (45%), según los datos del impacto del virus a 31 de octubre de 2020. Finalmente.

El cuarto y último cuenta con 5.000 millones de euros, para compensar los menores ingresos por la reducción de la actividad económicos, siguiendo criterios tributarios, de población y del impacto presupuestario en el ámbito del transporte público.

Madrid es la Red social que más dinero recibe de este fondo del Gobierno, con un total de 3.346 millones de euros, de para sanidad se destinan prácticamente 1.800 millones, a educación 614 millones y para la reducción de la actividad económica un total de 945 millones de euros.

En el caso de Andalucía han sido 2.199 millones, concretamente, se destina casi 1.000 millones para sanidad, 392 para educación y para la reducción de la actividad económica son 826 millones de euros.

Son abundantes las cantidades destinadas a Madrid y a Andalucía e esencial el ahínco que efectúa el Gobierno de Pedro Sánchez para asistir en sanidad, educación y reactivación económica, no obstante, semeja que ese esfuerzo se diluye por el desinterés de Ayuso y de Moreno Bonilla.

Hace unos días conocíamos que en La capital de españa una parte de los fondos autonómicos y estatales habilitados para hacer frente a la crisis del coronavirus fueron empleados por la Red social y los hospitales de Madrid para comprar auriculares, vinilos decorativos, equipos de videovigilancia o antincendios, aparte de robots para operar rodillas o láseres dermatológicos. Poco tiene esto que ver con inversiones en UCI, ampliación centros de salud o PCRs, en definitiva, para actualizaciones en la sanidad pública. Tampoco se ha visto que se haya designado a reforzar la educación pública.

En el caso de Andalucía, no sabemos a qué fin ha destinado Moreno Bonilla los prácticamente 1.000 millones de sanidad, pues ni ha aumentado sanitarios, faltan rastreadores, la Atención Primaria está destrozada, los centros de salud colapsados y las listas de espera disparadas. Tampoco se sabe cuál ha sido el objetivo de los 392 millones para educación por el hecho de que no se han contratado más profesores y la imagen de muchos estudiantes con gorros, abrigos, bufandas y envueltos en mantas a lo largo de las clases prueban que las actualizaciones educativas han brillado por su sepa.

El Gobierno de Pedro Sánchez ha cumplido, pero Ayuso y Moreno Bonilla no han designado el dinero para el fin que se pretendía, lo cual representa una barbaridad en un instante como este. Ambos confrontan para ocultar el esfuerzo inversor que hace el Gobierno de la nación y para esconder su falta de voluntad en destinar los superiores recursos a progresar sanidad, educación y contribuir a la gente para salir lo antes posible de la crisis.




Source backlink

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *