Muere Larry Flynt, el polémico magnate popular como el rey del porno

Raoul Gatchalian/STAR MAX/IPxLarry Flynt, en una firma en la tienda Hustler Hollywood Store en Las Vegas en  diciembre de 2016 (AP). Larry Flynt, apodado el rey del porno estadounidense y una figura mediática discutida, murió

Larry Flynt, apodado el rey del porno estadounidense y una figura mediática discutida, murió este miércoles en su residencia de Los Ángeles (USA), confirmó su familia a los medios. El portal TMZ apunta a un fallo cardiaco como causa del fallecimiento.

El magnate se hizo muy habitual tras fundar en 1974 la revista pornográfica Hustler, con la que inicio un imperio en la industria sexual en el que vivió todo tipo de solicitudes, juicios, encarcelamientos y un intento de asesinato en 1978.

Su vida quedó documentada en el largometraje El escándalo de Larry Flynt (1996), interpretada por Woody Harrelson en el papel del conocido empresario, con el que ganó una nominación al Oscar.

De origen humilde, Flynt (Kentucky, 1942), abrió su primer club de striptease en 1964. Fue el primero de una sucesión de locales que inauguró por todo USA y que reforzaron su marca en la industria del sexo.

En 1974 empezó a difundir su magazine de pornografía, Hustler, que próximamente alcanzó una circulación de 2 millones de ejemplares.

La mira saltó a la fama tras divulgar en 1975 unas imágenes de Jacqueline Kennedy Onassis bañándose desviste en Grecia, puesto que la rivalidad rechazó las instantáneas obtenidas por un paparachi.

Más tarde, en contraste a otras publicaciones como Playboy y Penthouse, Flynt apostó por otra manera de enseñar las relaciones sexuales, más cruda y explícita, con el objetivo de que se pareciesen más a la verdad de la clase obrera.

“Me percaté de que si nos volvíamos más explícitos, podríamos conseguir gran parte de este mercado. Sentí que el sexo crudo era lo que deseaban los hombres. Y tenía razón”, explicó en una entrevista recogida por el Washington Post.

Pero ese objetivo dio paso a una serie de imágenes sádicas y perturbadoras que incluían violaciones en conjunto, mutilaciones e inclusive la alucinante fotografía de una mujer en una picadora de carne que despertó una polémica internacional.

Flynt defendió que ese montaje era una crítica tácita a la industria del porno pero sus explicaciones y su agitada defensa de la Primera Enmienda de la Constitución de EE.UU. (independencia de expresión) no le salvaron de demandas y juicios por obscenidad. Incluso fue culpado a prisión por desacato.

En 1978, al salir de un juicio, el empresario fue acribillado a balazos por un asesino en serie, lo que le dejó en silla de ruedas para el resto de su historia.

En las décadas posteriores se inició en la producción y distribución de películas porno, abrió casinos y coqueteó con la política al postularse como aspirante a gobernador de California en 2003.

A lo largo de su vida apoyó y criticó a demócratas y republicanos. En sus últimos años fue durísimo con el orden del expresidente Donald Trump.




Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *