El ‘sorpasso’ de Vox al PP deja tocado a Casado

La peor pesadilla de Pablo Casado se gaste este domingo. La ultraderecha de Vox superó al PP en las selecciones catalanas tanto en número de votos como de escaños, con el 70% del voto escrutado.

La peor pesadilla de Pablo Casado se gaste este domingo. La ultraderecha de Vox superó al PP en las selecciones catalanas tanto en número de votos como de escaños, con el 70% del voto escrutado.

Los de Santiago Abascal se han hecho con 11 asientos en el Parlament y más de 148.000 papeletas, en frente de los 3 diputados y 70.000 apoyos de los populares.

Las perspectivas electorales de Alejandro Fernández, el candidato del PP, se hundieron a mitad de campaña, coincidiendo con el estallido mediático del regreso de Luis Bárcenas al banquillo por el juicio de la caja B del partido.

Además, la campaña de la ultraderecha, centrada en plantar cara al independentismo más radical allí donde es más fuerte, ha eclipsado los mensajes de los populares, más centrados en vender capacidad de gestión.

El sorpasso ultra es un sonoro revés para la dirección del PP, especialmente tras la patada que dio Casado a Santiago Abascal en la moción de censura y que apartó a Génova 13 de la senda de Vox en la política española. 

Vox irrumpe por vez primera en la Cámara catalana y completa el ciclo electoral que inició en diciembre de 2018, cuando entró de manera fuerte en el parlamento andaluz.

La extrema derecha, sin embargo, ha jugado más cartas antes de este 14F. Pese a que no niega la pandemia, el partido de Santiago Abascal se ha mostrado contrario a las medidas de salud pública dirigidas a contenerla, como el cierre de bares y sitios de comidas.

Ese es la causa por la cual el malestar de hosteleros y mercaderes fué un caladero de papeletas que Vox ha explotado en campaña. “Nos querían llevar a cabo pensar que el virus os impedía trabajar y no es cierto: son [los demás políticos] los que les previenen trabajar”, ha repetido Ignacio Garriga, el candidato ultra.

Esa vía rápida para capturar votos se ha sumado a la beligerancia contra los independentistas, a quienes quiere ilegalizar, y al rechazo a la inmigración, en especial la musulmana, muy que se encuentra en Cataluña. La extrema derecha no ha presentado programa electoral alguno. Solo un plan de 10 puntos. Y 2 los dedica a los inmigrantes irregulares, a quienes ha reconocido con la delincuencia.




Source backlink

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *