El aviso de Fernando Simón sobre las mascarillas FFP2

Fernando Simón ha comparecido este lunes en rueda de prensa para dar a conocer la situación de la pandemia en España. Una situación que semeja algo mejor que la vivida en las últimas semanas.  Sanidad

Fernando Simón ha comparecido este lunes en rueda de prensa para dar a conocer la situación de la pandemia en España. Una situación que semeja algo mejor que la vivida en las últimas semanas. 

Sanidad ha comunicado 30.251 positivos desde el viernes, la menor cantidad desde diciembre y 702 muertos. Además, la incidencia amontonada baja hasta los 416 casos por cada 100.000 pobladores. 

El director del CCAES ha asegurado que, por primera vez, hay una incidencia menor en los superiores de 65 años en viviendas comparado con aquellos que no están en residencias: “Esto no se había visto desde el principio de la pandemia”.

Ahora en el momento de los periodistas le han preguntado a Simón si piensa que la mascarilla FFP2 habría de ser obligatoria en escuelas y colegios como han pedido ciertos enseñantes. 

Sobre esta cuestión, Simón ha señalado que en España el uso de FFP2 “ahora se ofrece” para ocupaciones en las que pueda haber riesgo de contagio y son los servicios de riesgos laborales los que deben valorar su empleo en función de las advertencias que hay en documentos y protocolos. 

El experto ha ido un paso mucho más allá y ha explicado cuál es el problema de realizar obligatorias las máscaras FFP2: “Quiere decir ¿para quién y para proteger a quién? La FFP2 resguarda principalmente a quien la lleva. Le protege un poquito más que las otras. No hay una diferencia radical”. 

El epidemiólogo ha asegurado que si una quirúrgica tiene una capacidad de filtrado ambiente a un 90%, la FFP2 tiene la posibilidad de tener ambiente al 95%: “No es ni peligro cero ni es una diferencia extremista de protección de una frente la otra. La FFP2 resguarda al que la lleva, si lo que deseamos es resguardar a los otros tiene mayor aptitud de filtrado hacia fuera la quirúrgica”. 

Como ya dijo en más de una ocasión, Simón ha afirmado que lo que se busca es crear “un efecto sinérgico”, es decir, “el efecto de que uno lleve mascarilla y otro asimismo la lleve reduzca el peligro para los dos” y eso se logra con un cubrebocas que tenga una capacidad de filtrado bastante. 

“Las higiénicas que están autorizadas o que cumplen las normas que están aprobadas en España tienen una capacidad de filtrado suficiente para garantizar una protección muy altísima, siempre y cuando, como es obligación, se lleve en los sitios donde se debe llevar”, ha comentado el epidemiólogo. 

Simón no es el único que mencionó de las FFP2. José Luis Jiménez, profesor de la universidad de Rojo (Estados Unidos) y entre los grandes expertos mundiales en la transmisión por sprays, explicó en Twitter hace unos días que este género de mascarillas tienen “un inconveniente de diseño” y que si no se pone de la manera adecuada llevar una FFP2 no sirve para nada. 

Jiménez aseguró que si hay huecos entre la cara y la mascarilla, al aire le es muy simple entrar por ahí y explicó que el material se elige para filtrar bien, pero se le pide a ese mismo material que ajuste bien y eso es difícil.




Source backlink

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *