La estrategia de Madrid: convivir con el virus considerablemente más que el resto de comunidades

Ricardo Rubio/Getty ImagesUna imagen del lugar de comidas Casa Labra, en La capital de españa, el 19 de enero de 2021. Desde el principio de la pandemia, ni España ni Europa han perseguido eliminar el

Desde el principio de la pandemia, ni España ni Europa han perseguido eliminar el coronavirus. De ahí que no hubo un cierre riguroso de fronteras y por eso el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, advirtió en varias oportunidades de que “vamos a tener que convivir con el virus”. Esta estrategia es la elegida por la gran mayoría de países, pero ¿hasta dónde llega esa convivencia? 

Este jueves, La capital española —la comunidad autónoma con la tasa de incidencia mucho más alta de España— ha flexibilizado sus ahora laxas restricciones en oposición al covid, atrasando el toque de queda a las 23 horas y admitiendo la actividad de la hostelería hasta esa hora. Si el plan no es de erradicación sino de mitigación, la Comunidad de La capital de españa es la que menos quiere atenuar la transmisión del coronavirus, y esto tiene consecuencias. 

“Por supuesto, La capital española está en un nivel de poca mitigación”, constata Pedro Gullón, médico especialista en Medicina Precautoria y Salud Pública y coautor de Epidemiocracia. “Con su objetivo, Madrid no busca intentar reducir el número de muertos o reducir una presión asistencial que es muy alta, sino procura eludir el colapso absoluto del sistema sanitario”, señala. 

La capital de españa no intenta achicar el número de fallecidos o reducir la presión asistencial, sino que procura evitar el colapso absoluto

La incidencia acumulada desciende en toda España, pero no en todos sitios por igual. Al paso que a nivel nacional se ubica en 320, La capital de españa tiene 456 casos por 100.000 habitantes, solo por detrás de la ciudad autónoma de Melilla, con 527 casos por 100.000. 

En los últimos seis meses, la tasa de incidencia más baja alcanzada por la Red social de Madrid fue de 190 casos por 100.000 habitantes el pasado 9 de diciembre. Desde principios de agosto, su incidencia acumulada no baja de 150, lo cual quiere decir que lleva mucho más de medio año por lo menos en ‘riesgo prominente’ según los escenarios establecidos por Sanidad, y teniendo en cuenta que la meta del Gobierno es bajar la incidencia a 50 casos por 100.000 como máximo. 

Mucho más contagios son también más muertes

El sostenerse “siempre” en una incidencia alta piensa que “el área bajo la curva es muy extensa, y eso se traduce en que una mayor proporción de gente acaba falleciendo”, explica Gullón.

Madrid es, con diferencia, la red social autónoma donde mucho más personas han muerto por covid, y no es solo por tener mucho más población. En Andalucía, con 8,4 millones de habitantes, han fallecido 7.792 personas. En Cataluña, con 7,5 millones de pobladores, han fallecido 10.029 personas. En la Red social de Madrid, con una población de 6,6 millones, se han contabilizado 13.408 víctimas del coronavirus. 

“Ahora observamos de qué forma baja la incidencia, pero los fallecimientos siguen siendo altísimos, pues no se ha tenido la voluntad de bajar realmente los contagios”, comenta Manuel Franco, epidemiólogo y portavoz de la Sociedad Española de Salud Pública y Administración Sanitaria (SESPAS).

Nos nos encontramos acostumbrando a una tasa de hospitalización y muertes que no solo no es habitual, sino está llevando al sistema sanitario a límites nunca pensados

Franco lamenta que “nos nos encontramos habituando a una tasa de hospitalización y muertes que no solo no es habitual, sino que además está llevando al sistema sanitario a límites insospechados”. “A medio y largo período eso tiene una consecuencia: cada vez contamos mucho más muertes y más casos graves de enfermedades que antes controlábamos y en este momento no”, apunta el epidemiólogo. “Tras un año de pandemia, y lo que le queda, estamos un sistema cada vez más desgastado y deteriorado”. 

“El descenso en La capital española siempre es considerablemente más lento”

Madrid puede escudarse en que, en esta tercera ola, su incidencia no fué de las mucho más altas de España pese a haber mantenido comercios y restaurantes abiertos, en el momento en que en otras comunidades como Extremadura, Murcia, Castilla-La Mácula o Red social Valencianala incidencia amontonada escaló por encima de 1.000 y sí se cerraron estos establecimientos. Pero el espíritu ‘aperturista’ madrileño se manifiesta ahora.

“El descenso en La capital española siempre y en todo momento es considerablemente más retardado porque pone muchas menos medidas, y acaba llegando al pico por una concurrencia de muchas circunstancias”, explica Pedro Gullón. “Al final, cuando sube la curva se produce una suerte de autoconfinamiento, la gente impide juntarse con más gente, y además hay que tener en cuenta que hay un porcentaje importante de la población madrileña que se ha inmunizado en otros momentos anteriores”, sostiene el epidemiólogo. “Hay una sucesión de composiciones que hacen que la curva no salte a la velocidad a la que brinca en otros lados, pero luego tampoco desciende. Y eso puede ser peligroso a la hora de permitir viajes entre comunidades; por el hecho de que entonces la incidencia de La capital de españa puede perjudicar a otras”, advierte.

Hay una secuencia de composiciones que hacen que la curva no salte a la velocidad a la que brinca en otros lados, pero luego tampoco desciende

José Jonay Ojeda, médico especialista en Medicina Preventiva y Salud Pública y representante de SESPAS, coincide con Gullón en que la tasa de seroprevalencia en Madrid casi un 19% de la población tiene anticuerpos probablemente halla jugado un papel ‘a favor’ de la región en esta tercera ola. 

“Lo que sí entendemos es que, según lo que acordaron las comunidades y el Ministerio en octubre, Madrid fué de los territorios que menos se ha ceñido a ese acuerdo, y no llegó a aplicar todas las medidas restrictivas que tenía en su mano, como cerrar la hostelería en espacios interiores”, recuerda Ojeda. Para territorios en nivel de alarma 3, el documento de Sanidad solicitaba “apreciar el cierre de las zonas interiores” de hostelería, y la Red social de La capital de españa no lo ha hecho ni estando durante meses en nivel de peligro 4, en el que todavía está en este momento. 

La capital de españa fué de los territorios que menos se ha configurado al acuerdo de Sanidad

Recomendar el cierre de los interiores de los bares no es baladí. La mayoría de los brotes registrados en la Comunidad de Madrid se han producido en el campo social. “Vimos que el ritmo de descenso [de contagios] en las comunidades donde se ha restringido con mayor dureza la actividad en los bares es cerca del doble que el ritmo de descenso de la media nacional”, explicó la semana pasada en rueda de prensa el directivo del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón.   

El riesgo de una desescalada rápida

Al paso que la Organización Mundial de la Salud (OMS) y las autoridades sanitarias en general alertan del peligro de liquidar antes de tiempo las restricciones, la mayor parte de las comunidades autónomas en España han comenzado ya a hacerlo. “Pero no es lo mismo desescalar después de haber aplicado muchas restricciones que empezar a desescalar en el momento en que ni siquiera ha habido medidas verdaderamente restrictivas”, matiza Ojeda.

No es lo mismo desescalar después de haber aplicado muchas limitaciones que empezar a desescalar en el momento en que ni siquiera ha habido medidas verdaderamente restrictivas

“Si desescalamos demasiado pronto y la población se relaja pues inconscientemente transmitimos el mensaje de que la tercera ola ahora pasó, podría ser contraproducente, porque podría reactivar otra vez la curva de contagios”, advierte. “Y en este momento poseemos las nuevas variantes del virus, que sabemos que pueden llegar a ser mucho más contagiosas y dañinas, y para las cuales puede que las vacunas no sean tan efectivas”, añade el epidemiólogo. 

Este jueves, la Red social de La capital española comunicó 1.662 casos de los 4.323 que se notificaron en toda España. Más del 48% de sus UCI están ocupadas todavía por pacientes covid, en el momento en que se cree que sobre el 25% ahora hay “riesgo extremo”. Entretanto, la hostelería puede ofrecer desde el jueves servicios de cenas.  


Photo gallery
Las críticas mucho más comentadas a Isabel Díaz Ayuso por su administración de la pandemia


See Gallery







Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *