Abascal llama «psicópata» a Pablo Iglesias por unas declaraciones que no hizo

Santiago Abascal, líder del partido de ultraderecha Vox, ha acusado a Pablo Iglesias, vicepresidente segundo del Gobierno, de ser un “psicópata” por unas afirmaciones que no son como el dirigente ultra dice que son.  Lo

Santiago Abascal, líder del partido de ultraderecha Vox, ha acusado a Pablo Iglesias, vicepresidente segundo del Gobierno, de ser un “psicópata” por unas afirmaciones que no son como el dirigente ultra dice que son. 

Lo hizo en una entrevista en el diario El Planeta, donde acusa a Iglesias de banalizar los ataques que padecieron líderes de Vox en Cataluña y que mismo vivió en persona. 

“El vicepresidente del Gobierno llegó a decir que a Vox le venía bien, que se encontraba cómodo en ese ámbito y que ‘probablemente’ no es legal dar una pedrada en la cabeza a alguien. ¡seguramente ha dicho! Esa palabra es la de un psicópata”, afirma Abascal en la entrevista. 

El inconveniente es que Iglesias nunca pronunció esa palabra en las declaraciones a las que se refiere Abascal y que fueron efectuadas en la entrevista que concedió el vicepresidente a El HuffPost el pasado 12 de febrero. 

Como se puede observar en este vídeo, desde el minuto 6:25, preguntado si condenaba los asaltos a líderes de Vox en Cataluña, Iglesias responde lo siguiente: 

“Le soy clarísimo con 2 reflexiones. La primera, inequívoca. Cualquiera que comete un ilícito administrativo, civil o penal -y tirar una piedra a alguien con la intención de que le dé en la cabeza seguramente es un ilícito-, sabe que va a tener enfrente a la Policía, en un caso así a los Mossos, y a la acción de la justicia. Está claro. 

Ahora, permítame una reflexión. entiendo que haya muchas personas en Cataluña, antifascistas, que estén indignados, sanamente indignados, de manera democrática enfadados, frente a la normalización de la ultraderecha. Ante que se pretenda normalizar que haya fuerzas políticas que conminen a trabajadores por haber nativo de otro país, que reivindiquen los gobiernos de la dictadura, y que tengan un sentimiento de que esto está destruyendo la democracia. 

Pero pienso que el antifascismo debe ser asimismo inteligente en el momento de definir sus formas de intervención. Creo que no engaño si digo que Vox está cómodo con las situaciones que se han desarrollado, que contribuyen a darle un cierto protagonismo y que contribuyen a que el relato que quisieron redactar de lo que va a acontecer en la campaña se genere. 

En el momento en que ellos afirmaban: poco han pegado a los del 1 de octubre, vamos a ir a por nosotros. Esto es así, ¿eh? Pienso que lo que estaban intentando encontrar es un género de reacción como la que vimos. Creo que el antifascismo tiene que ser inteligente y no dar jamás al adversario lo que el contrincante pide que le den”. 




Source backlink

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *