El “falso dilema” sobre el 8M y las procesiones de Semana Santa

Ricardo Rubio/Europa Press vía Getty ImagesManifestación feminista en Madrid por el derecho a la vivienda, el 21 de febrero de 2021. En el momento en que todavía hay quien apunta a las manifestaciones del pasado

En el momento en que todavía hay quien apunta a las manifestaciones del pasado 8 de marzo como epicentro de la epidemia de coronavirus en España (!) —a pesar de que ha quedado más que demostrado que no fue de esta forma—, la cercanía del Día Internacional de la Mujer volvió a abrir la caja de los truenos.

Sanidad ha sugerido no ayudar presencialmente a las manifestaciones para evitar aglomeraciones y reducir al máximo la oportunidad de contagios, al paso que el encargado del Gobierno en Madrid, José Manuel Franco, ha aclarado que “sí se van a aceptar las concentraciones que no superen las 500 personas y en las que se garantice, entre otras medidas, la distancia de seguridad”.

“Lo responsable es que no haya movilizaciones masivas en la calle”, ha dicho Franco, pero al tiempo recordó que su obligación como encargado del Gobierno es “llevar a cabo coincidente el ejercicio de un derecho fundamental [el de manifestación] con preservar la salud de los madrileños”.

La Consejería de Sanidad de Madrid ha desaconsejado las solicitudes de las convocatorias por el 8M que ha recibido, no sólo teniendo en cuenta el método de un máximo de 500 asistentes, sino más bien también aspectos como el paseo y la duración. La resolución final, sin embargo, recae sobre Delegación del Gobierno.

No es exactamente lo mismo estar bajo un paso de Semana Santa que estar en una manifestación donde se puede esparcir la gente y mantener las distanciasFernando Simón

Pero la puntilla a esta ‘polémica’ llegó este jueves, cuando una periodista preguntó a Fernando Simón, director del Centro de Coordinación de Señales y Urgencias Sanitarias (CCAES), si podría aplicarse a las procesiones de Semana Santa exactamente el mismo método de asistencia que a las manifestaciones.

“No es lo mismo estar bajo un paso de Semana Santa de 2.000 kilos transportado por bastante gente que estar en una manifestación de 500 personas donde se puede diseminar la multitud y sostener las distancias”, respondió el epidemiólogo, advirtiendo de antemano que no es experto “en estas cosas” y que no deseaba “que nadie se molestara” . 

Ya era bastante tarde. Fernando Simón ha sido trending topic en Twitter este viernes, y no exactamente para bien. 

“Es un falso enfrentamiento”

“La polémica es artificial”, afirma Javier Padilla, médico de atención primaria especializado en Salud Pública. “Se está generando un falso problema que no tiene mucho sentido y que solo es un ejemplo más de un enfrentamiento creado de forma artificial a raíz de unas afirmaciones de Fernando Simón”, lanza. 

“Si no fuera el 8M y no fuera el feminismo, no habría polémica, de la misma manera que todo el planeta se junta en el transporte público, en centros comerciales o en manifestaciones de otro tipo”, recuerda. “La derecha lleva bastante tiempo organizando manifestaciones sin que parezca que eso va a ser un contagiadero”, dice.

¿Alguien se ha planteado prohibir las manifestaciones de los hosteleros? No

“Es un falso enfrentamiento, comenzando por el hecho de que no se ha planteado con ninguna otra manifestación de las que se han festejado hasta la actualidad”, coincide Pedro Gullón, médico experto en Medicina Preventiva y Salud Pública. “¿Alguien se ha planteado prohibir las manifestaciones de los hosteleros? No. El ataque al 8M transporta ya un año, y se convirtió en algo simbólico, según lo cual el origen de la pandemia estuvo en el 8M, y el origen de la cuarta ola que observaremos también lo achacarán ciertos al 8M”, lamenta.

Gullón argumenta que las procesiones “implican considerablemente más” que una manifestación, “tanto en tiempo como en preparación”. Además de esto, “no es exactamente lo mismo estar con personas que te cruzas un instante, y en una actividad en la que puedes acortar el tiempo, que mantenerse bastante rato en un lugar, cubierto de gente y jaleando”, ilustra.

“La manifestación es un derecho básico”

Ajeno de los posibles peligros de cada actividad, a su juicio “distintas”, Gullón ten en cuenta que “la manifestación es un derecho básico, y está pensado exactamente para reclamar derechos; no es una actividad festiva como tal que logre aplazarse en el tiempo”. 

En todo caso, mantiene el epidemiólogo, “la comparación del 8M no debería hacerse con las procesiones, sino con manifestaciones que se han celebrado estos días sin mayor ‘inconveniente’, como las de los cayetanos o aun de los negacionistas”, apunta Gullón. “Hemos visto que manifestaciones al aire libre en las que se pueden mantener las medidas no fueron ningún foco expansivo del virus”, asegura. 

A Javier Padilla asimismo le da la sensación de que la comparación manifestación versus procesión “no es la más favorecida”, si bien admite que sí hay diferencias entre uno y otro contexto. Fernando Simón hizo referencia a un caso muy preciso, el de los costaleros, que “están metidos bajo un paso muy cerca los unos de los otros y haciendo una actividad de alta exigencia”, apunta Padilla. Y ahí el riesgo se ve claramente aumentado.

Hemos visto que manifestaciones al aire libre en las que se tienen la posibilidad de mantener las medidas no han sido ningún foco expansivo del virus

Con todo, Padilla no piensa que ese sea el primordial ‘problema’ con relación a la Semana Santa. “La cuestión será la movilidad geográfica”, advierte. “La Semana Santa es un factor de dinamización cultural y económica que es imposible negar, y ese carácter de dinamización implica que la multitud se mueva, se reúna y vaya a bares”, enumera. El peligro estaría mucho más ahí y no tanto en una procesión como tal.

El médico está convencido de que “el movimiento feminista está muchos años por delante de todas y cada una estas cuestiones, y está planteando movilizaciones descentralizadas y en los barrios”, afirma. Gullón asimismo considera que las manifestaciones “se tienen la posibilidad de amoldar para tener el menor riesgo viable”. “Ningún ámbito es de peligro cero, pero en una actividad al aire libre, de corto tiempo, con mascarilla y sosteniendo la distancia, se reducen bastante los peligros”, zanja. 


Photo gallery
Los mejores momentos de Fernando Simón


See Gallery







Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *