Franquistas se quejan de falta de democracia por la retirada de la escultura de Franco en Melilla

Cien personas, en su mayor parte veteranos de La Legión, se ha concentrado este sábado ante el lugar que ocupaba la estatua de Franco en Melilla por su condición de comandante de La Legión en

Cien personas, en su mayor parte veteranos de La Legión, se ha concentrado este sábado ante el lugar que ocupaba la estatua de Franco en Melilla por su condición de comandante de La Legión en 1921 para protestar por su retirada.

La efigie del militar fue retirada de la vía pública el pasado martes, 23 de febrero, tras la resolución aprobada el día previo con los votos de PSOE, Cs y el ex líder de Vox y actual diputado no adscrito Jesús Angosto Aboy “para cumplir con la Ley de Memoria Histórica”, algo con lo que no están en concordancia los convocantes, al señalar que la escultura homenajea su condición de Comandante de la Legión en 1921, y no como dictador desde 1939 a 1975.

La queja fué convocada por medio de las comunidades desde el mismo martes, cuando los operarios municipales retiraron la estatua de Francisco Franco Bahamonde instalada en la ciudad española del norte de África en el año 1978 tras su aprobación en un pleno del Municipio en 1975 tras la muerte del general.

La concentración, que no tiene tras de sí ninguna organización ni asociación, sino más bien particulares que obtuvieron el correspondiente permiso de la Delegación del Gobierno en Melilla para reunirse con las que corresponden medidas anti-Covid, como uso de mascarillas o distancia de seguridad, y el deber de no interrumpir el tráfico, se ha festejado “para llevar a cabo entender a la reunión de esta ciudad y a los melillenses cuál es nuestro pensamiento”.

De esta forma, han explicado en su convocatoria, así como sucedió, que el acto ha comenzado con el relato del ‘Socorro a Melilla’ que protagonizó Franco a Melilla en 1921 tras la derrota militar de españa en Annual y la defensa que hizo la Legión de la región autónoma frente el avance de las tropas del líder rifeño Abdelkrim, la entonación del himno legionario ‘El Novio de la desaparición’, vivas reglamentarios y, por último, el recitado del ‘Espíritu de Unión y Socorro del Credo de la Legión’.

El acto, en el que numerosos participantes portaban banderas de España o lucían el típico ‘chapiri’ ―gorro legionario―, se ha desarrollado sin accidentes, y entre los participantes no sólo había veteranos legionarios, sino más bien también melillenses de otras procedencias, tanto mujeres como hombres, jóvenes y mayores.

En declaraciones agarradas por el Faro de Melilla, entre los manifestantes ha asegurado que ”últimamente en España lo de la democracia va mal, muy mal”. 

Otra manifestante ha asegurado que en el franquismo “no vivía reprimida” pero que “ahora sí”. “En este momento si digo viva Franco soy facha, que lo soy, y a mucha honra”. 

La estatua de Franco, tras su retirada el martes, fué guardada en una caja de madera en el almacén general de Melilla hasta el momento en que el Gobierno de la Localidad decida su destino final, mientras PP y Vox estudian recurrir el pleno que aprobó su retirada por la participación en el mismo del presidente de CPM, Mustafa Aberchán, que la semana anterior fue culpado a un par de años de prisión y treinta de inhabilitación por el llamado “caso voto por correo”.




Source backlink

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *