La concejala de Ceuta que pone en su sitio a la ultraderecha: «De una mente normal no van afirmaciones como las de Vox»

MDyC.Fatima Hamed Hossain, portavoz de MDyC. “Es usted un fascista. A su capacitación hay que ilegalizarla en todo el país. no sé qué hacen el resto partidos que se llaman demócratas con tanta tibieza”. Hace

“Es usted un fascista. A su capacitación hay que ilegalizarla en todo el país. no sé qué hacen el resto partidos que se llaman demócratas con tanta tibieza”.

Hace menos de dos meses, desde la tribuna de la Reunión de Ceuta, la concejala y portavoz del Movimiento por la Dignidad y la Ciudadanía de Ceuta (MDyC), Fatima Hamed Hossain, definía de este modo de definitiva a un concejal del partido de ultraderecha Vox. 

Su alegato fue muy compartido en Twitter, donde hace algunas semanas, otra de sus intervenciones respondiendo a la ultraderecha volvió a viralizarse.

Respondía al mismo concejal, Carlos Verdejo, quien había definido a Hossain como “yihad”. “Usted es yihad, es sharia. Usted es un retroceso social y un fracaso del sistema educativo español y de la educación”, ha dicho el representante ultra. 

“ afirma que yo soy yihad. ¿Usted sabe lo que significa la palabra yihad? Usted no posee ni condenada iniciativa. Yihad significa esfuerzo. Y me enseñaron desde muy pequeña a esmerarme”, contestó Hossain. 

“Me sorprendió gratamente”, explica en declaraciones a El HuffPost preguntada por la notoriedad de sus intervenciones. “Es innegable que en estos momentos, todo acompañamiento para plantar cara a la ultraderecha, es más que necesario y también imprescindible”, asegura. 

“Hay que tejer una red de los pies en el suelo que no deje que quienes no respetan a los demás por ser distintas, se sientan respaldados si no todo lo contrario”, afirma la portavoz de MDyC, cuya imagen se ha popularizado con sus concluyente intervenciones. 

Natural de hace 43 años en una de las zonas más humildes de Ceuta, decidió estudiar Derecho y especializarse en mediación civil y en derechos humanos para “intentar, al menos, mudar las cosas”. Lleva 14 años ejercitando y desde 2014 lidera MDyC, un movimiento político que la llevó a convertirse, en 2015, en la primera mujer musulmana en dirigir un conjunto político en la Reunión de Ceuta. 

¿Qué percepción ve en la gente en España sobre su religión?

Por suerte, y en la mayoría de los casos, creo que el respeto es mayoritario, al margen de que puedan existir determinados prejuicios alimentados por el sensacionalismo o por otros intereses.

¿Hay muchos prejuicios?  

Pienso que hay quienes aún no han entendido que tener una nacionalidad no es incompatible con tener un credo, otro o ninguno y que es exactamente ahí, en la pluralidad y el respeto, donde radica la clave. Es como en el momento en que te preguntan si alguien es español o musulmán, como si fuera incompatible.

¿Qué nos falta por entender?

Supongo que es necesario incidir mucho más en la aconfesionalidad del Estado y en la pluralidad y multiculturalidad como claves del avance social. En Ceuta hemos vivido siempre y en todo momento esa pluralidad, hemos compartido la vida con nuestros vecinos, fuesen cristianos o hebreos. No han existido ghettos, por eso en este momento no comprendemos de qué manera Vox ha surgido con tanta fuerza, aunque quizás se deba al hartazgo de la gente de Ceuta con el alcalde del PP [Juan Jesús Vivas].

¿Cómo tenemos la posibilidad de definir ideológicamente a MDyC?

Somos una formación localista cuyo interés primordial es el de los ceutíes sin supeditarnos a las pautas que logren darse a los partidos de implantación nacional, cuyos representantes, por desgracia, olvidan las reivindicaciones de nuestro pueblo a la hora de elevarlas alto y claro a las más altas instancias nacionales, agachando la cerviz frente sus ejecutivas nacionales.

«Hay quienes aún no han entendido que tener una nacionalidad no es incompatible con tener un credo»

En 2019 la ultraderecha entra a la Reunión con seis diputados y el 22% de los votos, ¿de qué forma vive ese momento? ¿Se lo aguardaban?

Lo cierto es que no. Fundamentalmente por sus mensajes basados en el odio y la discordia lejos de las proposiciones constructivas que aporten valor añadido a la política local. Cristianos, musulmanes, hebreos y también hindúes hemos convivido en Ceuta con total normalidad. Aquí oyes la llamada a la oración desde una mezquita, ves las procesiones de Semana Santa, felicitas la Janucá o ves como Ganesh visita a nuestra Patrona en la Iglesia de África. Por eso no comprendemos cómo en una ciudad de la que todos formamos parte puede aparecer ese potencial tan racista.

¿Hay mucho más racismo en Ceuta desde el auge de Vox?

No lo creo. Cuestión diferente puede ser la visibilización de algunos comentarios o reacciones que habitualmente no existían con tanto descaro. Su mucho más ejemplo evidente son sus representantes en el ayuntamiento donde pleno sí, pleno asimismo, lo único que buscan es la confrontación persistente sin aportar nada. Pero en los vecinos no se vive ese conflicto, Ceuta no es racista, nuestra solidaridad como pueblo se revela cada día, prestando asistencia a quien lo necesita, colaborando con las entidades sociales, donde absolutamente nadie te pregunta de qué religión eres.

Vemos que la ultraderecha crece en todos los lugares, el último lugar, en Cataluña, ¿qué opinión le merece? ¿Hay algún antídoto contra este fenómeno?

El único antídoto es tomar conciencia y dejar al descubierto cómo son y cuáles son sus objetivos. Ellos se alimentan del miedo, de representar, mediante la gente que vienen de fuera, todo mal habido y por haber. Creo que lo que mejor que tenemos la posibilidad de realizar es plantarles cara con argumentos, ya que ellos no suelen tener mucho más que soflamas y propaganda falsa. Y, evidentemente, incidir en la importancia de la educación, de la capacitación y de la cultura, que es la que derruye todos y cada uno de los prejuicios. A la extrema derecha le chifla explotar a todos estos inmigrantes sin documentación. Hay infinidad de ejemplos de inmigrantes que llegaron a fallecer por la explotación laboral. Lo único que procuran es vivir del erario público, como ha hecho su líder [Santiago Abascal] toda la vida.

Hablemos del incidente del otro día en la Reunión. ¿Qué sintió al escuchar las palabras del diputado de Vox? 

En principio, estupefacción. Me resultó surrealista percibir semejantes burradas. Si bien, conociéndoles, en cuanto les dejas sin argumentos recurren al insulto, a llamarte fracaso del sistema educativo o retroceso social. Aún de esta manera, saben que MDyC siempre les va a plantar cara incluso en los juzgados si es necesario, como hemos hecho por los mensajes racistas que han salido de un conjunto de WhatsApp en el que presuntamente estaban miembros y similares de este partido.

«Lo que mejor ante Vox es plantarles cara con argumentos, en tanto que no suelen tener mucho más que soflamas y publicidad falsa»

¿Cuántos capítulos de este modo vive en cada pleno?

Por desgracia, bastantes. La ciudadanía de Ceuta tiene suficientes inconvenientes para tener que percibir las boberías de un conjunto de pirómanos sociales que nada aportan. Sin embargo, la práctica totalidad de las propuestas de Vox procuran la confrontación, la bronca, sin razonamiento alguno. Como los típicos de las denuncias falsas, la invasión de inmigrantes o las ayudas sociales, que intentan romper la convivencia, como supuestamente afirmaban en uno de esos mensajes: “No es nada extraño que en el final haya que combatir militarmente”. De una mente habitual no salen esas declaraciones.

¿Existe connivencia de otros partidos ante este accionar?

No tenemos la posibilidad de olvidar que estuvieron un año cogobernando en la sombra con el PP, que les puso la alfombra roja. Ello les dejó crecerse y exigir una secuencia de condiciones que buscaban incendiar la ciudad, como la de retirar las subvenciones a asociaciones sociales por el hecho de que apoyaban a los mucho más desfavorecidos. En el siguiente presupuesto demandaron la eliminación de todas y cada una de las subvenciones a cualquier entidad que oliera a musulmán, cuando la mayor parte de ellas no tienen credo, son de los ceutíes, absolutamente nadie te lo pregunta para acceder a sus servicios o ser parte de ellas. A pesar de todo, no podemos obviar que aún queda mucho para terminar la legislatura, con lo cual no es posible asegurar que la ciudadanía no tenga que padecer una exclusiva coalición entre el PP y Vox.

Tras lo sucedido, ¿ha sentido solidaridad de parte de algún diputado?

Sí. Creo que oyendo esas aberraciones lo extraño sería lo contrario.

Después se cruzarían por los corredores, ¿qué ocurrió?

Nada, no perdemos las formas y su actitud nos es indiferente.


Photo gallery
Famosos que apoyan a Vox


See Gallery








Source backlink

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *