Los espráis nasales, mucho más cerca de ser un arma contra el coronavirus

Múltiples equipos de científicos de todo el planeta llevan meses trabajando para desarrollar un nuevo método que no solo serviría como vacuna –una gran noticia para los aprensivos, que se ahorran el pinchazo–, sino que también

Múltiples equipos de científicos de todo el planeta llevan meses trabajando para desarrollar un nuevo método que no solo serviría como vacuna –una gran noticia para los aprensivos, que se ahorran el pinchazo–, sino que también prevendría y trataría la infección temprana del virus.

Una vez en las fosas nasales, el coronavirus se ancla a la célula y penetra en ella con su proteína S (spike), donde se multiplica con velocidad. De ahí que es tan esencial utilizar mascarilla (que cubra la boca y la nariz, no la barbilla). Pero las vacunas nasales pronto van a llegar al rescate.

Dado que la nariz es una vía de entrada clave, enfocar en los tratamientos podría no solo prevenir la infección, sino asimismo detener el virus si ahora está en el interior del organismo.

Uno de los espráis nasales más avanzados, Taffix, mostró en ensayos clínicos que previene la Covid-19. Uno de tales ensayos se efectuó en Israel entre judíos ortodoxos que iban a asistir a un macroevento religioso en septiembre de 2020 que reunía todas y cada una de las especificaciones de un acontecimiento supercontagiador. A pesar de que la tasa de infecciones había subido del 18% al 28% en esas datas, hubo un pequeño grupo que solamente se vio afectado.

Raramente, era el grupo que había usado este espray nasal, cuya eficacia comienza tras 50 segundos de su uso y protege hasta 5 horas. De los 243 participantes en el estudio, 83 utilizaron el espray durante los dos días del evento y a lo largo de las un par de semanas siguientes.

Al examinar las tasas de infección, solo 2 personas de las 83 que usaron el espray brindaron positivo, pero sin síntomas graves, en frente de las 16 de las 160 personas que rechazaron el producto. Eso se traduce en una reducción del peligro del 78% merced al espray.

Esta “vacuna” nasal no está concebida para substituir las máscaras, advierten sus desarolladores. Simplemente es una herramienta mucho más contra la pandemia. La doctora Dalia Meggido, cofundadora y jefa ejecutiva de Nasus Pharma, la farmacéutica que ha creado este espray, asegura que es en especial útil en situaciones de alto peligro, como el transporte público u otros sitios cerrados.

Los estudios completados en el laboratorio detectaron un 99.99% de reducción en el número de virus activos tras exponerse a los principios activos del espray: hidroxipropilmetilcelulosa (HPMC) y benzalconio.

La HPMC, que ya se usa en algunos colirios, forma una barrera de gel sobre la mucosa nasal y reduce su pH a un 3,5 precisamente, unos escenarios en los que se desactivan la mayoría de los virus. El benzalconio, por su parte, tiene propiedades antimicrobianas.

Otros espráis nasales contra el coronavirus

La Facultad de Columbia (Estados Unidos) ha creado un antiviral nasal que inhabilita la transmisión del coronavirus en hurones y los estudiosos confían en replicar esos resultados en humanos. El principio activo de este espray nasal es un nuevo lipopéptido diseñado para evitar que el coronavirus penetre en las células de las fosas nasales.

Los científicos de la Universidad de Lancaster, por su parte, comenzaron a desarrollar un espray nasal en marzo de 2020 para prevenir no solo los contagios, sino más bien también la transmisión. De julio a septiembre realizaron ensayos con hámsteres y actualmente siguen analizando los desenlaces en colaboración con el Centro de Investigaciones Biomédicas de Texas antes de comenzar los ensayos en humanos.

La farmacéutica australiana Ena Respiratory asimismo está construyendo un espray nasal para prevenir el coronavirus haciendo más fuerte el sistema inmune. Su funcionamiento se apoya en alentar el sistema inmune innato, que es la primera línea de defensa del organismo contra la invasión de patógenos.

Administrado un par de veces por semana, este espray nasal reduce la replicación del coronavirus en un 96% en hurones. Al remarcar la contestación inmune en la principal vía de contagios, la capacidad que tiene el coronavirus de infectar y replicarse se reduce drásticamente, según un estudio de la Agencia de Salud Pública del Reino Unido.

Y aunque los espráis nasales están demostrando ser realmente útiles en la prevención del virus, algunos funcionan también como tratamiento en las fases tempranas de infección. Hoy día hay un espray nasal canadiense que se prueba como tratamiento contra el coronavirus en los hospitales de Ashford y St Peter del Reino Unido. Este espray de óxido nítrico –llamado SaNOtize– está desarrollado para matar el virus en las vías respiratorias superiores y detener su expansión a los pulmones.

En los ensayos de laboratorio mostró una efectividad del 99,9% matando el virus en 2 minutos, y en ensayos con animales, los roedores infectados que recibían tratamiento con este espray redujeron en un 95% su carga viral en el primer día de infección. En algunos casos, el virus desaparecía por completo. Se demostró que el óxido nítrico bloquea el receptor ACE2.

Rob Wilson, exministro británico que ejerce ahora de representante de SaNOtize en el Reino Unido y Estados Unidos, enseña que si los ensayos finales lanzan desenlaces positivos, podríamos contar con “un régimen efectivo, seguro y accesible en cuestión de meses” que cualquier ciudadano podrá usar en su día a día.

 

Este artículo fue anunciado inicialmente en el ‘HuffPost’ Reino Unido y fué traducido del inglés por Daniel Templeman Sauco.




Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *