8-M: una coalición feminista que no termina de sacar las grandes leyes de igualdad

GTRESCalvo y Montero Los flashes no paran, el ruido de las cámaras es casi ensordecedor. En el centro, Carmen Calvo e Irene Montero. Es 13 de enero de 2020 y la vicepresidenta primera le va

Los flashes no paran, el ruido de las cámaras es casi ensordecedor. En el centro, Carmen Calvo e Irene Montero. Es 13 de enero de 2020 y la vicepresidenta primera le va a ceder la cartera de Igualdad a la flamante ministra. Detrás observan el momento Meritxell Batet, Fernando Grande-Marlaska, Carolina Darias, Luis Lisas y Alberto Garzón. Aplausos y sonrisas, aun inclina la cabeza la novedosa titular frente su predecesora.

Calvo sonreía pero tenía tristeza en el fondo, había perdido la rivalidad de Igualdad, una materia que le emociona y por la que ha luchado a lo largo de toda su carrera. Feminista histórica en el momento en que todavía esas ideas no estaban en primera línea, aun durante las primeras negociaciones se le había ‘olvidado’ prestar ese Ministerio a UP. 

En el feminismo, sostiene al tomar la palabra Calvo, son muy importantes asimismo “los relevos generacionales”. Y añade: “Es primordial que para todos los que descubren el feminismo de manera absolutamente imprevista y de manera corta sepan el trabajo de años del movimiento feminista en este país”. Con la defensa del papel “nuclear” de las políticas feministas en un Gobierno progresista. Charla de ámbas generaciones y apela a trabajar “unidas y solidarias”. “Tienes un tajo en el que asimismo vamos a estar todas y cada una”, le lanza el guante. Se abrazan y besan.

La sala se encontraba atestada, nadie sabía lo que venía, cuesta ver esas imágenes del Ministerio hoy. Absolutamente nadie hablaba del extraño virus que se encontraba surgiendo en China. Un año de pandemia, que tuvo como uno de sus últimos actos tumultuarios la manifestación del 8-M, usada por la derecha y la ultraderecha como arma contra el feminismo y intentando encontrar su identificación con el origen del contagio masivo. Un asunto que llegó incluso frente a los tribunales, pero que el juez archivaría por último al no ver causa de delito en la aprobación por parte del delegado del Gobierno en Madrid.

Unidas Podemos acusa a Calvo de denegar las leyes trans y LGTBi

Un año después el movimiento feminista está con una situación muy diferente dentro del Gobierno a la que se había proclamado en el nacimiento de la coalición: PSOE y Unidas Tenemos la posibilidad de están enfrentados por las leyes más esenciales, no se ha sacado ninguna de las considerables reglas prometidas y la disputa se ha llevado también desde adentro al Parlamento entre los socios al Gobierno.

Las tres enormes leyes que planea Igualdad no se han aprobado todavía en el Consejo de Ministros: ley trans, ley LGTBi y la ley del ‘sí es sí’. Además de esto, los socialistas publicaron a la tramitación en solitario en el Congreso la conocida como ‘ley Zerolo’, que en su primer paso de admisión a trámite no fue apoyada por los morados (que se abstuvieron finalmente tras intentar frenarla).

2 maneras de entender el feminismo. En la parte socialista se charla de que las leyes preparadas por UP no están bien redactadas ni son seguras 100 por ciento en términos jurídicos. Por eso comunican que los retrasos se tienen que a afinar bien las normas, pero desde Unidas Podemos acusan a los socialistas (y de manera especial a Calvo) de ser poco valientes y de torpedear las leyes por una visión mucho más clásica.

Unidas Tenemos la posibilidad de estuvo presionando hasta el último instante para procurar aprobar la ley del ‘sí es sí’ en el Consejo de Ministros antes del 8-M, pero no lo consiguió. Además, la regla acaba de llevarse un golpazo por la parte del Consejo General del Poder Judicial, que ha emitido un polémico informe cuestionando los dos puntos clave: la redacción del consentimiento expreso y la supresión de la distinción entre abuso y violación. Los ‘morados’ insisten en que proseguirán con la ley pero no le ponen fecha, al unísono que recuerdan que el Poder Judicial se mostró en su día opuesto a normas como la ley del matrimonio homosexual o contra la crueldad de género (en la época de José Luis Rodríguez Zapatero).

Desde Igualdad recuerdan que la pandemia retrasó mucho los proyectos legislativos al paralizarse los trámites de audiencia pública. La regla se retomó en julio y se mandó al Consejo General del Poder Judicial posteriormente en el mes de octubre, con la suposición de emitir informe a finales de noviembre. Pero hubo mucho más de tres meses de retraso por parte del órgano presidido por Carlos Lesmes, dicen fuentes del departamento de Irene Montero.

El informe oficialmente llegaba al Ministerio el pasado martes, y en el Ministerio están en el proceso de analizarlo. Y avisan: no se va a tocar nada del permiso ni de la distinción entre abuso y violación por el hecho de que son demandas del movimiento feminista. Pero sí que se van a conocer todas y cada una de las visualizaciones que se hacen por si acaso hay algo pertinente. Luego va a ir al Consejo de Estado, con la previsión de Igualdad de que vaya al Consejo de Ministros a finales de abril o mayo. 

En La Moncloa sostienen que los retrasos se deben a cuestiones jurídicas

El enfrentamiento entre ámbas facciones dentro del Gobierno lleva meses instalado asimismo por la ley Trans, con la vicepresidenta Calvo pidiendo “seguridad jurídica” para aprobarla. Hay que tener en consideración que tiene un papel clave al presidir la comisión de secretarios de Estado y de subsecretarios, el órgano que da el visto bueno antes que vaya al Consejo de Ministros. “A mí me preocupa fundamentalmente la idea de pensar que el género se elige sin más ni más que la mera intención o el deseo, poniendo en riesgo, naturalmente, los criterios de identidad del resto de los 47 millones de españoles”, sostenía últimamente la ‘número dos’ del Gobierno.

Desde La Moncloa se niega tajantemente que se estén paralizando las leyes trans y LGTBi y charlan en todo instante de que hay que enriquecerlas legalmente y escuchar a los diferentes ministerios implicados siendo reglas complejas. Desde Unidas Podemos, en cambio, denuncian que las normas están “bloqueadas” por Calvo, que las tiene en su mesa desde enero y no hizo ninguna iniciativa concreta sobre la autodeterminación de género, que “es el punto de enfrentamiento que tiene el PSOE dentro”. “Siguen sin ofrecer ninguna señal, ni parece que quieran reunirse o negociar”, señalan desde Igualdad. Además, recuerdan que estas 2 leyes están especificadas en el acuerdo de Gobierno firmado por Pedro Sánchez y Pablo Iglesias.

Si bien faltan por sacar estas leyes, en Igualdad se detallan orgullosas del trabajo que se ha hecho a lo largo de este año y recuerdan la ONU felicitó a España por las medidas puestas en marcha durante el estado de alarma y el confinamiento por los proyectos de contingencia contra la crueldad machista. Además, ponen en valor los reglamentos de planes de igualdad y de transparencia salarial aprobados.

Una coalición feminista… esperando de las grandes leyes. 


Photo gallery
Las pancartas del 8-M


See Gallery








Source backlink

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *