La Policía pide al juez permiso para buscar los mensajes que Fernández Díaz borró de su móvil inteligente

PIERRE-PHILIPPE MARCOU/AFP via Getty ImagesJorge Fernández Díaz, sentado en su escaño, durante el debate sobre el estado de la nación de 2014. La Unidad de Temas Internos (UAI) de la Policía Nacional ha remitido al

La Unidad de Temas Internos (UAI) de la Policía Nacional ha remitido al juez que instruye la situacion Kitchen un trabajo en el que atrae recobrar a través del servicio Sitel los datos y la información contenida en el teléfono móvil del exminsitro del Interior Jorge Fernández Díaz y que pudiera ser borrada, para comprender el papel que jugó en ese operativo parapolicial. El Sitel es un sistema de escuchas telefónicas del Ministerio de Interior usado por la Policía y la Guardia Civil, que comparte los equipos electrónicos con el Centro Nacional de Sabiduría.

En este escrito remitido al Juzgado Central de Instrucción número 6, adelantado por Eldiario.es y al que ha tenido acceso Europa Press, se solicita de este modo al juez Manuel García-Castellón que acuerde publicar un mandamiento al Servicio de Detención Telefónica -sistema de escuchas telefónicas del Ministerio del Interior- para recobrar todo lo que logre dar el teléfono móvil de Fernández Díaz y “que pudiese haber sido borrado previamente a su entrega en sede judicial”.

Tras el careo festejado en sede judicial entre el exministro y su número 2, el que fuera secretario de Estado de Seguridad Francisco Martínez, el juez ordenó revisar el móvil inteligente del primero para comprender si ciertamente Martínez le envió ciertos mensajes que protocolizó ante dos notarios y en los que se dejaba ver que el ministro se encontraba alerta de la Kitchen.

En este operativo, que se desarrolló entre 2013 y 2015, se intentó substraer información sensible para el PP que estaba en posesión de su extesorero Luis Bárcenas. Para esto se llegaron a usar fondos reservados, con los que cuando menos se pagó mensualmente la cantidad de 2.000 euros al chófer de los Bárcenas, Sergio Ríos Esgueva, a fin de que fuera cómplice.

Dado que el juez interesó en el mes de febrero a la UAI un informe con carácter previo antes de devolver el teléfono móvil a Fernández Díaz, los investigadores quieren realizar este último trámite para extraer toda la información de este terminal, que desconocen si es el que usaba de 2013 a 2015, y analizarla en la condiciones en las que determine el magistrado.

Explican que pueden expurgar y limitar la información en atención a las funcionalidades desempeñadas por el ministro, para poner encima de la mesa solo esos archivos concretos que guarden vinculación directa con la investigación.

Asuntos Internos se atreve a dar este paso habida cuenta de que en oficios precedentes han informado de que se detectaron “múltiples y sólidos indicios que señalan a que en los años 2013 a 2015 se desarrolló en el campo del Ministerio del Interior una operación, llamada por sus primordiales intervinientes como Kitchen o Cocina, dirigida a la localización y apoderamiento (ajeno del trámite judicial que se proseguía en el Juzgado Central de Instrucción número 5) de documentación atesorada entonces por Luis Bárcenas”.

Sobre la posible participación del ministro en esta operación recuerdan además de esto que se han incorporado al presente procedimiento elementos de carácter indiciario que se han intervenido en el hogar particular de Francisco Martínez “que sugieren, por lo menos, el conocimiento del entonces titular del ministerio respecto a la planificación, desarrollo y ejecución de la citada operación”.

Disconforme

Recuerdan que el emprendimiento se desarrolló eminentemente en el seno de la Dirección Anexa Operativa (DAO) y que en el mismo participaron activamente tanto el comisario José Manuel Villarejo como el que fuera jefe de la UCAO Enrique García Castaño, y que se realizó con el conocimiento y bajo la supervisión del entonces secretario de Estado de Seguridad, “con dependencia directa del ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz”.

Asuntos Internos solicita esta novedosa diligencia al magistrado “sabiendo la gravedad” de los hechos y dada “la inexistencia de otro medio menos lesivo y que suponga una menor injerencia en los derechos de los investigados que permita (…) determinar de forma precisa el alcance” de la participación del exministro en Kitchen.

Exactamente, un día antes de remitir este oficio al juez, se conoció que la defensa de Fernández Díaz mostraba su desunión con visto que el juez decidiera esperar a comprender la UAI tenía interés en continuar indagando en el móvil inteligente del expolítico antes de devolvérselo.




Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *