Arthur Sniegon y la lucha contra la caza ilegal del elefante africano

A pesar del conformismo y al ecologismo de sofá de una parte de la sociedad de hoy, como contestación a la pérdida irreversible de nuestra biodiversidad, existe todavía un pequeño reducto de personas con un

A pesar del conformismo y al ecologismo de sofá de una parte de la sociedad de hoy, como contestación a la pérdida irreversible de nuestra biodiversidad, existe todavía un pequeño reducto de personas con un compromiso inexorable por realizar de nuestro planeta un ambiente habitable para todas y cada una de las especies que viven en . Incluso a costa de sus propios intereses y, a veces, de su vida.

Gracias a es posible leer una noticia como la próxima: en las tres últimas décadas, y contra todo pronóstico, el número de elefantes en Kenia se vió duplicado.

Los gorilas tuvieron a Dian Fossey y los chimpancés, a Jane Goodall. Por los leones peleó hasta su muerte George Adamson. Félix Rodríguez de la Fuente defendió a los lobos en España. Arthur Sniegon pasó la mayor parte de su historia en el continente africano peleando por la preservación de las poblaciones de elefantes en frente de la caza ilegal.

“Arthur Sniegon pasó la mayoría de su vida peleando por la preservación de las poblaciones de elefantes”

Conocí a Arthur hace mucho más de 10 años. Por aquel entonces me encontraba trabajando en un emprendimiento designado a acabar con la esclavitud de los elefantes utilizados para extraer la madera de teca en Myanmar.

En aquel primer encuentro, Arthur me explicó que fue en África, en unas vacaciones junto a su familia, en el momento en que por vez primera contempló próximo a él a un enorme paquidermo. La visión le impactó de tal manera que, desde ese mismo momento, sintió que debía llevar a cabo algo para terminar con el aumento alarmante de elefantes abatidos debido a la caza furtiva.

Y así lo logró. “He vendido todo y me he comprado una moto, me voy a África a pelear por los elefantes”, me dijo un día. Con una mochila en la que cargó unas pocas pertenencias, comenzó su particular aventura, que terminaría por transformarse en la labor de toda una vida.

Una vez allí se dirigió a El Chad. Según me explicó, reclutó algunos voluntarios y se dedicó a negociar con los furtivos para que pararan la caza. En el transcurso de un tiempo consiguió mantenerlos a raya. No obstante, un día alguien les dio el aviso: habían encontrado una manada de elefantes muerta a manos de estos.

Al llegar al sitio indicado, la visión fue aterradora. La manada entera había sido asesinada a tiros. Los cazadores los habían mutilado para llevárselos en el menor tiempo posible a un espacio seguro, donde les extraerían el marfil de sus cuernos con el que comerciar ilegalmente por una aceptable suma de dinero.

A lo lejos, junto a los cadáveres de 2 elefantas, algo parecía desplazarse. Al aproximarse, Arthur vio a un pequeño elefante que se encontraba tumbado al lado de ellas. Entre tanta muerte —meditó— ese bebé parecía venir a probar que siempre y en todo momento hay una esperanza.

“Dada su corta edad, el bebé elefante aún no tenía colmillos con que agradar la avaricia de los cazadores”

La razón por la cual había logrado subsistir a la masacre era que, dada su corta edad, aún no tenía colmillos con que satisfacer la codicia de los cazadores. Entre Arthur y algunos voluntarios lo cargaron de manera rápida en un camión y lo transportaron hasta un espacio protegido, donde cuidaron de , alimentándolo con biberones.

Todo parecía ir bien, el pequeño elefante se había familiarizado enseguida con sus cuidadores y nada hacía dudar el mortal desenlace. Y es que los elefantes son animales muy capaces, con una memoria prodigiosa.

Este había visto demasiado. Había presenciado la traumática muerte de su madre y del resto de la manada. Los recuerdos pesaban bastante para , así que poco a poco el elefantito cayó en una profunda depresión y se dejó fallecer.

Fue un duro golpe para Arthur, según me confesó. Momentáneamente pensó en vender su motocicleta, olvidar lo que le había llevado hasta allí y regresar a casa. No obstante, cuando algo se transporta en la sangre no hay golpe, por duro que sea, que logre desviarte de tu camino. Conque, después de unos meses de descanso en la casa de sus progenitores en Checoslovaquia, volvió a África a continuar su pelea.

Desde ese momento Arthur ha puesto en práctica inmensidad de proyectos en los que ha conseguido la complicidad de numerosos mandatarios de distintos países para preservar las poblaciones de elefantes en todo el territorio africano.

Esta va a ser la primera de una serie de artículos en los que me propongo ofrecer testimonio de quienes han dedicado su vida a cuidar de nuestro mundo, a respetar y resguardar al resto de especies con las que coexistimos; y, en definitiva, a realizar de todo el mundo un espacio mejor donde vivir.

Para quien desee acompañar la lectura de este articulo con la música que sonaba de fondo mientras que lo escribía, os dejo a continuación el enlace.

«,»type»:»vídeo»,»meta»:»url»:»https://www.youtube.com/watch?v=rq9yhEkMXMU»,»type»:»video»,»version»:»1.0″,»title»:»Most Epic Music Of All Time – African Skies (Stephen J. Anderson)»,»author»:»xXEpicMusicWorldXx»,»author_url»:»https://www.youtube.com/channel/UCQEBifI3v8rymFc6HqN7gUg»,»provider_name»:»YouTube»,»description»:»More Epic Music Here: http://www.youtube.com/usuario/MusicKaira1\n\nPlease read the description, Thank you! \n\nIf you like it, you perro subscribe for more Epic — Dramatic — Emotional — Action — Adventure — Fantasy — Orchestral Trailer Music ;-)\n\nThere you will find: Music For Motion Picture Advertising, Vídeo Game Advertising, Trailer Productions, tv spots, commercials, promos, featurettes, Media Entertainment, News, Vistas previas & tv programs. \n\nOur Epic Music Fb Group: http://www.fb.com/MusicKaira\n\n-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-\n\nSong: African Skies\nComposer: Stephen J. Anderson\n\n-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-\n\nWebsites: http://www.stephenjanderson.com/\n\nI’m not the owner of the materials which I use in this video.\nIts a fan made for non profit promo.\nThank you!\n\n\nlegality: ‘Copyright Disclaimer Under Section 107 of the Copyright Act 1976, allowance is made for ‘fair use’ for purposes such as criticism, comment, news reporting, teaching, scholarship, and research. Fair use is a use permitted by copyright statute that might otherwise be infringing. Non-profit, educational or personal use consejos the balance in favor of fair use'»,»thumbnail_url»:»https://i.ytimg.com/vi/rq9yhEkMXMU/maxresdefault.jpg»,»thumbnail_width»:1280,»thumbnail_height»:720,»cache_age»:86400,»options»:»_end»:»placeholder»:»ex-.: 11, 1m10s»,»value»:»»,»label»:»End on»,»_start»:»placeholder»:»ex-.: 11, 1m10s»,»value»:»»,»label»:»Start from»,»click_to_play»:»label»:»Hold load & play until clicked»,»value»:false,»fullBleed»:false,»flags»:[],»enhancements»:,»options»:{«device»:»desktop»,»editionInfo»:»id»:»es»,»name»:»España»,»backlink»:»https://www.huffingtonpost.es»,»locale»:»es_ES»,»slideshowAd»:»scriptTags»:[],»otherHtml»:»»,»slideshowEndCard»:{«scriptTags»:["attribs":,"scriptBody":"rn (function()rn var c = document.getElementById(‘taboola-endslate-thumbnails’);rn c.id += ‘-‘ + Math.round(Math.random()*1e16);rn rn var taboolaParams = rn loader: "//cdn.taboola.com/libtrc/aol-huffingtonpost/loader.js",rn mode: "thumbnails-b",rn container: c.id,rn placement: "Endslate Thumbnails",rn target_type: "mix"rn ;rn rn if (typeof window.modulousQueue === "function") rn twindow.modulousQueue.add(function() doTaboola(taboolaParams); );rn else rn tdoTaboola(taboolaParams);rn rn ());rn"],»otherHtml»:»

«},»isMapi»:false,»isAmp»:false,»entryId»:»60421bf0c5b613cec15cf8a9″,»entrySection»:»life»,»isWide»:false,»headerOverride»:null,»noVideoAds»:false,»isNative»:false,»isHighline»:false,»vidibleConfigValues»:null,»customAmpComponents»:["apester-media","playoncenter"],»ampAssetsUrl»:»https://amp.assets.huffpost.com»,»videoTraits»:null}}»>

La fotografía usada en el artículo procede de la Wikipedia y tiene la licencia Creative Commons Attribution-Share Alike 4.0 International.

«},»isMapi»:false,»isAmp»:false,»entryId»:»60421bf0c5b613cec15cf8a9″,»entrySection»:»life»,»isWide»:false,»headerOverride»:null,»noVideoAds»:false,»isNative»:false,»isHighline»:false,»vidibleConfigValues»:null,»customAmpComponents»:["apester-media","playoncenter"],»ampAssetsUrl»:»https://amp.assets.huffpost.com»,»videoTraits»:null}}»>

Animales tomando un baño




Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *