Entre los grandes expertos españoles señala el primordial riesgo que ve de aquí a algunas semanas

Adolfo García Sastre, director director del Centro de Salud Global y Patógenos Emergentes del Hospital Monte Sinaí (Novedosa York) y entre los virólogos mucho más importantes del mundo, ha concedido una entrevista este martes a Carlos Herrera en


Pruebas de cribado por la Covid-19.

Adolfo García Sastre, director director del Centro de Salud Global y Patógenos Emergentes del Hospital Monte Sinaí (Novedosa York) y entre los virólogos mucho más importantes del mundo, ha concedido una entrevista este martes a Carlos Herrera en la Cope. 

El periodista le ha preguntado al experto si ve probable la llegada de una cuarta ola después de lo duro que ha sido pasar la tercera. Sastre ha señalado que “las vacunas darán lo que precisa para acabar el episodio pandémico” pero que todo depende “de cuánta prisa nos tengamos la posibilidad dar” para conseguir las vacunas necesarias. El científico ha añadido que “lo más importante” es tener a bastante gente vacunada. 

El virólogo ha asegurado que ve improbable la llegada de una nueva ola si bien no desecha que logre acontecer si lo hacemos “muy mal”. Sastre ha explicado que en estos instantes están vacunados los conjuntos de peligro y cada día se vacuna a más personas: “Puede haber hospitalizaciones, pero debería acrecentar bastante para que ocurriera una cuarta ola. Tendríamos que llevarlo a cabo muy mal para que suceda”. 

Sastre ha comentado que no piensa que la población se deba vacunar contra el coronavirus todos los años pero quizá sí “cada tres años o cuatro años”: “Eso es algo que no entendemos pero ya no es algo que sea tan urgente como lo que poseemos en este momento y es manipulable”. 

Herrera le ha preguntado al especialista si cree que en España va a estar vacunado el 70% de la población antes o tras el verano. “Ya veremos a conocer de qué manera andamos con el número de vacunaciones según vayan saliendo mucho más dosis de la vacuna o no”.

Sastre ha contado el caso de Estados Unidos, donde se comenzó “un poco retardado” pero según se han producido y se han distribuido más vacunas se está incrementando mucho el número de personas vacunadas. 

El científico burgalés puso el foco en lo que sí le puede preocupar: que haya gente que no quiera ponerse la vacuna. “Tendrá dependencia más, fíjate, de que haya una proporción grande, por ejemplo del 40%, de gente que no quiera vacunarse, que realmente de tener las vacunas primordiales para vacunar el 70% de la población”, aseguró. 

Un escenario que espera que no suceda: “Espero que eso no ocurra porque quisiera que la multitud se esté dando cuenta del encontronazo que empieza a tener la vacunación, de los pocos casos desfavorables que ha habido más allá de haber sido puesta en los brazos de miles de individuos”. 




Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *