La sorprendente foto de Pablo Díaz, de ‘Pasapalabra’, muy cambiado y junto a la reina

Pablo Díaz se convirtió en las últimas semanas en entre los individuos televisivos mucho más populares de España gracias a sus resaltadas actuaciones en Pasapalabra, donde se ha quedado en múltiples oportunidades rozando el gran

Pablo Díaz se convirtió en las últimas semanas en entre los individuos televisivos mucho más populares de España gracias a sus resaltadas actuaciones en Pasapalabra, donde se ha quedado en múltiples oportunidades rozando el gran premio.

Antena 3 sabe el éxito del concursante y, por eso, lo procura explotar tanto como puede. Por poner un ejemplo, realizando a menudo vídeos para su página web en los que exhibe a los espectadores su lado más íntimo y que están grabados en su propia casa.

En uno de ellos, sus padres, Belinda Sánchez y Gustavo Díaz-Jerez, afirman que Pablo es la “mezcla ideal entre racionalidad y emoción”. Su madre, que es profesora de música, explica incluso de qué forma se inició la afición del concursante por ese arte.

Recuerda que a su casa iban violinistas a ensayar y, por eso, Pablo escuchaba con frecuencia ese instrumento. Y un día, cuando tenía un par de años, escuchó el concierto para violín de Beethoven. “Vino corriendo y ha dicho: ’Mamá, ¿qué dice el violín?”, recuerda Belinda.

Inmediatamente después, la mujer muestra algunas fotografías de cuando el concursante era niño. Hay imágenes de todo género: de niño en a playa, pintando números en el hogar, patinando, tocando el piano y de viaje.

Pero, entre todas ellas, resalta una donde un joven Pablo, con barba, aparece al lado de la reina Sofía, que le está entregando un diploma.

“Esto es ya de mayor en la Escuela Reina Sofía, que le dieron un premio. La reina Sofía le dio el premio final”, explica la madre.

Belinda también subraya que la abuela del concursante le animó desde niño a que se presentara a Pasapalabra en relación cumpliese los 18 años. Pero destaca que hubo un “antes y un después” en el momento en que tenía 17 años, en un viaje a Novedosa York. 

“Nos mencionó que cuando terminara la carrera de violín quería estudiar un máster de composición. Le afirmamos que realmente bien, pero que se debería presentar a alguna beca. Y nos contestó: ‘Bueno, o me presento a Pasapalabra’. Nos entró risa y en el momento en que llegó a Madrid decidió estudiar Pasapalabra pero de manera incesante”, recuerda su madre.




Source backlink

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *