¿Qué sabemos de las erecciones de más de 4 horas como supuesto nuevo síntoma de la COVID-19? De momento se han documentado sólo dos casos

Nos habéis preguntado por titulares de medios de comunicación que hablan de un supuesto nuevo síntoma de la COVID-19: las erecciones de cuatro horas en personas con más de 60 años, lo que se conoce

Nos habéis preguntado por titulares de medios de comunicación que hablan de un supuesto nuevo síntoma de la COVID-19: las erecciones de cuatro horas en personas con más de 60 años, lo que se conoce como priapismo. 

Según dos artículos científicos, se han detectado dos casos en los que dos pacientes, uno de 69 años y otro de 62, han sufrido priapismo después de contagiarse de SARS-CoV-2. En ambos casos se ha tratado de priapismo isquémico o de bajo flujo, el tipo más frecuente, que se debe a una oclusión de las venas del pene. 

El presidente de la Sociedad Española de Andrología, Medicina Sexual y Reproductiva (ASESA), Ferrán García, explica a Maldita Ciencia que este caso “más bien debería considerarse una complicación de la enfermedad tromboembólica que presentan algunos pacientes infectados por COVID-19”, pero que no es exclusiva de esta enfermedad. El urólogo del Instituto de urología Lyx y coordinador del grupo de andrología de la Asociación Española de Urología (AEU), Juan Ignacio Martínez Salamanca, afirmó en una entrevista en Onda Madrid que hasta ahora se trata de algo incierto sobre lo que habrá que ir acumulando experiencias, puesto que de momento son “comunicaciones anecdóticas” de casos. Os lo contamos.

Se han documentado dos casos de priapismo asociados a una complicación tromboembólica de la COVID-19, por lo que hacen falta más evidencias para considerarlo un síntoma del coronavirus, según los expertos

El priapismo es una erección persistente sin relación con la estimulación sexual y que a menudo es dolorosa. A fecha de 15 de marzo, se han detectado dos casos en pacientes de COVID-19 de más de 60 años. Uno de ellos se detectó en un “varón de 69 años con antecedente de obesidad” que finalmente falleció, y el otro en un “hombre de 62 años con antecedentes de cirugía inguinal izquierda y apendicectomía”. Ambos casos se han publicado en la revista científica The American Journal of Emergency Medicine.

En ambos casos aseguran los autores que se trata de priapismo isquémico o de bajo flujo, el tipo más común, que dura más de cuatro horas y que requiere de intervención médica urgente. Este tipo de priapismo “consiste en la oclusión u obstrucción por trombos de las venas encargadas del drenaje de la sangre de los cuerpos cavernosos del pene”, explica Ferrán García. Y añade que “el tratamiento para el priapismo isquémico debe ser rápido para evitar el riesgo de disfunción eréctil permanente”.

La infección por SARS-CoV-2 puede causar tromboembolismo venoso. En los dos casos reportados se apunta al priapismo como una complicación tromboembólica en pacientes con COVID-19. García afirma que “un síntoma es una manifestación de una alteración orgánica o funcional apreciable por el médico o el enfermo. Hasta aquí el priapismo es un síntoma. Pero en este caso la causa es el estado tromboembólico que puede o no darse en la COVID-19”.

De esta manera, considera que con las evidencias que tenemos hasta ahora, el priapismo “más bien debería considerarse una complicación de la enfermedad tromboembólica que presentan algunos pacientes infectados por COVID-19” que un síntoma propio de la enfermedad. Ferrán García no tiene constancia de que se hayan detectado casos de priapismo asociado a la COVID-19 en España.

Por su parte, el urólogo Juan Ignacio Martínez Salamanca, afirmó en una entrevista en Onda Madrid que los casos documentados en esta revista científica de emergencias son “motivo de estudio y de análisis”. 

“Curiosamente, estos pacientes ya estaban tratados con heparina”, un anticoagulante, “y a pesar de ello hicieron este priapismo”, explica Martínez Salamanca. “Los autores que lo han descrito dicen que era un priapismo de bajo flujo relacionado con fenómenos trombóticos venosos. Pero bueno, eso está todavía por aclarar y habrá que seguir acumulando experiencia y analizando los casos que puedan ir surgiendo a lo largo del tiempo”, explicó.

El urólogo también aseguró que estos casos “parece que podrían tener relación con fenómenos tromboembólicos” pero que “el origen no está claro porque son comunicaciones anecdóticas de casos”, por lo que habrá que esperar.

En definitiva, a fecha de 15 de marzo, se han documentado dos casos de priapismo isquémico que los autores de los artículos científicos que lo documentan asocian a una complicación tromboembólica en pacientes con COVID-19, aunque habrá que esperar a tener más evidencias para considerarlo como un síntoma de la infección por coronavirus, según los expertos.


Primera fecha de publicación de este
artículo: 16/03/2021


Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *