En el Día Mundial del Sueño: mitos, bulos, datos y curiosidades sobre todo lo que ocurre mientras dormimos

El viernes 19 de marzo se celebra el Día Mundial del Sueño y desde Maldita Ciencia aprovechamos para recordaros algunos mitos, bulos y datos relacionados con el sueño y la importancia de dormir bien. Os

El viernes 19 de marzo se celebra el Día Mundial del Sueño y desde Maldita Ciencia aprovechamos para recordaros algunos mitos, bulos y datos relacionados con el sueño y la importancia de dormir bien. Os contamos qué funciones cumple el sueño, por qué tenemos pesadillas, roncamos o bostezamos, si la siesta es mala o si dormir con plantas en la habitación puede ser perjudicial porque nos roban el oxígeno.

Qué funciones cumple el sueño y cuánto es necesario dormir para que lo haga

Cada viernes probablemente algunos de vosotros penséis en aprovechar el sábado y el domingo para dormir lo que no habéis podido durante el resto de la semana. Si es así, seguro que os interesará saber por qué dormir bien es importante y cuántas horas es suficiente.

Laura Lillo, la codirectora del Programa de Medicina del Sueño de la Unidad de Neurología del Hospital Ruber Internacional, explica que «el sueño es una necesidad fisiológica y como tal su privación, tanto aguda como crónica, tiene graves consecuencias sobre la salud«. Los efectos a corto plazo de no dormir pasan por un empeoramiento en nuestra atención y memoria y un impacto en nuestro ánimo y conducta, «de manera que nos volvemos irritables y más impulsivos», según Lillo.

¿Y cuántas horas son suficientes? Según una declaración conjunta de consenso de la Sociedad de Investigación del Sueño y la Academia Estadounidense de la Medicina del Sueño, los adultos deberían dormir al menos siete horas o más por noche de forma regular para promover una salud óptima.

Por qué tenemos pesadillas y en qué fase del sueño se producen

Nos habéis preguntado por qué tenemos pesadillas y en qué fase del sueño se producen. Las pesadillas se producen durante las fases REM del sueño, que son las de sueño profundo, y corresponden a un fenómeno que se denomina parasomnias. “Las parasomnias son trastornos de la conducta durante el sueño. Podríamos definirlo como una transición anómala entre el sueño y la vigilia”, cuenta a Maldita Ciencia Marta Naranjo, neurofisióloga del Hospital La Luz (Madrid).

Joselin Miranda, psicóloga del Colegio Oficial de Psicología de Madrid y del gabinete Center Psicología Clínica, explica a Maldita Ciencia que las pesadillas pueden ser habituales en la infancia y tienden a disminuir con la edad. Tenerlas de vez en cuando no debe ser motivo de alarma. 

Las pesadillas pueden producirse frente a eventos traumáticos, como efectos secundarios de algunos medicamentos o ante eventos estresantes cotidianos. El estrés, los cambios en los ritmos circadianos o el aburrimiento han influido en que durante la pandemia hayamos tenido más pesadillas, tal y como os hemos contado en Maldita Ciencia.

¿La siesta es buena o mala para la salud?

¿Qué dice la ciencia sobre el efecto en la salud de las siestas? ¿Es beneficiosa o perjudicial? Lo cierto es que no está claro: hay algunos estudios científicos pero muestran resultados contradictorios.

Por un lado, una investigación publicada en 2015 observó que las personas con hipertensión arterial que se echaban una siesta tenían una menor tensión arterial y que era más baja cuanto más tiempo duraba la siesta. Otro estudio de 2010 incide en que las siestas mejoran el rendimiento cognitivo.

No obstante, la siesta también tiene sus riesgos. Si te la echas demasiado tarde, podría afectar a tus patrones de sueño nocturno y dificultar dormir en la noche. Además, las siestas pueden dejar a las personas con inercia de sueño, especialmente cuando duran más de 10 o 20 minutos, según la Fundación Nacional del Sueño de Estados Unidos. La inercia del sueño es la sensación de aturdimiento y desorientación tras despertar. 

Qué es el ruido blanco y por qué no es lo más recomendable para dormir a tu bebé

En Internet abundan los vídeos y las aplicaciones de ruido blanco que tienen como objetivo ayudar a que se duerman los bebés. Celia García Malo, neuróloga especialista en sueño del Instituto del Sueño, cuenta a Maldita Ciencia que se considera ruido blanco a “aquellos ruidos uniformes, sin grandes variaciones en su cualidad ni intensidad”. Podrían considerarse ruido blanco la lluvia, el fuego de una chimenea, la lavadora, la radio o la televisión a un volumen bajo.

Nos habéis preguntado si estos sonidos sirven para algo y si son malos. A día de hoy no hay suficiente evidencia científica para recomendar su uso. Además, recurrir a ellos de forma sistemática puede ser contraproducente al crear una dependencia del bebé al sonido para poderse dormir.

No hay evidencias científicas de que las radiaciones que emite el móvil mientras dormimos, aun estando en la mesilla o debajo de la almohada, repercutan en la salud

El móvil se ha convertido en un dispositivo que suele acompañarnos casi las 24 horas del día. Nos habéis preguntado si es o no perjudicial dormir con el teléfono en la mesilla, bajo la almohada o cerca. Lo cierto es que no.

Por muy cerca que generalmente lo tengas, incluyendo las horas de sueño; por mucho que hables por teléfono o mandes mensajes durante el resto del día, sus emisiones ni te van a causar cáncer ni van a ser el origen de ninguna otra enfermedad. 

Si así fuera, y teniendo en cuenta que vivimos en una sociedad en la que dependemos continuamente del dispositivo, todos nosotros seríamos potenciales víctimas de esas «fatídicas consecuencias». Sin embargo, no hay evidencias científicas que reflejen algo similar.

Por qué dormir sobre el lado izquierdo del cuerpo puede suponer algunas ventajas para la salud 

A lo mejor ni siquiera te has llegado a plantear si duermes de un lado o de otro. Si es así, quizá te estemos haciendo un flaco favor al poner el tema sobre la mesa, porque seguro que esta noche sí que estás pendiente. Nos habéis preguntado si dormir echados hacia el lado derecho puede ser perjudicial o si hacerlo hacia el lado contrario puede suponer algún beneficio para nuestra salud. 

La respuesta es que dormir acostados sobre el lado izquierdo sí que puede tener ciertas ventajas, pero hacerlo del derecho no supone ningún problema grave. «Hay algunos datos acerca de que, si lo hacemos sobre el izquierdo existe menos posibilidad de reflujo gastroesofágico, una de las causas de despertares nocturnos y de sueño no reparador», comenta a Maldita Ciencia Javier Puertas, vicepresidente de la Sociedad Española del Sueño.

¿Cuál es la mejor postura para dormir durante el embarazo?

Si has estado embarazada quizás lo hayas oído alguna vez: es mejor dormir hacia el costado izquierdo. ¿Pero es verdad? La respuesta corta es que algunos expertos y la literatura científica dicen que sí pero sólo a partir del tercer trimestre del embarazo y otros mantienen que no importa la postura a la hora de dormir.

Carolina Esteve, ginecóloga de la Clínica Eugin, centro de reproducción humana asistida, cuenta a Maldita Ciencia que “en el primer trimestre no se limita la posición para dormir y en el segundo no se recomienda boca abajo por la incomodidad para dormir por la propia barriga”. 

En cambio, en el tercer trimestre se desaconseja dormir boca arriba “por un problema anatómico”: “El peso del feto y la placenta sobre la vena aorta y la vena cava inferior que irrigan la placenta”. Estos vasos sanguíneos pasan por el vientre y el propio peso del útero los comprimiría si dormimos boca arriba. Aunque es algo que en general “no tiene que dar problemas”, podría llegar a suponer disminución del riego sanguíneo a la placenta.

No, no es perjudicial dormir con plantas en la habitación porque nos roben el oxígeno

También nos habéis preguntado si dormir con plantas en la habitación es malo. Pues no, no hay evidencias de que sea así. Es cierto que, para sobrevivir, una planta realiza dos procesos: la fotosíntesis, mediante la que absorbe dióxido de carbono y expulsa oxígeno; y la respiración, que es la sucesión inversa. 

Pero ojo, ni ambas actividades se alternan día y noche, respectivamente (que es lo que os hace sospechar), ni la cantidad de oxígeno que una planta consume durante la respiración es lo suficientemente relevante como para que sea perjudicial para nuestra salud. De hecho, una persona durmiendo a nuestro lado consumirá más oxígeno que una planta. 

No, no hay evidencias de que dormir con media cebolla en la mesilla cure (o alivie) el resfriado

A parte de un olor peculiar en la habitación en la que la sitúes, por el momento, no hay evidencias de que dormir cerca de una cebolla partida por la mitad calme la tos u otros síntomas del resfriado. Lo cierto es que no existen investigaciones suficientes sobre el tema.

Ahora bien, no es una costumbre que vaya a hacerte ningún mal. Además, al no haber medicamentos que curen el resfriado (sólo algunos que ayudan a sobrellevar los síntomas) y por obra y gracia del efecto placebo, mucha gente sigue utilizando este remedio casero «por si acaso».  

No, levantarte de la cama de golpe, aunque te maree un poco, no te va a matar

Si alguna vez te has mareado al incorporarte de la cama rápidamente, no hay nada que temer: no es una señal de que vayas a morir, ni mucho menos. Esta situación tan habitual es consecuencia de la hipotensión ortostática o postural a la que, en cristiano, nos referimos como bajada de tensión, ya sea por pasar mucho tiempo de pie o por levantarnos de golpe.

La hipotensión ortostática suele ser una sensación leve y breve que no conlleva mayor complicación cuando no existen problemas cardiovasculares previos. Lo que sí es cierto es que esta puede ser la causa de un desmayo que sí podría ser peligroso si, al perder la consciencia y caer, nos golpeamos contra el suelo o con objetos cercanos

¿Por qué se producen las erecciones matutinas?

Conocidas en inglés como «morning woods» (algo así como madera o bosque mañanero, una descripción cuanto menos gráfica) o tumescencia peneana nocturna (NPT), las erecciones durante el sueño o al despertar son comunes en prácticamente todos los hombres. Además, si todo va bien, suele ocurrir de 3 a 5 veces desde que se concilia el sueño. Aunque suelen tomarse como una señal de estimulación sexual, en realidad se trata de una respuesta física a varios estímulos, no necesariamente sexuales. 

En primer lugar, el nivel de testosterona es mayor al despertar y durante las fases REM del sueño, cuando dormimos profundamente. Esto puede ser motivo suficiente para que se inicie una erección, incluso sin haber estimulación física. Un artículo de 2005 publicado en el Journal of Sexual Medicine indica que las erecciones matutinas podrían tener un propósito evolutivo.

Las erecciones nocturnas, eso sí, están relacionadas con la salud sexual. De hecho, la prueba de erección nocturna se utiliza para el diagnóstico de disfunción eréctil: el médico coloca un dispositivo alrededor del pene para medir la cantidad de erecciones durante la noche. «Si la prueba registra que un hombre puede tener erecciones, es más probable que la disfunción eréctil esté causada por algo mental o emocional (no físico)», explica la web de información sobre salud Webmd.

¿Por qué roncamos?

Normalmente roncamos porque algo interrumpe físicamente el flujo de aire que expulsamos al respirar mientras dormimos. Existen diferentes factores que pueden interferir en la emisión de este incómodo sonido mientras descansamos. Por ejemplo, la alergia, algún tipo de deformación en la nariz o pequeños pólipos que la puedan obstruir, poca musculatura en la garganta y la lengua o el sobrepeso.

«La causa más frecuente del ronquido es que los pacientes, por diferentes razones, sobre todo por el sobrepeso, por la edad o por los cambios hormonales en el caso de la mujer, tienen los tejidos de la vía aérea superior laxos, débiles: el paladar, la lengua, etc., están blandos», explica a Maldita Ciencia Guillermo Plaza, miembro de la Junta Directiva de la Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello (SEORL-CCC). «Debido a esa laxitud, al dormir se produce una vibración, que es el sonido que podemos identificar como un ronquido, en el que intervienen sobre todo el paladar y la lengua«, aclara.

¿Por qué bostezamos y por qué se contagian los bostezos?

Una persona bosteza y acto seguido otras que tiene a su alrededor abren la boca poco a poco y repiten esta acción. Probablemente esta situación te sea familiar. ¿Por qué bosteza una persona? Y lo que parece más intrigante, ¿por qué se contagian los bostezos? A día de hoy no conocemos con certeza el motivo, pero se barajan algunas hipótesis.

Andrew C. Gallup, profesor asistente de Psicología en el Instituto Politécnico de la Universidad Estatal de Nueva York (SUNY, por sus siglas en inglés), explica a Maldita Ciencia que “el bostezo está influenciado por patrones circadianos [los ciclos que indican a nuestro cuerpo cuando es de día y cuándo de noche] y frecuentemente ocurre durante estados de disminución del procesamiento mental y fatiga”. Según el profesor, bostezar sirve para “mejorar la circulación intracraneal y el enfriamiento del cerebro”. 

Entre las hipótesis que se barajan, algunas sugieren que los bostezos son una forma de comunicar el estado interno de uno mismo”. Por ejemplo, una transición de un estado de excitación fisiológica o psicológica a un estado más relajado. Otras hipótesis tienen en cuenta el papel de los bostezos para “promover la vigilancia grupal” y “sincronizar el comportamiento del grupo”.  

No, hacer la cama no es malo para tu salud por los ácaros

Nos habéis consultado si hacer la cama es malo para la salud por los ácaros. La respuesta es que no. El origen de este mito es un estudio de 2005 pero, por alguna razón, cada pocos años vuelve a hacerse noticia (incluso con las mismas declaraciones), sin que haya habido ninguna novedad sobre el tema. 

Según la investigación, basada en simulaciones informáticas, dejar la cama sin hacer podía reducir la humedad en las sábanas y el colchón, condiciones necesarias para la supervivencia de los ácaros. Este estudio se iba a complementar con uno posterior, en condiciones reales, pero no llegó a hacerse.

Sin embargo, los ácaros pueden sobrevivir varios días en condiciones “secas”, por lo que dejar la cama ventilándose durante unas horas podría no ser suficiente para matarlos. Aunque consiguiéramos deshacernos de ellos, aún quedarían sus restos, que pueden seguir causando alergia durante mucho tiempo. 

¿Por qué a veces nos dan pequeños espasmos justo antes de dormirnos?

Estás a punto de dormir y justo… ¡brinco! Sea por lo que sea, un pequeño espasmo recorre tu cuerpo y te saca de ese agradable duermevela en el que te encontrabas. Nos habéis preguntado por qué sucede esto y si puede estar relacionado con algún problema de salud o del propio sueño. Estos pequeños espasmos tienen que ver la pérdida de control de nuestro sistema motor al quedarnos dormidos.

Javier Puertas, vicepresidente de la Sociedad Española del Sueño (SES), indica a Maldita Ciencia que hay dos situaciones que se asocian a este fenómeno. Por un lado, la sensación de falta de fuerza, de que te caes, que se llama la parálisis del sueño, el momento al despertar o al dormirnos en el que nos parece que no podemos movernos. La otra cuestión, que puede estar asociada a esta primera o no, es la sensación de la que hablábamos, de que nos da un espasmo en todo el cuerpo, que se llama mioclonia (sacudida muscular) del sueño, según Puertas.


Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *