No hay evidencias de que los tratamientos a base de aceite de hígado de tiburón sirvan para cuidar las articulaciones

Nos habéis preguntado si es cierto que se pueden restaurar las articulaciones con un tratamiento japonés a base de aceite de hígado de tiburón. A día de hoy, no hay evidencias científicas de que sea

Nos habéis preguntado si es cierto que se pueden restaurar las articulaciones con un tratamiento japonés a base de aceite de hígado de tiburón. A día de hoy, no hay evidencias científicas de que sea así.

Marcos Paulino, portavoz de la Sociedad Española de Reumatología y reumatólogo en el Hospital General de Ciudad Real, explica a Maldita Ciencia que el aceite de hígado de tiburón es un preparado concentrado que se obtiene del hígado de los escualos y que se utiliza en medicina tradicional desde hace décadas en Japón, Escandinavia o el sudeste asiático. 

Según cuenta, se suele comercializar en cápsulas y sus defensores le atribuyen supuestas propiedades inmunorreguladoras y antiinflamatorias y la capacidad de destruir células tumorales. Pero no existe evidencia de calidad para afirmar que eso sea así: “Si fuera tan extraordinario y con tantas aplicaciones, los tiburones estarían extinguidos desde hace tiempo”.

En Pubmed, una biblioteca de literatura científico-médica, hay unas 130 referencias acerca de su uso, de forma global, sobre todo de autores japoneses y polacos, tal y como subraya Paulino. Pero insiste: hay pocos estudios bien diseñados en humanos y se trata más de experimentación animal y en cultivos celulares (experimentos in vitro).

Alma Palau, presidenta del Consejo General de Colegios Oficiales de Dietistas-Nutricionistas, confirma a Maldita Ciencia que no hay evidencias suficientes de que el aceite de hígado de tiburón tenga efectos beneficiosos en la salud. 

¿Puede ser peligroso consumirlo? “En WebMd (una web de información sobre salud) indican que es posiblemente seguro en adultos a corto plazo aunque pueden aparecer síntomas gastrointestinales leves. En altas dosis puede elevar el nivel de colesterol plasmático (demasiado colesterol ‘malo’ puede aumentar la probabilidad de padecer una enfermedad cardíaca, accidente cerebrovascular y otros problemas). Se desaconseja en mujeres embarazadas y que den el pecho”, responde la dietista-nutricionista Beatriz Robles. Además, se ha documentado un caso toxicidad hepática aguda que remitió en el momento que se dejó de tomar las cápsulas.

El aceite de hígado de tiburón no es la única parte de este animal a la que se le atribuyen propiedades sanadoras. Lo mismo ocurre con el cartílago. Aunque, según Medline Plus, la web de salud de la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos, esta sustancia se use para tratar desde el cáncer a la artritis, la cicatrización de las heridas o los daños en la retina del ojo, tampoco hay evidencias científicas de que sea efectivo para tratar ninguna de estas enfermedades. En Maldita Ciencia os hemos contado por qué no hay evidencias de que sirva para tratar la artrosis. 

“Menos bulos, más rigor científico” es un proyecto de DKV Salud con contenido editorial de Maldita.es.

Primera fecha de publicación del artículo: 02/12/2020.


Primera fecha de publicación de este
artículo: 02/12/2020


Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *