Ayuso resiste una campaña electoral polarizada y llega al cierre ‘fuerte’ con acompañamiento habitual y investigaciones a favor

MADRID, 1 May. (EUROPA PRESS) – La presidenta de la Comunidad de La capital española y aspirante del PP a la reelección, Isabel Díaz Ayuso, va a cerrar este domingo la campaña electoral en el


MADRID, 1 May. (EUROPA PRESS) –

La presidenta de la Comunidad de La capital española y aspirante del PP a la reelección, Isabel Díaz Ayuso, va a cerrar este domingo la campaña electoral en el Puente del Rey, en Madrid Río, tal y como hizo en 2019, acompañada del presidente de su partido, Pablo Casado, y como preferida para ganar los comicios el martes.

Ayuso pondrá fin a su campaña en un atípico 2 de mayo, Día de la Comunidad de La capital española, en el que la dirigente regional ejercerá por la mañana como anfitriona instantaneamente institucional que se celebra de año en año en la Real Casa de Correos, sede del Gobierno madrileño, y que concluirá con un gran acto de cierre a las 19.00 horas en Madrid Río, insignia de la gestión de los ‘populares’ en la ciudad más importante.

La campaña de la dirigente madrileña se ha caracterizado por actos multitudinarios, ya que, aunque el PP ha establecido un perímetro vallado con distancia social entre los ayudantes, varios ciudadanos se han acercado alrededor y han querido retratarse o saludar a la presidenta. «Cada vez existen más pequeños y mascotas», bromeaba la presidenta en ciertos de sus últimos mítines.

Comunmente fué acogida con aplausos y vítores y durante estos quince días ha recibido todo tipo de regalos: postres, candelas aromáticas (‘San Ayuso, contra todo mal’), flores, cervezas y botellas de agua con su imagen, camisetas con el lema ‘comunismo o independencia’, mascarillas o muñecos funko personalizados.

Desde el instante en que comenzó la cuenta atrás hacia el 4 de mayo, Ayuso ha visitado alrededor de 20 municipios de la Red social de La capital de españa, donde por lo general se ha reunido con personas de la sociedad civil para presentarles sus proposiciones de gobierno y donde ha ofrecido multitud de mítines caminando de calle. Además, ha concedido más de treinta entrevistas en distintos medios.

Como bandera, la presidenta y aspirante a la reelección lo tiene claro: «independencia». La ‘habitual’ ha reivindicado siempre su administración de la pandemia, basada en conjugar «economía y salud», y, consciente del tirón que tiene entre el campo de la hostelería, se ha acercado a varios establecimientos de la región.

Esto lo ha compaginado con su actividad de presidenta, pues, como ella misma reitera con insistencia, no está «en funcionalidades» y el Gobierno trabaja «a máximo rendimiento». La ‘habitual’ no ha realizado grandes promesas durante la campaña electoral sino que ha reivindicado el trabajo realizado y apostó por seguir en la misma senda los próximos dos años, impulsando los puntos que le quedaban atentos.

TRASCIENDE «LAS SIGLAS DEL PP»

Ayuso ha centrado su campaña en apelar a un voto que trasciende «las siglas del PP». De esta forma, con la idea de fondo de reunificar el centro derecha en torno a su figura, ha apostado por ir más allá y luchar por el «votante socialista descontento», que no se identifica «con el sanchismo».

Para ello se ha rodeado de exdirigentes socialistas como Joaquín Leguina o Nicolás Redondo y se ha acercado a municipios del sur, tradicionales feudos del PSOE, como Fuenlabrada, Parla o Getafe. La presidenta reconoce a su ‘enemigo’: el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.

Dejando de lado al candidato del PSOE, Ángel Gabilondo, Ayuso ha echado en cara a Sánchez que después de haber «abandonado y arremetido» contra la Red social de Madrid durante la pandemia, ahora se haya involucrado de manera directa en la campaña utilizando para esto «las instituciones de todos». «Para ponerse en contra a Pedro Sánchez no se debe ser de derechas, sino más bien ser sensato», ha recalcado.

DEBATES ELECTORALES

Con la mayoría de las investigaciones siempre y en todo momento a favor, con resultados que han augurado que duplicará sus escaños y se quedará a las puertas de la mayoría absoluta, Ayuso salvó los muebles en el que era a priori su primordial escollo en la campaña: el debate a seis con el resto de candidatos en Telemadrid.

Recibió la mayoría de críticas y, aunque arrancó titubeante, reivindicó administración y se esmeró por mantener su «imagen institucional». «Todo sigue igual», expresaban desde su candidatura al día siguiente.

Con en comparación con candidato de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, la ‘habitual’ rechazó en la primera parte de la campaña electoral charlar de él y le ignoraba en la mayor parte de sus intervenciones. En las últimas semanas y, sobre todo, tras el enfrentamiento de Telemadrid y el fallido enfrentamiento de la ‘Cadena Ser’, al que ella no asistió, sí ha entrado a confrontar y ha alertado de que el líder de la formación ‘morada’ es «el mal» y quien mucho más ha «contemporizado con la violencia.

Así, y ante los intentos de los partidos de izquierda por ligar su emprendimiento al de Vox, Ayuso ha reivindicado que desea ser «libre» y tener un gobierno en mayoría que le permita impulsar medidas y contar con «los más destacados» (sin importarle que sean personas de Ciudadanos o Vox) pero ha incidido en que no es «equidistante» con situarse a un lado u otro.

«No he visto en Vox las barbaridades que sí he visto en líderes de Podemos», expresó hace unos días, aunque sí ha censurado algunos puntos de las políticas impulsadas por la capacitación de Rocío Monasterio, como el pin parental y las campañas contra los inferiores extranjeros.

AMENAZAS DURANTE LA CAMPAÑA

Ayuso ha denunciado que hayan amado, desde la izquierda, cambiar el marco de la campaña y poner el foco «en lo que no pasa». Así, ante las amenazas que se han mandado a distintas causantes políticos, entre ellos a ella misma, ha pedido «serenidad».

«Creo que si no charlamos más de ello y no le ofrecemos mucho más relevancia, como ha sido también en mi caso, pues pasa. Creo que al terror y a la crueldad hay que ofrecerle oscuridad», trasladó públicamente en una de sus intervenciones, donde recordó la tranquilidad con la que actuaron los expresidentes Mariano Rajoy y José María Aznar ante los asaltos que han recibido a lo largo de sus mandatos.

SU PROPIO PROYECTO

Prácticamente nada ha descentrado a la presidenta madrileña, quien ha sacado pecho de que impulsa su «propio emprendimiento» para la Red social de La capital de españa. De este modo, ha hecho una campaña personalista, aunque sin ocultar totalmente el logotipo del PP, su «casa».

No ha contado con la existencia de ningún barón autonómico del partido pero se ha rodeado a diario de sus consejeros, a quien pone siempre como ejemplo de «administración», tal como de los alcaldes y portavoces del partido de los ayuntamientos que ha visitado.

Por su parte, el presidente del PP le acompañó en el arranque, en un desayuno informativo que ofreció, en un mitin en Pozuelo de Alarcón, este sábado en Majadahonda y lo hará también en el cierre. Ayuso ha desvelado durante esta campaña que es «muy mandona» y que no acepta «tutelas» porque es «libre» y se debe a los madrileños.

De esta manera, no vaciló en llevar a cabo público que, pese a la buena sintonía personal que mantiene con Casado, no le agradó de qué manera se comunicó desde ‘Génova’ que el exportavoz de Ciudadanos en las Cortes Valencianas, Toni Cantó, fuese en el número cinco de su lista electoral. Ella manejaba otros «tiempos» para hacerlo público y desde la Dirección Nacional apresuraron la resolución.

Precisamente, Cantó centró una parte de la ‘otra contienda’ que se ha librado en la Justicia con las denuncias cruzadas entre partidos por los incumplimientos de la Ley Orgánica del Régimen General Electoral (LOREG). Y sucede que tras una denuncia del PSOE, Cantó y el exalcalde de Toledo, Agustín Conde, fueron finalmente excluidos de la lista del PP al considerarlos «inelegibles», por no estar anotados en el censo vigente cuando correspondía.

Ayuso repudia ver más allá de estas elecciones, y si bien aún no se quiere pronunciar sobre si optará a comandar el PP de La capital española y públicamente ha desechado la oportunidad de que La capital española sea un «trampolín» para saltar a la política nacional, varias voces dentro del partido reconocen que si rige su liderazgo va a ser indiscutible.


Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *