En el Día Internacional Sin Dietas, algunas que no deberías probar (porque no funcionan) y algunos trucos e ideas para comer de forma saludable

En Maldita Ciencia hemos dedicado muchos contenidos a aclarar bulos y dudas que tienen que ver con cómo comemos y qué hacer para alimentarnos de forma más saludable. El 6 de mayo se celebra, también

En Maldita Ciencia hemos dedicado muchos contenidos a aclarar bulos y dudas que tienen que ver con cómo comemos y qué hacer para alimentarnos de forma más saludable. El 6 de mayo se celebra, también con este objetivo, el Día Internacional Sin Dietas con la idea de señalar que muchas dietas restrictivas con las que se busca perder peso son dañinas para la salud y no sirven realmente para adelgazar.

La dieta disociada, la dieta alcalina, las dietas detox… Las dietas que no necesitas probar porque no funcionan

Existen muchísimas dietas que, supuestamente, te ayudan a adelgazar y a mejorar tu salud con distintas estrategias. La dieta disociada (que consiste en separar los hidratos de carbono y las proteínas), la dieta alcalina (que supuestamente influye en el ph del organismo) o las dietas detox (que nos ayudarían a desintoxicarnos) son algunos ejemplos. Pero son ejemplos de dietas que no deberías probar, porque no funcionan. Aquí os hablamos de ellas.

Muchas de estas dietas no cumplen lo que prometen porque están basadas en ideas que no se corresponden con los procesos que regulan nuestro organismo. El ph, que mide la acidez, de nuestro organismo no se puede alterar a través de nuestra dieta, y esto es algo positivo ya que podría causar graves problemas de salud, y nuestro cuerpo no se desintoxica a través de una dieta sino con el funcionamiento correcto de nuestro riñones e hígado.

Pero además no son una forma de comer saludable (aunque puedan incluir alimentos saludables como frutas y verduras) porque los regímenes alimenticios muy restrictivos, en los que se quedan fuera grandes grupos de alimentos, son difíciles de mantener a medio y largo plazo y aumentan el riesgo de caer en un efecto yo-yo.

Lo que sí funciona para perder peso: mantener hábitos saludables

Dejando aparte a aquellas personas que padecen un problema de salud que afecta a su peso y que necesitan algún tratamiento médico, en el caso de las personas sin patologías la forma saludable de aproximarse a la pérdida de peso y a alimentarse de forma saludable pasa por mejorar los hábitos alimenticios. No existen trucos ni dietas rápidas que permitan bajar de peso de forma saludable y eficaz (esto es, manteniéndolo).

¿Qué hábitos son esos? Aquí hablamos de ellos, pero allá va un pequeño repaso: reducir el consumo de alimentos ultraprocesados, que tienen un alto contenido de azúcar, harinas procesadas y grasas poco saludables; aumentar el consumo de alimentos de origen vegetal (frutas, verduras, legumbres, semillas y frutos secos); consumir suficientes proteínas y quitarnos la idea de que su único origen posible es el animal, y perder el miedo a las grasas, habitualmente asociadas al sobrepeso pero que bien elegidas son un componente necesario de una dieta sana.

¿Qué es el ayuno intermitente? ¿Y las ‘comidas trampa’? Lo que dicen las evidencias científicas sobre algunos conceptos relacionados con las dietas

Como decimos, en Maldita Ciencia hemos dedicado muchos artículos a explicar y aclarar mitos y bulos que rodean a conceptos relacionados con la alimentación y las dietas, aunque no sean dietas estrictamente hablando.

Uno de esos conceptos es el de ayuno intermitente, que no es una dieta como tal sino una forma de organizar nuestra alimentación en las horas del día, concentrando la ingesta en unas horas (por ejemplo, 8 horas) y ayunando el resto del días (las otras 16 horas). Si has oído hablar de este concepto y quieres saber si tiene beneficios probados por la ciencia, puedes leer este artículo que publicamos al respecto.

Otro concepto habitual es el de las comidas trampa o cheatmeals, que lo que propone es que, en el tiempo que se mantiene una dieta, especialmente si esta es restrictiva, se permita una comida libre a la semana en la que no haya ninguna restricción con el objetivo de que sea más fácil mantener la dieta si se permite un descanso a la semana, y también de evitar que el metabolismo del cuerpo entre en «modo ahorro» donde se acostumbra a las restricciones calóricos y consume menos energía, reduciendo el adelgazamiento. Aquí te contamos lo que los expertos y las evidencias nos dicen sobre estas comidas trampa.

Algunos trucos para comer mejor: organiza tus comidas como prefieras y tu nevera de la forma más eficiente

Para mejorar nuestra alimentación hay algunas ideas que pueden ser de ayuda, principalmente aquellas que nos hacen la vida, y la alimentación, más fácil.

Para empezar, es importante saber que no hay una forma más saludable que otra de organizar nuestras comidas: ni en número de comidas ni a qué hora hacerlas. Aquí lo contamos.

Eso incluye también al desayuno: ¿has oído alguna vez que es la comida más importante del día? No es verdad, desayunar es recomendable si te gusta y te apetece hacerlo, pero será tan saludable como saludables sean los alimentos que elijas desayunar. Obligarte a desayunar aunque no te apetezca y hacerlo con alimentos poco saludables es peor para la salud que no desayunar.

También es una buena idea organizar nuestros alimentos y saber cómo guardarlos para aprovecharlos y que no se nos estropeen (¿te lías entre la fecha de caducidad y de consumo preferente? Echa un ojo a esto). Para eso puedes echar un ojo a este artículo en el que damos algunas claves sobre cómo colocar los alimentos en la nevera para que se conserven el mayor tiempo posible y algunos trucos sobre qué alimentos puedes congelar sin que se estropeen y la mejor forma de hacerlo.


Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *