«Me dio 48 horas para localizar 12 kilos»

Denuncia que en instrucción no se examinaron las huellas de la maleta donde se halló el torso de su novia MADRID, 11 May. (EUROPA PRESS) – César Román, apodado el ‘rey del Cachopo’, ha proclamado


Denuncia que en instrucción no se examinaron las huellas de la maleta donde se halló el torso de su novia

MADRID, 11 May. (EUROPA PRESS) –

César Román, apodado el ‘rey del Cachopo’, ha proclamado en el juicio que no mató a su exnovia Heidi Paz vinculando el crimen a una banda criminal que realizaba ‘vuelcos de sustancia’ –robos a narcotraficantes– y donde cooperaba supuestamente la víctima, manifestando que un comisario le conminó con una pistola dándole 48 horas para que aparecieran unos «doce kilogramos» de cocaína que Heidi debía entregar.

«Sacó una pistola y me la puso en el estomago. Te vacío el cargador entero y después a tu familia. ¿Dónde están los 12 kilogramos? Me puse de los nervios. Le dije que no sabía nada. Me mencionó que tenía 48 horas para decirle dónde estaba Heidi», ha contado el empresario en la segunda sesión del juicio que se celebra en la Audiencia Provincial de Madrid.

Adjuntado con una gran cantidad de documentos, el acusado ha expuesto ante el tribunal su relato con todo tipo de detalle y gesticulando las manos en todo instante. Exponiendo sus talentos de orador, ha rebatido las preguntas del fiscal en aspectos como que cuando se produjeron los hechos su relación con Heidi estaba rota. Ha hablado de su exnovia en presente.

El fiscal le acusa de matar y profanar el cadáver de su pareja, cuyo cuerpo desmembrado –solo el torso– se halló el 13 de agosto de 2018 en una maleta carbonizada. Se le detuvo dos meses después en Zaragoza, donde se ocultó bajo una identidad falsa en las cocinas de un pequeño lugar de comidas.

El empresario se encara a quince años de cárcel por un delito de homicidio y profanación de cadáver, con las agravantes de parentesco y delito de violencia de género. El abogado de la familia eleva la petición de pena a veinticinco años de prisión.

En su declaración, ha relatado de qué forma conoció a la joven hondureña, quien se presentó a un anunció de trabajo para una de sus sidrerías durante las fiestas de San Isidro de 2018. Empezaron una relación y arrendaron un piso en Vallecas. Pero poco duró. El 20 de junio acabaron.

«Me mencionó que estaba embarazada. Le dije que tenía 25 años y yo 45 años. Uno no es imbécil. Es una muchacha guapísima. Cuando una muchacha de 25 años, se acerca a tí hay algún género de interés. Esa relación tenía fecha de caducidad. Lo último era decirle que yo no quería el niño», ha señalado.

Días después, recibió una llamada de la mujer y le comentó que había sufrido un aborto. Tras ello, organizó un viaje a Valencia pero ella renuncia de ir y le deja una nota que ha leído en la sala en la que le comenta que necesita unos días para repensar. A causa de este episodio, dejan la relación si bien mantienen encuentros sexuales puntuales.

EL ÚLTIMO DÍA QUE VIO A HEIDI FUE EL 3 DE AGOSTO DE 2018

Román ha detallado que el último día que vio a Heidi fue el 3 de agosto de 2018 afirmando que habló con ella la madrugada del día 5 al recibir una llamada de la mujer, que estaba con un amigo en la plaza de Legazpi, donde le comentó si quería tomarse algo. Él rechazó la oferta pues estaba durmiendo.

«Yo no la volví a ver. He dicho miles y miles de veces que no vino a mi casa. Si no la vi, no la puede matar ni besar ni nada. El último día que la veo es el 3 de agosto. Si hubiese venido, el posicionamiento de su móvil lo hubiese señalado. Eso refrenda lo que digo. Heidi jamás vino a mi casa», ha aseverado.

Tras ello, ha narrado que ese día por la mañana se desplazó en taxi a una de sus áreas de trabajo situada en Avenida de Andalucía de la ciudad más importante con una maleta cargada de documentos. Para esto, cogió una trolley azul que tenía en su casa y que fue cargado por el taxista. Mantiene que esta persona engañó al afirmar que le llevó hasta una calle angosta próxima a la nave donde se halló la maleta con el torso de la mujer.

De esta manera, ha insistido en que Teletaxi le dio las coordenadas del punto exacto donde le dejó el taxi y confirma que se apeó en la citada Avenida, ratificando que no le dejaron en el sitio que manifestó el taxista en instrucción. Ahora mismo del interrogatorio, se le ha quebrado la voz asegurando que nunca se han analizado las huellas del taxista en la maleta.

A continuación, ha contado que Heidi le contó la otra faceta de su vida que desconocía tras dejar la relación. «Me cuenta que viene a España huyendo de Honduras de un tema de maras de un jefe que se había encaprichado con ella. Ella aparentemente se mete a trabajar de eso y en ese mundo, que se mueve mucha entre la sustancia, la proponen trapichear con cocaína y pasa a dar vuelcos de drogas», ha detallado.

Román ha explicado que el 12 de agosto una persona se le acerca, un tal Matías, para preguntarle por Heidi y lo relaciona con un préstamo de 9.000 euros que le habían dado unos amigos. Se citan un día siguiente en un bar cercano a la calle Antonio López. Para su sorpresa, se muestra un comisario y le comienza a preguntar por la chica y por unos «doce kilogramos de cocaína».

En un instante y frente su sorpresa, esta persona le encañona en el estómago con una pistola y le amenaza con vaciarle el cargador. Tras ello, le da 48 horas para que localice a Heidi y los 12 kilos de drogas. «Estuve recapacitando y decidí escapar por el hecho de que tenía temor de que hicieran algo a mi hija», ha reconocido.

PETICIÓN FISCAL: 15 AÑOS

En su escrito de acusación, el fiscal solicita 15 años de cárcel para Román por los delitos de homicidio y profanación de cadáver con las situaciones agravantes de la responsabilidad criminal de vínculo y de cometer los hechos por motivos de género. La víctima tenía 2 hijos menores que radicaban en Honduras y para todos los que se reclama una indemnización de 300.000 euros.

Parte del cuerpo de Heidi Paz se halló el 5 de agosto de 2018 en una maleta en una nave del distrito de Usera. A Román se le detuvo en un bar de Zaragoza tras estar dos meses desaparecido. Desde el inicio de la causa, el empresario ha defendido su inocencia y ha insinuado que detrás puede estar una banda de narcotráfico.


Source backlink

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *