El torso de la novia del ‘Rey del Cachopo’ presentaba 2 cortes a la altura del ombligo y senos seccionados

Cuando los agentes detuvieron al acusado, les dijo: «Sí, soy el que estáis buscando» MADRID, 17 May. (EUROPA PRESS) – Agentes de la Policía Nacional que estuvieron presentes en la autopsia del torso de Heidi


Cuando los agentes detuvieron al acusado, les dijo: «Sí, soy el que estáis buscando»

MADRID, 17 May. (EUROPA PRESS) –

Agentes de la Policía Nacional que estuvieron presentes en la autopsia del torso de Heidi Paz, hallado en una maleta calcinada en una nave de Usera propiedad de César Román, han proclamado en el juicio que tenía seccionadas las extremidades y el pecho, presentando dos cortes de 15 y 2,5 centímetros a la altura del ombligo.

En la sexta sesión del juicio que se festeja en la Audiencia Provincial de Madrid contra el ‘Rey del Cachopo’ han comparecido los agentes que realizaron la inspección ocular en la nave ubicada en el número 3 de la calle Sebastián Gómez, donde recogieron vestigios y huellas en varios elementos, entre ellos dos botes de sosa corrosiva.

Entre las incógnitas de la investigación es la causa de la desaparición de la joven hondureña de 25 años. El hecho de que el cuerpo estuviese mutilado dificulta a los médicos forenses entender cómo la pudo matar. Los cortes podrían indicar que le pudo asestar puñaladas.

Una agente ha detallado que presenció la sección primera de la autopsia en el Instituto Anatómico Forense donde se procedió a la apertura de la maleta. Dentro suyo, se ha podido contemplar de qué forma el torso se encontraba cubierto de una sustancia blanquecina y se encontraba ya putrefacto. De ahí, que la maleta estuviese cubierta de un líquido de restos de los órganos en descomposición.

Otro policía que presenció la segunda parte de la autopsia ha relatado que el torso tenía las extremidades seccionadas y presentaba dos cortes, de 15 y 2,5 centímetros, al costado del ombligo. También tenía seccionados los senos. «El torso era oscurísimo», ha precisado.

2 agentes de la Policía Municipal y un bombero han certificado que las ventanas de la nave estaban cerradas en oposición a lo que mantiene la defensa para reforzar su teoría de que alguien pudo entrar a la nave alquilada por el acusado y no necesitar llave para acceder. El fiscal sostiene que el homicida tenía un juego de llaves.

El bombero compareciente explicó que el fuego era intencionado por el hecho de que junto a la maleta se encontró un pequeña hoguera con restos de papeles y palés de madera. «El humo salía por la rejilla de arriba por el hecho de que las ventanas estaban cerradas», dijo.

«SÍ, SOY EL QUE BUSCÁIS»

Raquel C. M., la dueña del bar en el que estuvo trabajando el acusado tras escapar de La capital de españa, ha contado que comenzó como cocinero el 11 de agosto bajo la identidad falsa de José Rafael Lujano. Le comentó que había trabajado con Arzak.

La testigo ha contado que se ocupaba de la carne y que sabía deshuesar piezas de ternasco, un plato típico que se consume en Zaragoza.

«Le vi en Ana Rosa. Y se encontraba segura que era él. Avisé a la Policía. Entraron los agentes y le preguntaron: ¿Es usted César?, y este les contestó: sí, sí, el que estáis buscando. Él les mencionó que si podía coger las cosas y los policías le afirmaron si creía que eran tontos», ha relatado.


Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *