Similitudes y diferencias entre la «cartilla COVID» que proponía Isabel Díaz Ayuso y el proyecto de «Certificado Digital UE Covid» impulsado por la Unión Europea

El 21 de mayo el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, anunció que España pondrá en marcha el “Certificado Digital UE COVID” el 1 de julio. Este certificado es una acreditación digital aprobada por la Unión

El 21 de mayo el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, anunció que España pondrá en marcha el “Certificado Digital UE COVID” el 1 de julio. Este certificado es una acreditación digital aprobada por la Unión Europea (UE) que informa sobre si una persona está vacunada contra la COVID-19, si se ha hecho una prueba diagnóstica que ha resultado negativa o si ha superado la enfermedad.

El mismo día la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, publicó un tuit en el que dijo que desde su Gobierno autonómico ya propusieron una “cartilla COVID que facilitara el movimiento de personas vacunadas”, pero que, «en aquel momento, [la propuesta] fue rechazada».

El perfil del PP de la Comunidad de Madrid en esta red social ha publicado un video en el que también dice que Sánchez ha copiado la idea de la “cartilla COVID” de Díaz Ayuso. El líder del partido a nivel nacional, Pablo Casado, ha tuiteado que “hace un año ya pidieron a Sánchez el pasaporte inmunológico que hoy anuncia”. ¿En qué se parecen y en que se diferencian el certificado aprobado por la UE y la propuesta de Ayuso?

La «cartilla COVID»propuesta por Ayuso era para «hacer vida normal» y no para moverse entre países como la de la Unión Europea

La propuesta de la “cartilla COVID” que Isabel Díaz Ayuso anunció el pasado 28 de julio de 2020 [min. 7:18] era un documento en el que se pudiera ver si una persona había pasado el coronavirus, si presentaba anticuerpos o si se había hecho una prueba diagnóstica negativa. Sus principales diferencias con el “Certificado Digital UE COVID” son las siguientes: 

  1. La idea de la «cartilla» de Ayuso era que las personas que hubieran pasado la enfermedad y que tuvieran anticuerpos pudieran hacer una “vida normal” e ir a gimnasios, museos o cines, entre otros [min 7:58]. El certificado de la Unión Europea sirve para que quienes lo tienen puedan entrar o salir de países miembros, pero no dan ningún tipo de ventaja sobre otra persona que no lo tenga dentro del propio país.
  2. Isabel Díaz Ayuso comparaba su propuesta con una «cartilla internacional de vacunación» [min 7:25], pero sólo se incluía a las personas que ya habían pasado la enfermedad. No se podía incluir a los vacunados, ya que por entonces no había vacunas aprobadas por la Unión Europea. De hecho, la primera se aprobó casi cinco meses después, el 21 de diciembre de 2020.
  3. Esta «cartilla» defendía que las personas inmunizadas eran aquellas que habían pasado la enfermedad y presentaban anticuerpos, mientras que la europea informa sobre si una persona está vacunada, si se ha hecho una prueba diagnóstica negativa o si ha superado la enfermedad (pasándola y presentando una prueba negativa) [pág. 21].
  4. Cuando Díaz Ayuso hizo este anuncio, tanto expertos como la Organización Mundial de la Salud (OMS) desconocían la efectividad de la inmunidad a medio y largo plazo y desaconsejaban la implementación del pasaporte inmunológico. La propuesta europea, para las personas que ya han tenido la enfermedad, exige un “test positivo” (que es una prueba diagnóstica después de pasarla), cuya validez será de un máximo de 180 días. Como os explicamos en Maldita.es, existen casos de reinfección en personas que ya han pasado el coronavirus.

Como ya os explicamos en Maldita.es, en julio de 2020 no se sabía cuánto tiempo duraba la inmunidad después de haber generado anticuerpos contra la COVID-19. Tampoco se sabía cómo se traducía la detección de anticuerpos de SARS-CoV-2 en la protección de las personas. Por lo tanto, a ojos de expertos e instituciones sanitarias, no era seguro el concepto de “pasaporte inmunológico». El Gobierno de España y la Organización Mundial de la Salud (OMS) rechazaban esta propuesta.

Además, en aquel momento, todavía había un porcentaje alto de falsos negativos en los tests de anticuerpos, según el informe “‘Immunity passports’ in the context of COVID-19”. Esto fue un factor determinante para que la OMS no apoyara proyectos como la “cartilla COVID” en julio de 2020.

El plan de la Unión Europea facilitará la movilidad a personas vacunadas o que ya hayan pasado la enfermedad

En plan anunciado por Sánchez, que es el aprobado por la Unión Europea, facilitará a las personas vacunadas, que hayan superado la enfermedad o que aporten pruebas diagnósticas negativas poder moverse por los países europeos.

Este plan también permite que los países miembros puedan imponer restricciones de movilidad si así lo desean. España, por ejemplo, exigirá a partir del 7 de junio que los viajeros de la Unión Europea en territorios catalogados con los colores naranja, rojo y rojo oscuro según el semáforo del Centro Europeo para la Prevención y el Control de las Enfermedades (ECDC) aporten una PCR negativa o una pauta completa de vacunas (es decir, todas las dosis necesarias).

La principal diferencia del pasaporte actual frente al que defendía el Gobierno de Díaz Ayuso es que este contendrá la información de vacunación. En Maldita.es ya te hemos explicado que las vacunas están reduciendo el riesgo de mortalidad y de gravedad de la COVID-19, y un estudio preliminar de los Centros de Control de Enfermedades de EE.UU. (CDC) apunta a que también frenan la transmisión del coronavirus.

El pasaporte también incluirá información sobre si una persona se ha “recuperado” de la enfermedad. Para ello habrá que acreditar el resultado de un “test positivo” [pág. 23]. Así, las personas no vacunadas pero que hayan pasado la COVID-19 también pueden solicitar este certificado para viajar.

Este “test positivo” es una prueba diagnóstica después de pasar la enfermedad, cuya validez será, según la propuesta de reglamento del Parlamento Europeo, de un máximo de 180 días. Como os explicamos en Maldita.es, existen casos de reinfección en personas que ya han pasado el coronavirus.

Además, las personas que se han recuperado también pueden seguir siendo infecciosas, razón por la que el Parlamento Europeo exige esta prueba, y que su periodo de validez empiece el undécimo día después de la prueba diagnóstica negativa [pág. 16]. En España este test será una PCR con resultado negativo, según anunció Pedro Sánchez en FITUR el 21 de mayo.




Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *