Condenado a 15 años de cárcel el ‘caníbal de Ventas’ por matar y descuartizar a su madre

El crimen se causó entre el 27 de enero y el 21 de febrero de 2019 MADRID, 15 (EUROPA PRESS) La Audiencia Provincial de Madrid ha culpado a quince años y cinco meses de prisión


El crimen se causó entre el 27 de enero y el 21 de febrero de 2019

MADRID, 15 (EUROPA PRESS)

La Audiencia Provincial de Madrid ha culpado a quince años y cinco meses de prisión a Alberto S.G., popular como el ‘caníbal de Ventas’, por matar, descuartizar y profanar el cadáver de su madre, a quien desmembró con un serrucho ingiriendo parte de sus restos cadavéricos en el piso del barrio de La Guindalera en el que los dos radicaban.

La sentencia, a la que tuvo ingreso Europa Press, llega después de que el pasado 6 de mayo un jurado popular declarara al joven de 26 años culpable de un delito de homicidio y de profanación de cadáver sin ver que padeciera un brote psicótico.

La condena impuesta, de 15 años y cinco meses de prisión, es la misma que solicitó la Fiscalía de La capital española en su informe final. Su defensa, en cambio, solicitó una eximente incompleta por enfermedad mental, algo que no quedó demostrado en el juicio.

En la sentencia se considera demostrado que Alberto S.G. no tenía sus facultades mentales anuladas en el momento de los hechos, con lo que cumplirá sentencia en un centro carcelario.

«Pido perdón y no es para agradar a absolutamente nadie. Toda vez que pienso en mi madre se me cae el alma encima», manifestó en su última palabra el condenado.

DELITOS IMPUESTOS

En concreto, se le pena por un delito de homicidio –en el que concurre la coyuntura agravante de parentesco–, y otro delito de profanación de cadáveres –en el que también concurre exactamente la misma situación agravante–, al considerarle creador de la muerte de su madre en fecha no cierta entre el 27 de enero y el 21 de febrero de 2019.

También se le condena por descuartizar los restos para a continuación alimentarse con el cadáver a lo largo de, por lo menos, quince días, tal y como estableció en su momento el jurado popular que siguió la vista oral, celebrada el mes pasado de abril.

En relación a una enajenación mental, los jueces sostienen que «ni por las pruebas documentales, ni por las afirmaciones de los presentes, ha resultado probado que el acusado sufriera una perturbación psíquica que le dificultara el procesamiento acertado de la información general que determinara una alteración grave de la conciencia de la realidad de manera que anulara sus facultades volitivas y cognoscitivas».

Aparte de la pena de prisión, según consta en el fallo judicial, el culpado deberá indemnizar en 60.000 euros a su hermano, por el fallecimiento de la madre común.

«OÍA VOCES»

En su declaración en el juicio, relató que oía voces que le afirmaban que la matase y descuartizara. Sobre el crimen, manifestó que tenía lagunas sobre cómo lo hizo pero que ocurrió una mañana en el momento en que su madre se encontraba haciéndole el desayuno.

Los agentes que asistieron a la vivienda, ubicada en el vecindario de la Guindalera, describieron en el juicio la alucinante escena con la que se hallaron al llegar. Solamente ingresar en la casa, el chaval confesó que había matado a su progenitora. «Está fallecida», dijo.

Al ingresar en la vivienda, encontraron multitud de restos cadavéricos desperdigadas por toda la vivienda. La cabeza y parte del cuero cabelludo con una oreja estaban sobre la cama. Había parte del cuerpo en la caseta del perro, al paso que en el baño había un cuchillo y restos de sangre.


Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *