Ni hay evidencias de que el pan engorde más por la noche ni que el chocolate tenga propiedades afrodisíacas: bulos y mitos sobre los alimentos · Maldita.es

Los bulos relacionados con los alimentos suelen ser difundidos por el boca a boca durante años y por cadenas en redes sociales que nunca terminan de desaparecer. Seguramente a lo largo de este artículo descubras

Los bulos relacionados con los alimentos suelen ser difundidos por el boca a boca durante años y por cadenas en redes sociales que nunca terminan de desaparecer. Seguramente a lo largo de este artículo descubras algún mito que has creído durante toda tu vida pero que nada tiene que ver con la realidad.

Una de esas cosas que se ha dicho toda la vida es que el chocolate tiene propiedades afrodisíacas pero, sentimos decirte que no hay evidencias científicas de que este u otros alimentos tengan propiedades relacionadas con el apetito sexual, al menos en humanos.  Si este se relaciona con el sexo o se propone como «supuesto sustitutivo» es porque es un alimento muy palatable, que activa nuestros circuitos de recompensa y nos hace «sentir bien», sensaciones que también se producen con el sexo.

«[Los alimentos afrodisíacos] son una leyenda urbana«, afirma a Maldita.es Beatriz Robles, dietista-nutricionista y tecnóloga de los alimentos. «La relación de determinados alimentos o sustancias con posibles propiedades afrodisíacas se ha establecido tradicionalmente por diversas razones: su parecido con los órganos sexuales (como el cuerno de rinoceronte o los moluscos bivalvos), el origen marino de algunos alimentos que se vinculan al mito de Afrodita, las sensaciones trigeminales (irritantes o agresivas, como el picante) que producen en la boca, sus características sensoriales placenteras (como el chocolate)…», continúa.

No, beber zumo de limón en ayunas no previene ninguna enfermedad

Otro bulo consagrado es el que asegura que beber zumo de limón en ayunas previene enfermedades. A pesar de que esta fruta tiene propiedades beneficiosas para el organismo, no hay evidencia científica de que este chupitazo mañanero pueda prevenir ninguna enfermedad, pero sí puede ser beneficioso para nuestra salud, al igual que el resto de frutas y verduras.

Según Marián García, farmacéutica y nutricionista, a pesar de que lo primero que hagan cientos de miles de personas en este país sea echarse un trago de agua tibia con limón, esto no cura nada. «No aumenta las defensas, ni mucho menos depura o detoxifica», explica García. «Podemos conseguir los mismos beneficios tomando otros alimentos vegetales surtiditos en cualquier momento del día», continúa.

Y, ¿si salimos de fiesta y al día siguiente queremos estar como una rosa? Lamentamos decirte que el café tampoco te quitará la resaca. De hecho, nada lo hace. A día de hoy, no hay ningún tratamiento conocido que pueda curar la resaca, y la única forma de evitarla completamente es no beber alcohol. Sin embargo, el café sí que puede ayudarte a reducir algunos de sus síntomas. Te ayudará a espabilarte, al menos temporalmente. Pero ojo, porque también puede empeorar otros síntomas, como la irritación estomacal y la deshidratación.

Una buena noticia que te damos es que puedes comer pan o bollos recién salidos del horno porque no son peligrosos para la salud. A día de hoy el motivo por el que se recomienda dejar reposar el pan recién hecho es por gusto y no por salud: según algunos estudios, el momento óptimo para apreciar las cualidades de éste es a las 8 horas de su horneado, no porque antes siente mal, sino porque nos sabrá mejor.

¿El pan y otros hidratos de carbono engordan más por la noche? No, no hay evidencias de ello

Asimismo, también lo habrás oído seguro alguna vez: los hidratos de carbono (presentes en el pan o las patatas pero también en la fruta y las verduras), nunca a la hora de la cena. La supuesta explicación que hay detrás es que los carbohidratos son la principal fuente de energía de nuestro cuerpo y cuando no se queman en las horas siguientes, se acumula en forma de grasa haciéndonos engordar. La lógica, por tanto, sería que si los comemos antes de irnos a dormir, hay menos probabilidades de quemarlos y más de que terminen convertidos en grasa en nuestro cuerpo.

¿Esto es de verdad así? ¿Engordan más o son más perjudiciales los carbohidratos por la noche? No parece ser así, o al menos no hay ninguna evidencia científica que lo avale.

Olga Ayllón, dietista-nutricionista, empieza por aclarar que es mucho más importante el tipo de carbohidratos que consumamos que la hora a la que lo hagamos. Principalmente es decisivo el porcentaje de azúcares libres (los que tiene el zumo, aunque sea casero, y los que tienen los alimentos procesados con azúcares añadidos) frente a los azúcares intrínsecos (los que están presentes de forma natural en alimentos como la fruta). De hecho, comer menos alimentos ultraprocesados y vigilar los azúcares añadidos es uno de los consejos para adelgazar que sí tienen base científica.

Hecha esta aclaración, Ayllón asegura que la idea de que comer carbohidratos por la noche es malo en cualquier sentido no tiene una base científica sólida: “ningún estudio riguroso ha demostrado que sea perjudicial tomar carbohidratos a partir de alimentos saludables (frutas, hortalizas, legumbres, granos integrales, frutos secos o fruta desecada); o que sea perjudicial tomar carbohidratos por la tarde-noche y no por la mañana“.

Si tú también tienes dudas relacionadas con supuestos beneficios o perjuicios atribuidos a determinados alimentos o hábitos, puedes consultarnos a través de nuestro servicio de chatbot (+34 644 229 319) para que lo verifiquemos.

Este artículo ha sido publicado por Maldita.es en 20 Minutos el 02/04/2020


Primera fecha de publicación de este
artículo: 08/04/2021


Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *