El portavoz de los manteros defiende en el juicio la legitimidad de la denuncia frente al «racismo institucional»

Asegura que jamás apuntó a la Policía como responsable de la desaparición de Mame Mbaye, el inmigrante que murió en el mes de mayo de 2018 en Lavapiés por un infarto MADRID, 1 Oct. (EUROPA

Asegura que jamás apuntó a la Policía como responsable de la desaparición de Mame Mbaye, el inmigrante que murió en el mes de mayo de 2018 en Lavapiés por un infarto

MADRID, 1 Oct. (EUROPA PRESS) –

El representante del Sindicato de Manteros y Lateros de La capital de españa, Malick Gueye, ha defendido en el juicio por presuntas injurias a la Policía Municipal de Madrid a raíz de la muerte por un infarto del senegalés Mame Mbaye la legitimidad de la crítica y la demanda en oposición al «racismo institucional», algo que desde este colectivo llevan realizando los últimos años debido a «las persecuciones policiales» que padecen en las calles de la capital.

«Mi tarea es denunciar el racismo institucional», ha aseverado frente al juez de lo Penal número 20 el acusado, quien se sienta en el banquillo al lado de otras 2 personas por un delito de injurias a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad en relación a las declaraciones que hicieron tras la desaparición del inmigrante el 15 de marzo de 2018 en el madrileño barrio de Lavapiés.

La exedil de En este momento La capital de españa Rommy Arce, que estuvo encausada en la causa, ha querido arropar a los acusados con su presencia en la concentración secundada por distintos colectivos a las puertas de los Juzgados de lo Penal a favor de la libertad de expresión.

La muerte del mantero por un infarto sobrevino tras una persecución policial que se produjo después de un control contra el ‘top manta’, lo que provocó fuertes altercados en Lavapiés. La autopsia confirmó que sufrió un infarto de miocardio que le provocó una parada cardiorrespiratoria.

En los reportes finales, el fiscal ha rebajado su petición de condena en relación a Gueye a fin de que pague una multa de 1.920 euros en frente de los 5.800 euros que pedía por un delito de injurias a la Policía. La rebaja se genera frente la carencia de medios económicos del acusado debido a que la multa debe ser proporcional a sus opciones.

Los sindicatos policiales han alto a determinante su petición de pago de 4.000 euros, mientras que la defensa ha solicitado la libre absolución y que se coloque una atenuante de dilaciones indebidas en caso de que hubiese condena.

«El prestigio de una institución no puede ser menoscabada», ha aseverado el fiscal. Mantiene que el acusado como portavoz de los manteros informó «faltando a la verdad» sobre la forma y la causa del fallecimiento de Mbaye a los medios «con claro ánimo ofensivo contra la honorabilidad de la Policía Local de La capital española».

El letrado del sindicato policial AMPU ha censurado en su informe que para criticar la política migratoria del Estado se señale a la Policía Municipal de La capital de españa como los «asesinos de un mantero». «Hubo un exceso en el límite de la libertad de expresión», ha denunciado.

DEFENSA DE LA DENUNCIA PÚBLICA

En su declaración, Malikc Gueye se ha negado a responder a las cuestiones formuladas por los abogados de los sindicatos policiales. Sí ha respondido al interrogatorio del fiscal con relación a las afirmaciones que dio exactamente el mismo 15 de marzo en una entrevista concedida al períodico ’20minutos’ horas después de la muerte de su amigo.

El acusado ha explicado que sus palabras deseaban reflejar los últimos años de demanda pública del colectivo por «las persecuciones policiales que sufren en las calles» de La capital de españa, una cuestión que han hablado con el Municipio de La capital española. «No era algo que pasaba de pronto. Llevamos tiempo denunciando las persecuciones desde el colectivo y que hay que buscar solución a fin de que esto no pase», ha destacado.

Sobre los datos aportados a la periodista de ’20minutos’, ha relatado que los compañeros que estuvieron con la víctima le comentaron que le procuraron asistir pero un coche de Policía les apartó. Además de esto, ha dicho que la periodista pudo «tergiversar» sus expresiones al transcribir que «la Policía mató a Mame», unas palabras que ha negado haber afirmado.

«En ningún momento dije que la Policía había matado a Mame. Dije que si había responsables, debían abonar por ello. Mi colectivo denuncia un racismo institucional que empuja a los manteros de la calle y lo hacemos para que todo el planeta tenga ocasiones», ha subrayado.

A cuestiones de su letrada, ha insistido en que como portavoz de un colectivo vulnerable su labor es realizar «una demanda pública de esta situación de racismo institucional».

«Somos un colectivo pacífico y procuramos resoluciones. Mi papel es charlar con mis compañeros para pacificar el daño. La ley de extranjería sí que aniquila a la gente. No es posible que haya gente que lleva veinte años trabajando y todos los días padece un agobio para subsistir», ha denunciado.

CRÍTICA SOCIAL

Por su parte, el periodista y tuitero Fonsi Loiza indicó que con sus mensajes solo pretendía realizar «una reflexión y una critica popular a fin de que aquellas personas tengan derechos». Según su relato, sus tuits estaban enmarcados en «un contexto» donde había ediciones distintas y por lo que daban los medios.

También está acusada Asunción Gómez Ruiz, la dueña de una tienda situada en una calle paralela a la que ocurrió el fallecimiento del inmigrante. Ese día, según su versión, varios clientes hicieron uso de la cuenta de Facebook de la tienda y colgaron mensajes contra la Policía Municipal. Ella estaba en clases de costura. Horas más tarde, borró los mensajes.

Entre los testigos, ha comparecido la periodista de ’20minutos’ que entrevistó a Gueye, manifestando que a lo largo de las primeras horas había distintas ediciones de lo ocurrido y que transcribió de forma literal las palabras de Malick.

Asimismo ha testificado la encargada de Administración de la agencia de noticias Europa Press para respaldar la cobertura informativa que dio este medio al ofrecer desde sus primeras informaciones que la muerte de Mbaye se causó debido a un infarto de miocardio por una parada cardiorrespiratoria.

«INCITACIÓN AL ODIO»

En la causa penal estuvo encausada Rommy Arce por incitación al odio con relación a unos mensajes escritos exactamente el mismo día en el que murió el ciudadano senegalés. La causa arrancó a instancias de dos querellas interpuestas por la Asociación de Policía Municipal Unificada (APMU) y la Unión de Policías Municipales.

En abril de 2018, el Juzgado de Instrucción número 12 de La capital de españa acordó imputar por injurias a Rommy Arce, al representante del sindicato de manteros y a otras dos personas anónimas por los tuits contra la Policía Municipal. En cambio, archivó la denuncia por delito de odio contra ella, contra el cofundador de Podemos Juan Carlos Monedero, contra el Partido Comunista y también Izquierda Unida como solicitó UPM.

En octubre de 2019, la Audiencia de La capital española acordó archivar las actuaciones penales en relación a la entonces edil madrileña al deducir un recurso de apelación anunciado por su defensa. La impugnación se dirigía contra el coche dictado por la juez María Dolores Baeza que daba el último paso para sentar en el banquillo a Arce; a Malick Gueye; a Alfonso Loaiza; y a Asunción Gómez Ruiz.

Respecto a los tweets de Arce, los magistrados apuntaron que se encuadraban en el derecho a la libertad de expresión y recalcaron que sus declaraciones se refieren a una «situación respecto de la política general en materia de inmigración y extranjería y a una crítica al sistema social».

Sin embargo, el sindicato UPM interpuso un recurso ante el Tribunal Supremo contra el archivo de la causa contra la exedil madrileña, que está pendiente de solucionar.

Por su parte, Malick Gueye concedió una entrevista al diario ’20minutos’ en la que afirmó que llevaban tres años «denunciando la persecución, el acoso y explicándole al Municipio lo que pasa; esto no es algo nuevo que llegan y matan a Mame».

«Estaba un amigo con él y cuando intentaba ayudarle para meterle los dedos en la boca para no morderse la lengua, la Policía lo empujó y lo apartó. Los mismos policías se bajaron de la moto y lo empujaron y ahí se murió», ha dicho, por ejemplo cuestiones.


Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *